Mapa de la interna

El apoyo a Milei divide al PRO: quiénes quedaron de un lado o el otro de la grieta libertaria

El partido fundado hace 20 años por Macri y Larreta ya no disimula sus diferencias e incluso las expone en público. Los que respaldan un acuerdo con LLA y los que lo rechazan. Preocupación por la gobernabilidad en provincias e intendencias.

En esta noticia

"Juntos por el Cambio perdió su propósito, su razón de ser, se transformó en un conjunto de sellos y había que admitirlo. Ya no representa lo que en el 2015 y cuando algo no va, no va. ¿Qué sentido tiene estirar la agonía?". 

El dirigente bonaerense del PRO no le da este panorama a El Cronista con entusiasmo, sino apelando al realismo. O a ese texto de Joan Manuel Serrat que solía repetir el exgobernador Felipe Solá para explicar sus movimientos políticos: "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene, es remedio".

Del otro lado, una dirigente porteña del PRO asegura que "no le quito mérito (a Javier Milei) en su representación, evidentemente ocupó un lugar de lo nuevo, lo antisistema que nosotros dejamos de representar. Y es parte de la autocrítica que tenemos que hacer, porque hicimos la peor elección de la historia". 

Habla, claro, del 24% que obtuvo Patricia Bullrich en la elección general, un porcentaje dramático para una fuerza que disputó la mayoría aún perdiendo, y que hoy quedó en un deslucido tercer lugar.

Nadie oculta la crisis en el partido que llevó a Mauricio Macri a la Casa Rosada, liderando una coalición opositora que ganó en balotaje en 2015, volvió a ganar en 2017, perdió la reelección luego de una remontada histórica que no le permitió ganar y volvió a ganar en 2021.

Lo que pasó en los últimos dos años, donde solo llegaron a las primarias Bullrich y Rodríguez Larreta, sin competencia de algún radical, le abrió la puerta al candidato inesperado, un joker sin ninguna experiencia política que movilizó a las clases medias más bajas con su furia y sus promesas incumplibles. Y se quedó con el cambio. 

Bullrich reaccionó rápidamente al nuevo escenario. Quizás el mismo domingo a la noche, cuando empezó a recibir mensajes de militantes que le pedían que haga un acuerdo con Milei. Es lo que explica que, a pesar de los ruegos de Larreta, Gerardo Morales y Martín Lousteau, ella se expresara enfáticamente contra Sergio Massa. En rigor, como ya contó El Cronista, ella sabía varias semanas antes que el cambio en estas elecciones tenía otro nombre, y no quiso quedarse afuera.

El lunes a la mañana tomó la decisión, se comunicó con Macri y lo demás ya se conoce. Cuarenta y ocho después anunciaba junto a Luis Petri su respaldo al candidato de La Libertad Avanza, bajo los 11 puntos que le leyó a Milei en la noche del martes en la casa de Macri, donde se destacan algunas diferencias notables con el libertario como "la educación pública, gratuita y de calidad, sin perder días por paros, sin adoctrinamiento y con vocación de integración laboral".

También le habló del "cumplimiento de la legislación vigente en materia de armas, donación de órganos y patria potestad compartida", como "la defensa del respeto irrestricto del plan de vida de cada persona y la defensa de la diversidad", junto a "la defensa del respeto irrestricto a la libertad de expresión y la libertad de prensa".


Quiénes apoyan el acuerdo de Macri con Milei en el PRO

La mayoría ya se conocen. Son los que sonaban como candidatos a ministros propuestos por Macri como Guillermo Dietricht (Infraestructura), Germán Garavano (Justicia), Andrés Ibarra (Modernización), más los diputados Cristian Ritondo (podría ser presidente de la Cámara de Diputados), Paula Bertol (podría ser viceministra de Interior), Luciano Laspina, más el ex presidente del Banco Central Guido Sandleris y el ex ministro de Economía Luis 'Toto' Caputo

Por su parte, Federico Pinedo acompañaría a Diana Mondino, o sería al revés, ante un eventual triunfo de esta alianza. Ambos sonaban para ocupar el timón de la Cancillería.

Bullrich ya anticipó entre los suyos que no quiere ningún cargo, como es el caso de Javier Iguacel, Joaquín de la Torre, Juan Curutchet, Jorge Triaca, Laura Alonso y Néstor Grindetti. Aunque podrían reconsiderarlo más adelante, hay quienes incluso no les interesa siquiera hablar de ayuda en la fiscalización. "La campaña es de Milei y lo nuestro tiene que ir por un carril paralelo, tenemos que hablarle al 24% que nos votó", es una opinión que empieza a escucharse.

Sin embargo, el periodista Carlos Arbía contó en iProfesional que Dereck Hampton, estratega de Bullrich, se sumaría al equipo de Santiago Caputo, que cumple esas funciones con Milei, ya que se conocieron en el equipo de Jaime Durán Barba, donde se formaron. Otros dirigentes que no son del PRO, como los republicanos Ricardo López Murphy, Roberto García Moritán y Alejandro Bongiovanni también se expresaron por Milei. También lo hizo José Luis Espert, de Avanza Libertad.

Es interesante seguir a Encuentro Nacional Republicano, el peronismo que es la cuarta pata de Juntos por el Cambio bajo el liderazgo de Miguel Angel Pichetto. En una reunión que se realizó la semana pasada, tanto el ex embajador Ramón Puerta, como el senador Juan Carlos Romero, el ex titular de la SIDE Miguel Angel Toma y el titular de los Gastronómicos porteños Dante Camaño, entre varios, le plantearon que quieren salir de la neutralidad y jugar con Milei.


Quiénes rechazan el acuerdo de Macri con Milei en el PRO


Un caso ya es bien conocido. Se trata de Horacio Rodríguez Larreta, el candidato que se preparó -dicen- desde los 5 años para llegar a Casa Rosada y tenía asumido que no sería él si la Argentina no estaba para un camino por encima de la polarización. Claro que encontrarse con la realidad fue doloroso y todavía está diseñando sus nuevos caminos políticos, que seguramente incluirán a los cordobeses, los radicales y en general los que se declaran los más progresistas de la coalición. Por ejemplo, el exministro de Cultura de Macri, Pablo Avelluto.

María Eugenia Vidal es la otra gran figura del PRO que se expresó en contra, aunque espera para exponerse públicamente a debatir sobre el asunto hasta después del 19 de noviembre. Ambos -junto a Larreta- son conscientes de que la mayoría del electorado de Juntos por el Cambi  está a favor del acuerdo y no quieren dar demasiados pasos en falso antes de que sea necesario.

Muchos dirigentes del PRO del interior tampoco están de acuerdo. Es el caso del presidente del PRO cordobés, diputado Oscar Agost Carreño. La titular del PRO en San Luis, senadora Gabriela González Riobó, es el mismo. Pero si bien se esperaba una sucesión de pronunciamientos contundentes en igual sentido, tampoco quieren anticiparse.


Qué piensan los gobernadores del PRO del acuerdo Macri-Milei

El caso de los cinco gobernadores electos del PRO es complejo. Salvo en CABA (19.84%) y Entre Ríos (29.76%), donde salió tercero, Milei ganó en Chubut (35.01%), San Juan (35.10%) y San Luis (43.37%). Pero en los cinco distritos está claro que se trataban de votos que en otras elecciones fueron para Juntos por el Cambio.

Ninguno, más allá de alguna simpatía, puede expresarse ni a favor ni en contra de Milei ni de Sergio Massa. No solo porque cualquiera de ellos puede ganar en la segunda vuelta, sino más que nada porque tienen que garantizar la gobernabilidad en sus propios distritos, que pueden construir con los diputados de LLA en la legislativa también, aunque aún no se sabe si seguirán con el libertario, si se irán con Massa, si se pueden construir acuerdos o no con ellos. 

En rigor, están en la misma situación las cinco provincias ganadas por los radicales, donde La Libertad Avanza hizo buenas elecciones también, ganando en forma sorprendente en alguna como es el caso de Mendoza (42.35%) o Jujuy (37.38%), aunque los líderes políticos de esas provincias -Alfredo Cornejo y Gerardo Morales, respectivamente- no piensan igual sobre el futuro de la UCR ni de las alianzas.

La facilidad con la que hablan quienes no tienen responsabilidades de gobierno contrasta con la prudencia de los gobernadores e intendentes electos, ocupados por evitar que se rompa la coalición para no empezar con el pie izquierdo la gestión para la que fueron elegidos. 

Sí expresaron su alineamiento la vicegobernadora electa de Mendoza, Hebe Casado (cercana a Bullrich), a favor de Milei. Y la vicegobernadora electa de Santa Fe, Gisela Scaglia (cercana a Larreta), en contra.

Este es el PRO hoy, un partido que en 2015 estaba alineado y hoy se divide en la búsqueda de una sobrevivencia más allá del resultado electoral. El otrora sólido espacio que lideró Emilio Monzó (cercano a Massa antes del 22 de octubre) es quizás el que mejor refleja los distintos caminos abiertos en el partido.

Nicolás Massot se pronunció por la neutralidad (presumiblemente siguiendo a Monzó). Silvia Lospennato a favor de la construcción que delinea Larreta. Guillermo Bardón, desde La Plata, se jugó por Milei antes de las PASO. Sebastián García de Luca quiere recuperar la mayoría en una nueva alianza política, en este caso con LLA.

Si se les pregunta por qué llegaron a esta fragmentación, los argumentos son distintos. Pero si se rasca un poquito hay varios (no todos) que coinciden en un "¡Ah, pero Macri!". 

Temas relacionados
Más noticias de Mauricio Macri

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.