Liberland

Los nuevos vínculos de la Argentina con el país utópico de los libertarios: qué le prometieron a Milei

En diálogo con El Cronista, el dirigente checo que se autoproclamó como el jefe de Estado de la nación libertaria valora la "libertad económica" que LLA pretende otorgar. Además, se refiere a sus contactos con la canciller Mondino y la relación con el Partido Libertario de Buenos Aires.

Hace unos años, Javier Milei ponderó "un país donde no se pagan impuestos, un país donde se defienden las libertades individuales, donde se cree en el individuo". En aquel entonces, disfrazado como el general AnCap (por anarcocapitalista), el actual presidente se refería a la República Libre de Liberland. Hoy, Vit Jedlika, presidente de Liberland, celebra la asunción de Milei y se esperanza con un "aumento de la prosperidad" para la Argentina de la mano de las ideas libertarias.

Liberland no es uno de los 195 países que gozan de reconocimiento internacional mayoritario. Tampoco es una de las 211 naciones que tienen selecciones de fútbol afiliadas a FIFA. Sin embargo, sus defensores y ciudadanos creen que cuenta con todos los elementos constitutivos para ser considerado un país independiente.

"Las visiones de Liberland y del presidente de Argentina están bien alineadas en términos de apoyar las libertades económicas e individuales y las libertades que conduzcan a una mayor prosperidad. No hay duda del inmenso potencial para el aumento de la prosperidad y la riqueza del país bajo la administración de Milei", sostiene Jedlika en diálogo con El Cronista.

El dirigente nació hace 40 años en República Checa y en 2015 logró un hito muy particular: fundó un país. En pos de crear una tierra en la que se defiendan las libertades individuales, buscó un terreno que ningún otro Estado reclamara como propio. Lo encontró en los Balcanes. 

Después de la desintegración de la ex-Yugoslavia, Croacia y Serbia no llegaron a un acuerdo limítrofe en toda la traza. Quedó una porción de 7 kilómetros cuadrados -algo así como la mitad de Palermo-, sobre el margen del río Danubio, que no reclamaron ni serbios ni croatas. Jedlika fue en aquel año junto a un grupo de personas, plantó una bandera y aseguró que había nacido un nuevo país.

A partir de ese entonces, comenzó un experimento sin demasiados correlatos en el planeta. Cuentan con una constitución provisoria, no siempre pudieron acceder al territorio -las fuerzas de seguridad croata patrullan la zona-, no tienen embajadas formales en ningún otro país -aunque dicen tener representantes en 80 y que sus pasaportes son aceptados en Colombia y Haití- y nadie vivía allí. Por lo menos hasta 2023, cuando un contingente de liberlandeses, alrededor de 15, según informan, se instalaron allí.

Con el crecimiento de Milei en las encuestas, los representantes de Liberland celebraron la posibilidad de que un libertario peleara por la presidencia. Es más, recordaron las veces en las que Milei había celebrado a Liberland casi como una utopía libertaria.

Respecto a la relación con autoridades argentinas, Jedlika cuenta que mantuvo "un encuentro amistoso con la actual canciller Diana Mondino poco antes de la segunda vuelta. Esperamos dar seguimiento a esta reunión con ella y posteriormente colaborar con otros funcionarios gubernamentales a medida que avanzamos hacia la cooperación mutua entre los dos países". Ese encuentro se produjo en noviembre, pocos días antes del balotaje, en el contexto de una conferencia sobre criptomonedas celebrada en Costa Salguero.

Hacia el futuro, el presidente de Liberland revela que "después de coordinar con funcionarios cercanos a Javier Milei, actualmente estamos ultimando una propuesta de cooperación mutua que ayudaría a la Argentina en varios ámbitos".

Sobre este punto, Jedlika va más allá y asegura que "somos capaces de atraer capital a Argentina. América Latina ha sido un imán para los inversores durante años, y el reciente cambio de liderazgo no hace más que intensificar esta tendencia. Por supuesto, mucho depende de si Argentina se abrirá aún más a los extranjeros".

A la hora de ser reconocidos como un Estado independiente, es indispensable que el resto de la comunidad internacional los tome como pares. Si bien nadie reconoció a Liberland oficialmente, el presidente cuenta como logros que "hemos entablado diálogos amistosos con numerosos representantes gubernamentales de todo el mundo, muchos de los cuales simpatizan profundamente con nuestra misión".

"Hace dos años recibimos el reconocimiento directo de Nayib Bukele luego de que nuestros ciudadanos hicieran donaciones voluntarias a un hospital infantil en El Salvador. Parece que casos similares están aumentando, gracias en parte a los destacados esfuerzos de nuestros diplomáticos", añadió.


La relación de la Argentina con la nación libertaria

El vínculo entre Liberland y Argentina no se agota en declaraciones de Milei previas a la presidencia o en un encuentro con la canciller. Hace unos meses, se abrió una oficina, que por ahora no tiene sede física. Consultado sobre un nuevo viaje al país, Jedlika explica que "reanudaremos los diálogos cara a cara con el gobierno actual a principios del próximo año. Nuestra misión en Argentina persiste con la apertura de nuestra nueva oficina".

En esa línea, agrega que "nuestra presencia diplomática en Buenos Aires es muy activa y entabla diálogos con diversas entidades, incluidos funcionarios gubernamentales. Sirve como punto de contacto tanto para Liberland como para ciudadanos argentinos que necesitan ayuda con asuntos comerciales o su presencia en el país. Además, muchos ciudadanos de Liberland ya están considerando a Argentina como el próximo destino para expandir sus operaciones comerciales en todo el mundo".

El representante local de Liberland en la Argentina es Nicolás Mateos: tiene 30 años, es economista, magíster en Finanzas y trabaja en un emprendimiento de una plataforma financiera que verá la luz en los próximos meses.

Navid Saberin, ministro de Finanzas de Liberland; Vit Jedlika, presidente; y Nicolás Mateos, representante argentino

En diálogo con El Cronista cuenta que están evaluando opciones para abrir una oficina de representación en Buenos Aires. "La idea es emular una embajada. El título de embajada no se lo podés poner por el reconocimiento. Creo que no lo permitirían las autoridades argentinas", explica.

Mateos cuenta que conoció Liberland hace unos años, cuando gobernaba Mauricio Macri y "veía que la próxima elección la podía ganar el kirchnerismo, todo lo contrario al libertarianismo". En ese entonces, quedó fascinado por el proyecto, que comulgaba perfectamente con sus ideas.

Tal es así que en agosto pasado viajó al lugar para conocer de primera mano su segunda patria, ya que es ciudadano liberlandés. Después de pasar por Belgrado, llegó a Liberland por el Danubio y celebró junto a sus conciudadanos. El motivo: que habían podido ingresar y que se instalarían a vivir dos decenas de personas. Hasta brindaron con la propia cerveza, llamada LiberBeer. 

Mateos es uno de los seis argentinos que es ciudadano liberlandés. La concepción libertaria indica que para participar de las decisiones es necesario pagar. Hacia el futuro, espera que se vote la Constitución y que haya elecciones, ya que después de ocho años Jedlika ejerce el cargo a pesar de que no se sufragó.

Firma del memorándum entre Liberland y el Partido Libertario de la ciudad de Buenos Aires

Otro de los hitos locales, para Mateos, es que se firmó un memorándum de entendimiento entre Liberland y el Partido Libertario de la Ciudad de Buenos Aires, uno de los que conforman La Libertad Avanza. De hecho, su presidente es Nicolás Emma, que asumió como diputado nacional en diciembre en reemplazo de... Javier Milei, quien debía asumir otro cargo.

Temas relacionados
Más noticias de libertarios

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.