FAMA

Famosos en política: ¿por qué los buscan y qué aportan?

Cinthia Fernández anunció que buscará postularse y se suma así a una larga lista de "outsiders" que se involucraron. Los casos exitosos, los fracasos y los olvidados.

La bailarina, actriz y panelista Cinthia Fernández anunció ayer su intención de involucrarse en política. Anunció que lo hará con Unite, el partido por el que es diputada provincial de Santa Fe otra mediática, Amalia Granata. De hecho, ambas convivieron hace 13 años: participaron juntas de Gran Hermano Famosos.

Pero Fernández no será la primera outsider en lanzarse a una arena política que ya cuenta con un sinfín de Fernández. Ya en la década de 1990 hubo varios casos emblemáticos. El cantante Ramón "Palito" Ortega fue uno de los casos exitosos en términos electorales: fue gobernador de Tucumán entre 1991 y 1995, senador nacional, convencional constituyente y candidato a vicepresidente en 1999, cuando acompañó a Eduardo Duhalde.

Similar fue el caso de Carlos Reutemann. El ex automovilista gobernó su provincia, Santa Fe, por un período y en representación del PJ. Ya tiene 22 años como senador nacional, ahora en Cambiemos.

Durante el menemismo también se acercó Daniel Scioli a la política, uno de los casos más exitosos. Tras ser funcionario del gobierno nacional, el otrora motonauta fue vicepresidente, gobernador de la provincia de Buenos Aires y quedó a 3 puntos de ser Presidente. Hoy es embajador en Brasil.

Pero no sólo el peronismo tentó a figuras del espectáculo o del deporte. En 1999, Lidia Satragno, más conocida como Pinky, estuvo muy cerca de ser intendenta de La Matanza luego de postularse con la Alianza. Ocho años después sería elegida diputada provincial.

¿Por qué los partidos políticos recurren a estas figuras? Ana Iparraguirre, consultora política y directora de Dynamis Consulting, cree que hay dos cuestiones. La primera es "el reconocimiento del nombre. Es una de las cosas que más cuesta establecer y que requiere muchos recursos económicos". Y el segundo: "Es el prestigio, en un momento en el que la política está cuestionada. Se busca trasladar la credibilidad desde otros espacios: le creo porque es un buen artista, tengo confianza en lo que me dice".

Igualmente, Iparraguirre observa que cuando un famoso se traspasa al ambiente de la política, "inmediatamente a su imagen se le asocian cuestionamientos negativos". Esto se produce porque hay personas que podían apreciar la figura del artista, pero que si ingresa a un espacio político diferente le asocia atributos negativos. "Un ejemplo claro es Marcelo Tinelli. Cuando empezó a coquetear con la política empezó a ser asociado a un montón de atributos negativos". Por eso, cree que para los outsiders la clave es "mantener la identidad y no transformarse en un político como los demás".

Siguiendo el recorrido de famosos, en la década del 2000 hubo muchas otras incorporaciones. El caso más relevante es el de Mauricio Macri. Luego de ser conocido como empresario y como presidente de Boca, se postuló a jefe de Gobierno porteño en 2003, y el resto de la historia es conocida.

Uno de los partidos que menos explotó a los famosos es la UCR, pero tiene sus casos. Eugenio "Nito" Artaza fue senador nacional en 2009. Luis Brandoni fue diputado nacional y candidato a vicepresidente. Aunque su militancia llevaba décadas. El ex periodista Luis Otero se postuló a la intendencia de Avellaneda en 2019 y Débora Pérez Volpin fue legisladora porteña.

En aquellas elecciones de 2009 irrumpió el empresario Francisco De Narváez. Si bien ya era diputado, allí derrotó nada menos que a Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires. Luego no pudo ratificar el triunfo cuando se postuló a la gobernación.

En el Frente Para la Victoria hubo varios casos en esa década. Raúl Biaggioni, más conocido como Larry de Clay, fue concejal de Escobar y candidato a intendente. Nacha Guevara fue diputada nacional. Marcela "Tigresa" Acuña concejal de Tres de Febrero.

Menos exitoso fue el intento de Ana María Casanova (Moria Casán). En 2005 se postuló a diputada por un espacio cercano a Carlos Menem y no llegó al 2%.

Orlando D'Adamo, especialista en comunicación política y profesor de la UBA, observa que el fenómeno existe en varios países del mundo, aunque en la Argentina es más frecuente que la media. Además del conocimiento, señala que otra de las ventajas de estos outsiders es que "tienen entrenamiento frente a las cámaras. Están acostumbrados a las situaciones de medios y a dar respuestas".

El consultor diferencia dos modelos de outsiders. "Algunos crean sus propios partidos, como Macri o como Silvio Berlusconi en Italia. Otros son auspiciados, como Scioli u Ortega".

En este sentido, considera algunos de los casos exitosos son quienes tuvieron "un buen apadrinamiento", como los casos de los dos ex gobernadores mencionados con Menem. También añade que en general "los más formados tendrán más chances. Pero existen casos de éxito de personas con poca formación política pero con buena comunicación de sus proyectos".

En la última década no cesaron los casos de famosos que dan el salto. El PRO lo utilizó para cruzar la General Paz y lanzarse a nivel nacional. El caso más emblemático es el de Miguel Torres del Sel, quien tanto en 2011 como en 2015 estuvo a miles de votos de alcanzar la gobernación santafesina.

En Córdoba se suma el caso del ex árbitro Héctor Baldassi, diputado nacional desde 2013. El actor Segundo Cernadas es presidente del Concejo Deliberante de Tigre. Y Martiniano Molina, luego de haber jugado en la selección de handball y de haber sido conocido como cocinero en televisión, fue intendente de Quilmes en 2015.

Quienes incursionaron con propuestas de derecha pero sin demasiado éxito son el actor Ivo Cutzarida y el ex futbolista José Sanfilippo.

En la actualidad, dentro del Frente de Todos hay varios casos. La ex periodista Gisela Marziotta es diputada nacional, lo mismo que su colega Mirta Tundis, proveniente del Frente Renovador. Y el ex automovilista Marcos Di Palma es diputado provincial.

Finalmente, el politólogo Andres Malamud señala que "instalar un candidato en la opinión pública lleva tiempo y dinero. Los famosos son una inversión rendidora porque ya están instalados". En este sentido, considera que "el peronismo y el PRO han demostrado ser eficaces en el reclutamiento de famosos. La UCR es un partido más tradicionalista, pero quizás con Facundo Manes empiece a despertarse".

Además del neurólogo y del mencionado Tinelli, hoy hay otras figuras que amenazan con lanzarse y sumarse a Cinthia Fernández. Es el caso de Rodolfo D'Onofrio, presidente de River, quien tuvo contactos con el peronismo y con el PRO. El cantante David Martínez, más conocido como El Dipy fue retuiteado por Macri y tendrá su programa de radio. Y la vedette Mónica Farro, quien ayer sostuvo que le ofrecieron lanzarse a la política y que lo "está pensando". 

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • CA

    Claudia Analía

    10/02/21

    ¿Cómo querés que funcione el país con estos candidatos?... Gente preparada precisamos!

    Ver más

    0
    0
    Responder