Nueva era

La herencia energética: Vaca Muerta, el gasoducto y los subsidios que debe acomodar Milei

La producción en Vaca Muerta va creciendo y el gasoducto Néstor Kirchner es el principal activo que lega el gobierno de Alberto Fernández a Javier Milei. En el debe: el atraso de tarifas y combustibles.

 La energía, en tanto sector estratégico de la economía, puede tenderle una mano divina a Javier Milei en su Presidencia. El fin del déficit comercial energético después de 12 años, que coincide con el período de "estanflación" prolongada (estancamiento económico y alta inflación) llega de la mano del crecimiento de la producción y la puesta en marcha del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) de Vaca Muerta, aunque el saldo comercial positivo podría ampliarse en los próximos años por medio de inducir una baja de la demanda con aumentos de tarifas y quitas de subsidios.

El gobierno de Alberto Fernández se va el próximo fin de semana con un sector energético en crecimiento, pero que tiene el nudo de la inflación reprimida que complejiza el plan económico de Milei; los precios de los combustibles y las tarifas cayeron en términos reales, mientras los subsidios explican gran parte de la crisis fiscal.

La consultora Economía & Energía, que dirige Nicolás Arceo, relevó los principales indicadores del sector entre enero y octubre de 2023 y los comparó con los primeros diez meses de 2019, el último año de gestión de Mauricio Macri.

El dato "medible" positivo más destacable es que la producción de petróleo crudo en la Argentina promedió los 644.000 barriles por día (bpd) y creció un 22% en comparación a 2019, lo que generó un incremento de 166% en el valor de las exportaciones, hasta 3788 millones de dólares.

En octubre de 2023, la producción de crudo trepó a 668.000 bpd y el shale oil de Vaca Muerta, que ya representa la mitad del total, sigue en expansión, para compensar el declino del convencional.

El activo más importante que hereda Javier Milei es el gasoducto de Vaca Muerta, ya en marcha, que sustituye importaciones caras de combustibles

Pero el activo más importante que lega este Gobierno es la construcción del gasoducto de Vaca Muerta, que amplió la capacidad de transporte de gas natural desde la Cuenca Neuquina hasta Buenos Aires.

Se demoró durante cuatro años por las internas del Frente de Todos, pero finalmente empezó a operar en agosto de 2023 y permitirá la sustitución de importaciones de combustibles líquidos y Gas Natural Licuado (GNL) por unos 4000 millones de dólares anuales, además de reducir el costo energético por reemplazarlo con producción local de gas más barata. Hasta el momento, en cuatro meses, el GPNK ya reemplazó unos u$s 800 millones de compras en el exterior.

De esta forma, el déficit comercial energético en el año es de u$s 766 millones y tiende al equilibrio, para convertirse en un superávit superior a los u$s 2000 millones a partir de 2024. En esa cuenta será clave la reversión el Gasoducto Norte, que el próximo Gobierno tiene en revisión.

Combustibles y tarifas en la era Alberto Fernández

Del otro lado de la balanza, se observa una caída en los precios de los combustibles a valores constantes, que implica un freno a las inversiones para mejorar aún más la producción; un crecimiento en las importaciones de nafta y gasoil, explicado por el retraso en los precios y la actividad económica que no se detuvo; y un descenso en las tarifas que pagan los usuarios, contracara de un aumento en los subsidios.

El costo medio de la energía eléctrica ("monómico") creció un 15% versus 2019 a u$s 77 por megavatio-hora (MWh), mientras que el valor que se traslada a los hogares, comercios, industrias y otros establecimientos ("precio estacional") disminuyó un 17% a u$s 37 /MWh; por lo tanto, el Estado aporta con subsidios el 52% del total.

Tras la segmentación de tarifas, ahora los usuarios de Nivel 1 (ingresos o patrimonios altos y aquellos que no pidieron o renunciaron a los subsidios) pagan 32 dólares por mes en promedio una factura eléctrica en el Área Metropolitana de Buenos Aires u $ 11.253; se trata de una suba de 13% en relación a 2019 medida en dólares o una contracción de 18% a valores constantes en pesos.

Mientras tanto, para los usuarios de Nivel 2 (ingresos bajos) la retracción es de 68% medida en pesos y descontado el efecto de la inflación, pues pagaban en 2019 unos $ 12.047 en promedio -a valores constantes de octubre 2023- y ahora, apenas $ 3970.

En gas natural, con una segmentación que no se completó, incluso hasta los segmentos de mayores ingresos pagan 45% menos que hace cuatro años, según lo que detectó Economía & Energía.

Así las cosas, el nivel de subsidios pegó un salto de 139% y sumó u$s 8862 millones en lo que va del año. Si se eliminan los subsidios a la energía, el transporte y el agua, incluso, la Argentina casi no tendría más déficit primario fiscal.

Por último, los precios del petróleo crudo para el mercado interno tuvieron entre enero y septiembre de este año una brecha de 17 dólares en relación al nivel internacional y los precios de la nafta en Argentina se ubicaron un 21% por debajo de la media regional y un 19% por debajo de la mediana, mientras que en el caso del gasoil está un 1% por encima del promedio y un 6% por debajo de la mediana, de acuerdo a los datos de la consultora de Arceo, ex vicepresidente de Finanzas de YPF.

Temas relacionados
Más noticias de Vaca Muerta

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.