´PLAN ALIMENTARIO

'El Cuervo' Larroque le apuntó a Martín Guzmán en un acto: aplaudieron Axel Kicillof y Máximo Kirchner

Al anunciar la ampliación de un programa de entrega de alimentos a familias con chicos en edad escolar, el ministro de La Cámpora reclamó políticas que "toquen intereses". Respondió Zabaleta cuya cartera financia el plan

El gobernador Axel Kicillof presentó la continuidad del plan Mesa bonaerense para dar alimentos a las familias de dos millones de chicos de la escuelas bonaerenses en un acto cargado de gestos. Máximo Kirchner tuvo un lugar central sentado a la izquierda del gobernador y aunque no habló tuvo a cargo la entrega de un premio. Sin embargo los protagonistas destacados fueron el ministro de Desarrollo con la Comunidad, Andrés Larroque, y su par del gabinete nacional, Juan Zabaleta. El contrapunto entre ambos dejó en evidencia que la tregua del oficialismo es apenas una postal con final irresuelto. 

El problema no parece ser entre ellos, que mostraron cordialidad e incluso hubo cuchicheos entre el funcionario nacional y el ex jefe del bloque de diputados del Frente de Todos a la vista de todos. El secretario de La Cámpora invitó personalmente a Zabaleta, que no fue el destinatario de su mensaje. A quien apuntó fue al ministro de Economía Martín Guzmán.

En los cuatro discursos que se escucharon, entre ellos el del intendente anfitrión Andrés Watson, se apeló a la unidad. Pero Larroque fue muy duro con Guzmán, a pesar de no mencionarlo ni con su nombre ni con su apellido. "La verdadera política de desarrollo social se hace en el Ministerio de Economía", advirtió el bonaerense. Zabaleta esperó hasta el final y a su turno no se bajó del planteo. Con un tono muy encendido aseguró que "todos juntos vamos a seguir trabajando para invertir en políticas sociales" y prometió que "vamos a redistribuir la riqueza". En la misma sintonía que Larroque apuntó "que los que más tienen entiendan que hay 17 millones de pobres".

Antes de la presentación de la continuidad de las viandas Kicillof, Kirchner, Larroque, Martín Insaurralde y otros ministros, tuvieron un aparte en una carpa junto al polideportivo de Florencio Varela. Entre café, té, mate cocido, pastafrola y medialunas coincidieron en la necesidad de arreglar la crisis del Gobierno y hasta en parte del diagnóstico. Kirchner pidió datos de los planes alimentarios a Zabaleta y se los vio cuchichear como lo hicieron sobre el escenario.

Larroque arrancó la presentación admitiendo que si deben continuar el programa alimentario que en pandemia entregó 44.000.000 de viandas es porque "las cosas no están bien, están complicadas". Entonces direccionó sus palabras a Guzmán y pidió replicar lo hecho por el gobierno de Néstor Kirchner para "recuperar el trabajo y que la plata rinda". 

"Seguramente es difícil y hay que tocar muchos intereses, pero cuando por consenso no se logran acuerdos el peronismo sabe de qué lado se tiene que parar, al lado del pueblo y representando lo que se tiene que representar". Y repitió palabras que suele decir su jefa política, Cristina Kirchner: "No tengamos miedo no hay nada peor que ser condenados al olvido de la historia. Vinimos acá para transformar las cosas enfrentando a los que haya que enfrentar".

Zabaleta empezó a hablar sobre el sonido de los aplausos que precedieron al anuncio de su discurso. Ratificó la unidad y las políticas. "Vinimos como frente y como Gobierno a transformar, a generar trabajo y para que los que menos tienen vivan mejor" lanzó tal como había previsto en el punteo de temas que hizo en auto camino a Varela pero con un tono de voz bien alto. 

El ministro, del ala albertista pero respetado por La Cámpora por su territorialidad como intendente en uso de licencia, no se privó de responderle a Larroque con quien acordó el traspaso de $ 18.000.000 para el plan el mismo día en que La Cámpora publicó un video en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. "No vinimos a ser funcionarios solamente, vinimos a militar todos los días con mucha responsabilidad", agregó. El primero que se puso de pie y lo abrazó fue Máximo Kirchner.

El cierre lo hizo Kicillof que reivindicó el lugar central que tiene la escuela para la comunidad y agradeció al Presidente, a la Vicepresidenta y al ministro Zabaleta porque sin el aporte de su cartera, explicitó, el programa no podría haberse concretado. Larroque también le había agradecido a Pablo López, ministro de Economía provincial que se resistía porque las cuentas no daban. En 2019, se destinaban al Sistema Alimentario Escolar cerca de $ 8.000 millones anuales mientras que ahora, con el esquema tradicional y la implementación del programa MESA, se llegará a $ 111.000 millones.

A diferencia de los últimos actos, en este no solo hubo funcionarios sino algo de militancia lo que obligó a Kicillof y a Kirchner hijo a apretujarse entre la gente y sacarse decenas de fotos. 

En el Parque Recreativo, Deportivo y Cultural Thevenet estuvieron el jefe de gabinete, Martín Insaurralde; la ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez; la titular de ANSES, Fernanda Raverta y varios intendentes como Juan José Mussi (Berazategui), Federico Achaval (Pilar), Mayra Mendoza (Quilmes); Fernando Espinoza (La Matanza) y Mariano Cascallares (Almirante Brown), entre otros. Estuvieron sindicalistas, en primera fila se vio a Roberto Baradel de Suteba; varios funcionarios de Desarrollo, desde Chuqui Menéndez a Laura Alonso y Lauro Grande, ambos de La Cámpora. Entre los diputados nacionales estuvo Cecilia Moreau (del Frente Renovador); Daniel Gollán y la albertista Victoria Tolosa Paz, también en primera fila. Los más buscados para las fotos fueron dos históricos: Mussi y Carlos Kunkel, el amigo de Néstor Kirchner de quien el ex presidente dijo que lo quería mucho pero que no podía mandarlo a negociar con el FMI.

Alberto Fernández y Axel Kicillof con proyectos de reelección atados al mismo destino - El Cronista

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.