EL ARMADO ELECTORAL

La oposición en Provincia será peronista, ¿o no será? Juntos por el Cambio en una encrucijada

La omnipresencia camporista en el terreno aleja a dirigentes pejotistas del armado oficialista. Algunos piden internas y ser la "cuarta pata" de una oposición que busca despegarse de Mauricio Macri.

La oposición al Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires y sus referentes será peronista, o no será, al parecer. Es que varios dirigentes con raigambre en el Partido Justicialista -pero un sinuoso camino de idas y vueltas en la política- están subiendo el perfil para mostrar fuerza y estructura de cara a una campaña legislativa que será determinante en muchos aspectos. 

Los comicios legislativos demostrarán el músculo y la resiliencia de las fuerzas que no están al Gobierno para disputar los cargos ejecutivos en 2023. También, servirán  para refrendar o no el viraje de rumbo adoptado por la Casa Rosada y sus adláteres, y la gestión de la emergencia sanitaria, económica y social acentuada por la pandemia de coronavirus.

Hace pocos días, la diputada Graciela Camaño y el exgobernador de Salta Juan Manuel Urtubey plantaron bandera con la discreta presentación de "3P" o "Tercera posición". La fuerza que evoca la política de no alineamiento de Juan Domingo Perón está dispuesta a jugar en el territorio y allí pelear -hasta donde dé- contra el armado oficialista, en buena medida copado por La Cámpora y su jefe máximo, el diputado Máximo Kirchner, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Este jueves habrá otro lanzamiento. Será el de Peronismo Republicano, un espacio cocido a fuego lento entre dirigentes territoriales minimizados dentro de la sociedad que alguna vez alentaron al interior de Juntos por el Cambio (JxC). Subidos a la proyección nacional de Miguel Ángel Pichetto, exjefe de la bancada peronista en el Senado y, más tarde, candidato a vicepresidente de la Nación con Mauricio Macri, aspiran a forzar la inclusión de una vertiente peronista en JxC. En esa empresa está embarcado Joaquín De la Torre, exintendente de San Miguel y aliado de María Eugenia Vidal, de cuyo cráneo emergió este espacio que recupera a figuras del Frente Renovador. También se alistan aquí Jesús Cariglino; exjefe comunal de Malvinas Argentinas; Gilberto Alegre, de General Villegas, y Luis Acuña, de Hurlingham, y Claudia Rucci, hija del exsecretario general de la CGT asesinado por Montoneros, con pasado reciente en la Legislatura bonaerense. 

De la Torre (centro) y Pichetto están embarcados en recoger dirigentes desplazados del peronismo.

¿Y los demás peronistas cambiemitas? Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Diego Santilli tomaron sendas que los separan.  El ex ministro del Interior alimenta, junto a Santilli, un armado que esparza la influencia del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en el territorio electoral determinante para cualquier proyección nacional, al igual que lo hace Santilli. Monzó, por ahora, parece priorizar un juego propio. Todos ellos, sin embargo, corren riesgo de quedar inermes si no logran un acuerdo, o bien una interna, con el PRO, la Coalición Cívica y, sobre todo, la UCR, el partido con mayor despliegue dentro de la oposición. Este fin de semana, Frigerio y Monzó visitaron junto con el diputado Cristian Ritondo (también peronista) al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y discutieron el "ser generosos en el armado" de la boleta que irá a las urnas para tener mayor representatividad de cara a 2023.

Nada está dicho, ni mucho menos consolidado. Otros peronistas plantan bandera -por ahora- fuera de JxC. La semana pasada, el exministro de Transporte, Florencio Randazzo, reapareció en escena para cargar contra su antiguo socio, el presidente Alberto Fernández, y la vicepresidenta Cristina Kirchner

El hombre de Chivilcoy, alejado del poder desde que Cristina se inclinó por Daniel Scioli para competir en 2015 contra Macri y Sergio Massa, consideró que Alberto "es un presidente sin poder", al compartir un Zoom con militantes de Sumar, una fuerza nutrida por dirigentes ligados a Eduardo Duhalde y Hilda "Chiche" Duhalde

Randazzo coquetea con la idea de disputar espacio en JxC, al sostener que hay que armar una alternativa "al macrismo y el kirchnerismo", con "dirigentes de varios partidos". El límite, para Randazzo, está en las figuras de pura cepa PRO.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios