Entrevista

El "Lilito" Fernando Sánchez vuelve al Congreso: qué dijo sobre el control de precios, las elecciones y la presidencia de Diputados

"El Gobierno no entiende las lógicas generales de la economía", planteó el referente de la Coalición Cívica que se prepara para volver a la Cámara de Diputados de la mano de María Eugenia Vidal. Además, puso en duda el llamado al diálogo que planteó Sergio Massa. "Lo que te están proponiendo es mucha miseria", sentenció.

"El Gobierno no entiende las lógicas generales de la economía", afirmó el "Lilito" Fernando Sánchez que se prepara para volver a la Cámara de Diputados, donde ocupó una banca hasta el 2017. Para el chaqueño, que integra la lista que tiene a María Eugenia Vidal a la cabeza, con el congelamiento de precios, el gobierno del Frente de Todos (FdT) produce una mayor concentración en la economía porque, interpreta, son las grandes empresas las únicas que se pueden "bancar" la medida; las pequeñas cierran. 

El referente de la Coalición Cívica, que en 2017 se sumó a las filas del Gobierno de Cambiemos para quedar al frente de la Secretaría de Fortalecimiento Institucional de la Jefatura de Gabinete, mantuvo un mano a mano con El Cronista, en el que aseguró que, en las PASO, el electorado no le dio "un cheque en blanco" al Juntos por el Cambio, sino que interpretó que es el lugar más eficaz que encontró para mandarle un mensaje al presidente Alberto Fernández.

Asimismo, el "Lilito" insistió con que Juntos por el Cambio debería pedir la presidencia de Diputados si su espacio se convierte en la primera minoría de la Cámara baja; explicó sus fundamentos y dejó en claro que no implicaría cogobernar con el Frente de Todos. Para Sánchez, ocupar ese rol no representa "ni vacío de poder, ni desestabilización institucional". "Ni vacío de poder, ni desestabilización institucional. La veo desestabilizando al Presidente más a la Vicepresidenta que la oposición", sentenció. 

¿Qué expectativas hay para las elecciones de noviembre? ¿Logrará el oficialismo revertir el resultado de las PASO?

La expectativa más importante es que la sociedad Argentina sabe reaccionar y usar el voto. Antes decía: "La política me usa a mí". Ahora dice: "Yo sé usar a la política". En el mejor sentido del término: cuando uno no cumple con la expectativa, en este caso el Gobierno Nacional y el de la Provincia, y me defrauda como sociedad, yo sé qué puedo hacer con mi voto, sé usar mi voto. Eso dijo en las PASO. Si ese es el mensaje y la intención del voto, no debería haber mayores cambios de resultado en las generales. Creo que se pueden sacar más votos. Lo segundo: no solo hay un mensaje para el oficialismo. Hay un mensaje para todos: "A Cambiemos le voy a dar el voto porque es el lugar más eficaz que encuentro para mandarle un mensaje al Presidente". Cambiemos tiene que construir una posible salida para la Argentina. No es un cheque en blanco, el que lo crea, se confunde.

Entonces, ¿no es una cuestión de "platita", como dijo el candidato Daniel Gollan (FdT)? ¿La sociedad está pidiendo otra cosa?

Creo que el reclamo de la gente pasa por varias cosas. Fundamentalmente, por el bolsillo. Pero la sociedad ya sabe que si le das un bono, te comés el bono y estás en la misma al otro día. Si simulás que congelás un precio por dos meses, sabés que a los tres meses vas a tener una disparada de precios peor que antes del congelamiento. Lo que la Argentina quiere es estabilidad de precios, estabilidad salarial, aumento de la capacidad productiva, aumento de la capacidad de generación de empleo, recomposición del salario, recomposición de las condiciones, y nada de todo eso se crea ni se simula. O lográs tener herramientas, consenso y decisiones para que tu economía se dinamice, genere empleo, pueda recomponerse el salario, y todo lo demás o vas a tener el mismo problema que antes. Síntesis: la gente sabe cuándo lo estás verseando. Y sabe que en el operativo platita la están verseando. Va a agarrar, por que quién no agarra, sobre todo en necesidad, pero después...

O sea, no comparte las últimas medidas que impulsó el Gobierno en materia económica, como el congelamiento de precios o el decreto que busca convertir los planes sociales en empleo genuino...

Si uno pudiese decretar que se terminan los pobres y que los beneficiarios de planes pasen a tener empleo genuino, ya lo hubiésemos decretado todos hace mucho tiempo. Es una ficción. Ya pasamos demasiadas crisis para creernos un verso. ¿Quién le cree a Feletti, que dice que va a salir a controlar con La Cámpora y la CGT? Podés tener algunos empresarios o sectores que se abusen de la circunstancia. Pero, si tenés un problema de precios con todas las empresas, de todos los sectores, en todo el país, independientemente de su tamaño y actividad, tenés un problema económico, no de buenas o malas intenciones de algunos.

Y qué opina puntualmente del control de precios, ¿ayudará a ponerle un freno a la inflación?

Hay que decirles que no conocemos en la historia económica del mundo un país que haya calmado la inflación con control de precios. Podrías controlar posición dominante en un monopolio u oligopolio; podrías dinamizar tu economía para que las posiciones concentradas se desconcentren. Es lo opuesto a lo que está haciendo el Gobierno, porque con el control de precios, negocian con los grandes, que se la pueden bancar. El resto no se la puede bancar, termina cerrando, le termina dando más cuota de mercado a los que se la pueden bancar. Encima, te dicen: "Te congelo 10 precios y te aumento los otros 150". El Gobierno no entiende las lógicas generales de la economía. Si no quiere escuchar a Juntos por el Cambio, o a cualquier economista que dé clases en primer año de Economía de cualquier universidad, que lean la carta de Remes Lenicov.

Dijo que en las elecciones no le dieron un cheque en blanco a Juntos por el Cambio. ¿Cuál será su rol en estos próximos dos años? ¿Imagina a la coalición al frente del Ejecutivo en dos años?

Los roles son varios. Hay uno central: lograr un reequilibrio del poder hace que uno pueda decirle que "no" a las cosas más dañinas. Por ejemplo, si desde el Gobierno quieren coartar libertades, estamos para decirle "no". Creo que en la pandemia se vio mucho el abuso de poder coartando libertades. Pasaron de decir que te cuidaban en la salud, que tampoco nos cuidaron tanto porque las vacunas no llegaron y los muertos, tristemente, fueron muchos. El resultado del cuidado de la salud fue muy malo y el resultado de la economía fue peor. Nosotros tenemos que ponerle un límite, un freno. Tenemos que saber qué no estamos dispuestos a tolerar del poder del Frente para la Victoria. Cuando vienen con una reforma judicial, que está solo encarada en garantizar impunidad para la corrupción u otra cosa, como el narcotráfico o la violencia, tenemos que decir que no. No hay país que progrese y pueda vivir en paz sin justicia. Necesitamos recuperar la credibilidad en el buen funcionamiento de la Justicia. Ese es el primer rol: ponerle un freno. Después hay otros roles: decir cómo vamos a salir de esta. La Argentina es un país herido: la gente está triste, angustiada, y tenemos que idear el mañana. Qué país queremos y cómo lo vamos a lograr. El plan que no tiene el Gobierno, lo tenemos que tener nosotros. Y ahí vienen las propuestas.

¿Y a quién imagina llevando adelante ese plan?

Por suerte, pueden ser muchas personas. Tenés a María Eugenia Vidal, a Horacio Rodríguez Larreta, a Martín Lousteau, a Lilita Carrió. Hay liderazgos nuevos. Esta elección con competencia hizo asomar a muchas referencias que no eran tan conocidas. La competencia saca lo mejor de cada uno de nosotros.

Fernando Sánchez, junto a Horacio Rodríguez Larreta.

Algunos referentes de JxC, como Elisa Carrió, vienen planteando que si se convierten en la primera minoría en Diputados, pedirán la presidencia. ¿Por qué acompaña esa postura?

Hay dos formas de verlo: si corresponde o no y si sería bueno o no. Creo que sí corresponde, uno tiene que ejercerla. La sociedad, en las elecciones, distribuye roles y cuotas de poder, que no te las regala, te las presta. En 2019, la sociedad votó a Alberto y Cristina. También la sociedad le asignó el 41% de los votos. Entonces, la legitimidad estaba bien distribuida. Ya había un equilibrio de poder. El que creyó otra cosa, se equivocó. Creo que en el FdT se equivocaron, no aprendieron la lección. Pero la segunda cosa es que le dijeron al Presidente que no les gusta dónde los están llevando. Así que redistribuye el poder de vuelta. En esta oportunidad se eligen miembros de la Cámaras del Congreso, que es muy importante porque el Congreso tiene roles: hacer buenas leyes, evitar que malos proyectos se conviertan en ley, controlar al Presidente y proponer nuevas salidas. Sobre todo, la oposición. Cuando la sociedad te dice que vas a ser la mayoría parlamentaria, y te corresponde por derecho propio ejercer la presidencia de la Cámara, ¿qué le vas a decir? "No, muchas gracias. Me quedo con una tarea distinta". No, no podés ignorar el mensaje de la sociedad. Esto no quiere decir entrar a los codazos queriendo cargos. El cargo por que sí no tiene sentido. El cargo tiene un rol, significa algo. Podés ordenar la Cámara de Diputados, ayudar a ordenar la agenda parlamentaria, los temas que sí, los temas que no. Si bien el presidente de la Cámara no es el dueño, tiene un rol muy importante.

¿Y no habría un cogobierno?

No. El Ejecutivo gobierna; el Parlamento legisla, propone y controla. Es el contrapeso al Ejecutivo. Y eso hay que ejercerlo. Entonces, ni vacío de poder, ni desestabilización institucional. Ni vacío de poder, ni desestabilización institucional. La veo desestabilizando al Presidente más a la Vicepresidenta que la oposición.

Por ejemplo, ¿en qué lo ve?

El día después de las PASO. Durante 10 días miramos cómo se destruían entre ellos. Si fuesen cosas personales, problema suyo. Pero son cuestiones públicas, de política nacional que afecta a los 45 millones de argentinos y argentinas. Lo que hicieron no se lo hicieron entre ellos, nos lo hicieron a nosotros: desestabilizan el Gobierno, no son claros en el rumbo de la Nación, ni en lo que proponen. Entonces, después dicen: "Ah, pero la oposición, ah pero Macri, ah pero los medios". No, sean serios y podemos sacar a la Argentina adelante.

Justamente, en los últimos días Sergio Massa habló de convocar para el día después de las elecciones a la oposición, empresarios, trabajadores. ¿Cómo la ve? ¿Asistirían?

Es muy difícil creerle a Massa. Es muy difícil creerle a la mayoría del FdT. Primero porque uno puede tener diferencias. Si uno se siente a tener un acuerdo, es porque arranca con diferencias. Pero es un ejercicio el diálogo, para un nuevo acuerdo. La Argentina necesita acuerdos nacionales. Si te sentás con los empresarios, y les decís lo que quieren escuchar, y te sentás con los sindicatos y les decís todo lo contrario porque es lo que quieren escuchar. Y le decís a tu partido todo lo contrario, porque es lo que quieren escuchar. Pero le decís a un periodista todo lo contrario, porque es lo que quieren escuchar... Eso no tiene ninguna lógica. Terminan todos por desconfiarte.

¿A quiénes te referís?

A todos. Alberto, Cristina, Massa. Entonces, díganle a todos lo mismo entonces todos podemos saber si estamos muy a favor o muy en contra. Puedo presumir que JxC empieza estando en disidencia con lo que puede plantear el FdT. Pero decime en serio qué pensás, qué necesitamos para generar empleo, qué opinas sobre la dictadura de Venezuela, sobre la violencia en el sur o en Rosario, sobre el narcotráfico y la corrupción. Decime en serio y sé claro. Porque para sentarte y tener un resultado positivo, necesitás saber lo que piensa el otro, cuánta intención de acordar tiene y si el "negocio político" de cada uno de nosotros es acordar para solucionarle un problema a los argentinos, o la disidencia en sí. Porque la construcción de adversarios, reales o ficticios, muchas veces es una forma de posicionamiento político. El kirchnerismo fue experto en inventar adversarios y enemigos.

¿Y cuál debería ser el ámbito en el que se lleve adelante ese diálogo?

El diálogo institucional se da en el Congreso. Pero dejemos pasar la elección, porque la gente está decidiendo. Te das cuenta cuando es una especulación y cuándo no. Yo era diputado en 2009, cuando Cristina pierde la elección y al otro día nos convocan a un diálogo, que no tuvo nada de diálogo ni de acuerdo, pero tuvo mucho de simulación. La Coalición Cívica, con Lilita, dijo: "No hay que ir porque es una simulación, es licuar la legitimidad que la sociedad le dio a la oposición". Lo que quería el gobierno de ese entonces era embarrarnos a todos. Y medio lo logró: la mayoría de la oposición fue, sin saber a qué iba, sin saber qué le proponían ni qué iba a proponer; sin saber qué le interesaba a la sociedad... ¿La Argentina necesita consensos básicos? Sí. ¿La Argentina necesita estafa, simulación y oportunismo? No. Lo único que no hay que repetir es lo de 2009. Primero, dejemos que la sociedad elija; segundo, miremos cómo queda el Congreso. Y la tercera: te llaman al diálogo cada vez que pierden una elección. Eso quiere decir que es una especulación. Cuando ganás, tenés dos opciones: excluyo al resto de la Argentina que no te votó, o digo: también necesito de la Argentina que no me votó. Porque sino, ¿para quién gobernás? ¿Para los que te votaron, para tus amigos? Uno tiene que gobernar, sobre todo cuando gana, para todo el mundo. El diálogo tiene que ser arriba de la mesa, en un lugar institucional, de cara a la sociedad, a la prensa, a todo el mundo. Sino, ni loco.

"El diálogo institucional se da en el Congreso", opinó el "Lilito".

¿Massa no propone algo así?

Salir de los problemas de la Argentina implica mucha grandeza y lo que te están proponiendo es mucha miseria.

¿Coincide con Vidal que en los últimos días se refirió a la inflación tiene que ver con la emisión y no con la especulación de algunos empresarios?

Totalmente. Tiene que ver con la emisión monetaria y tiene que ver con una expectativa. Si creés que la inflación no va a bajar, vas a cubrirte en tus costos, pensando que en el futuro tus costos van a ser más altos, no más bajos. Eso no es una especulación de los grandes versus los consumidores, tiene que ver con que si tenés un comercio minorista, con un empleado, y creés que el mes que viene va a haber mayores costos, te vas a cubrir en tus precios para mayores costos. Tenés un problema de emisión monetaria y lo explica muy bien Martín Tetaz. Y ténes un problema de expectativa. Si hacés cosas, si decidís como gobierno tomar medidas que tienden a que esa expectativa sea peor, y no mejor, estás retroalimentando la inflación. Tenés tarifas congeladas, que sabemos que es una ilusión; la cosa es que no se note. Que lo paguen pero que no se note. Es una manera de simular y de mentir. Tenés el dólar pisado, los precios "congelados" y te van a subir los no congelados. Pero todo por dos meses, por un año...Coincido en la lectura de la causa: emisión monetaria, no confianza en el Banco Central; tenemos un problema con nuestra moneda, tenemos que resolver el problema de la confianza en nuestra economía, para tener una moneda estable y creíble.

Vidal también propone conformar un bloque de 120 diputados para ponerle un "freno" al kirchnerismo. ¿Llegan a ese número?

Es el objetivo, hay que hacerlo. Si la sociedad quiere, nosotros lo logramos. Y si la sociedad decide eso, el poder en la Argentina se equilibra. Y el debate es otro. La sociedad te dijo que esto no, al Frente de Todos, no; que sin ley, no; que sin respeto por el Código Penal no vamos a ningún lado; que con narcotráfico y sin oportunidades de laburar, no vamos a ningún lado.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • RN

    Raul Nieto

    24/10/21

    Muy buena entrevista donde entiendo lo central es tener las voces necesarias para plantear y lograr un horizonte para todos los argentinos y esto se lograra con el voto del ciudadano en entendió que la acción del grupo gobernante actual lleva a profundizar la decadencia

    0
    0
    Responder