ELECCIONES LEGISLATIVAS

El voto incógnita: preocupan al Gobierno los que no sufragaron y están con bronca

Se trata de entre un 30 y 40% del padrón electoral en muchos municipios del conurbano; un estudio de Synopsis evalúa que ese voto podría ir para Juntos

El peronismo del conurbano está en plena ebullición y en el gobierno se preocupan por las proyecciones electorales sobre una base sólida de datos: entre el 30 y 35% del electorado que no fue a votar en las PASO resulta ser una verdadera incógnita para el Frente de Todos en las generales de noviembre y nadie sabe para dónde va a disparar ese voto.

En algunos distritos del GBA la abstención de votos en las PASO llegó al orden del 42% y en la Casa Rosada temen que ese voto vaya a parar a Juntos por el Cambio por una simple razón: se trata de un voto incógnita que es volátil, que está enojado con la situación económica y que en algunos casos son votos peronistas que están cansados de las pujas internas entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Es la impresión que trasladan algunos funcionarios del gobierno y la mayor parte de los intendentes del PJ bonaerense.

Un reciente estudio de la consultora Synopsis que dirige Lucas Romero evaluó en detalle el posible accionar del voto incógnita que no fue a las PASO y ahora podría reaparecer en las generales de noviembre.

"En los municipios del GBA donde al peronismo le suele ir bien, hubo baja participación. Hay una correlación interesante entre el nivel de participación y el sentido del triunfo electoral. La correlación nos indica que a mayor participación más probabilidad de triunfo de Juntos, y a menor participación más probabilidad de triunfo de FDT", aseguró a El Cronista el polítologo Romero.

El documento que desarrolló Synopsis sostiene también que todo ello obedece a que los niveles de más baja participación se respiraron en municipios que habitualmente son de domino del peronismo.

Por ejemplo, en 5 de los 6 distritos donde el FDT ganó con más amplitud en las elecciones Generales Presidenciales de 2019, están entre los 7 municipios con más baja participación en las PASO Legislativas de 2021.

¿Por que sucedió este fenómeno? Nadie lo sabe con precisión. Romero elaboró dos hipótesis:

1) los votantes del FdT de 2019 están muy enojados y disconformes con lo que les está pasando y no fueron a votar (desencanto, apatía).

2) los votantes del FdT no fueron movilizados (convocados) a votar por sus referentes locales y se ausentaron en señal de protesta por lo que les está pasando.

A la luz de los datos duros este voto incógnita es un llamado de atención para el oficialismo. En Almirante Brown hubo un 69,7% de participación, en Avellaneda 70%, Berazategui 72,%, Esteban Echeverría 68,9%, Escobar 66,7%, Ezeiza 70%, Florencio Varela 65,4%, General Rodríguez 61%, General San Martín 68%, Hurlingham 69%, Ituzango, 70,3%, Jose C Paz 64,1%, Lomas de Zamora 70%, Merlo 64,5%, Moreno 66%, Moron 68,7% y Quilmes 69%, por poner algunos ejemplos.

Un destacado intendente del PJ bonaerense asegura "el voto de los que no fueron a las PASO y que ahora podrá concurrir no es lineal" aunque admite que "hay un fuerte malestar con el gobierno".

En la charla que Alberto Fernández mantuvo en reserva con un grupo de vecinos de Ituzangó el viernes por la noche se escucharon muchas quejas de comerciantes, docentes y líderes barriales que plantearon los mismos cuestionamientos: problemas de trabajo, inseguridad y falta de dinero para llegar a fin de mes.

Un allegado al intendente Alberto Descalzo de Ituzangó que estuvo en esa charla con el Presidente dijo a El Cronista que en el rastrillaje que hizo el municipio de los que no fueron a votar aparece un notable malestar con el gobierno, el resultado de la economía y saben que deben poner énfasis en ese voto si se quiere revertir el resultado de las PASO.

Desde municipios como Merlo, Almirante Brown, Esteban Echeverría o La Matanza se escucha el mismo eje de análisis. El voto abstención es una verdadera incógnita que nadie sabe para dónde va a disparar y los más probable es que hoy vote en contra del gobierno. 

El intendente del PRO de Lanús, Néstor Grindetti, añadió misterio al asunto. "Hoy nadie sabe el perfil de la gente que no fue a votar. Todo indica que normalmente en las PASO se dio que incrementamos cantidad de votantes por el malestar que hay con el gobierno", dijo a El Cronista.

A la vez, la preocupación del gobierno es lógica: si muchos de estos intendentes que no juegan su sillón local en las elecciones de noviembre se quedan cruzados de brazos y no salen a traccionar con el aparato del PJ la derrota de noviembre podría ser incluso pero que en las PASO. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios