Reservas al límite

El impuesto PAIS trepa casi 250% en el año y muestra el furor por todo lo que huela a dólar

El tributo a los gastos en divisa no para de crecer, la importación de bienes de consumo está por arriba de lo que permitirían los salarios y el dinámico sector servicios es deficitario.

Detrás del crecimiento récord de la recaudación de mayo, que rozó el 80%, se percibe la tensión cambiaria que hace que al Banco Central le cueste acumular reservas a pesar de la buena liquidación de la cosecha gruesa. Dos datos marcan el furor por los dólares oficiales de los últimos meses. Por un lado, los derechos de importación aumentaron 71% anual el mes pasado y acumulan una expansión del 67,5% en el año. Y el impuesto PAIS le entregó al fisco, en cinco meses, 247,7% más de pesos que en igual periodo de 2021.

La recaudación tributaria creció 80% por el Impuesto a las Ganancias y la seguridad social

Emmanuel Álvarez Agis: "Esta dinámica de bolsiquear al fisco nos puede meter en una espiral inflacionaria"

El impuesto del 30% a la compra de dólares en el mercado oficial y a los gastos en divisa en turismo y con tarjeta de crédito le permitió recaudar al fisco 106.329 millones de pesos entre enero y mayo. En el mes que acaba de terminar, los $ 23.681 millones recolectados significaron un crecimiento del 330,8% anual, según los datos que distribuyó ayer el Ministerio de Economía. Los derechos de importación aportaron a la recaudación $ 215.397 millones en lo que va del año.

El impuesto PAIS muestra la mayor tasa de crecimiento en la recaudación.

En términos relativos, el impuesto PAIS y los derechos de importación pesan poco en los $ 6,5 billones que lleva recaudados la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) desde comienzos de año. El tributo a los gastos en dólares apenas aporta el 1,6% del total y el que grava las compras al exterior, el 3,3%. Es mucho más significativa la recaudación por el impuesto a las Ganancias, que creció 77% en el acumulado del año gracias a la mejora en la actividad y las alícuotas más altas a las grandes empresas. O los derechos de exportación, que acumulan una suba de apenas 40,5% a pesar de la fuerte liquidación del agro.

Olor a dólar

Esta dinámica de la recaudación muestra algo que los economistas Ricardo Delgado y Claudio Craparulo escribieron en un reciente informe de Analytica: "Lo que tiene olor a dólar, se compra". Analytica relevó que la participación de los bienes de consumo importados dentro del total de compras está en niveles récord, incluso un 20% por encima de lo que correspondería en función a los ingresos. Estas compras están en niveles superiores a los de 2011, con salarios reales que, en dólares, están muy por debajo de los de hace una década. Esto contrasta con la disponibilidad de divisas para producir, con sectores que todavía están por debajo de sus picos de los últimos 20 años.

El consumo de bienes importados en relación al salario, en niveles récord.

"La combinación de brecha cambiaria, elevada inflación e incertidumbre política generan incentivos para estos comportamientos en las empresas y familias, sesgando las decisiones a la adquisición de bienes transables", indicó la consultora.

"El cepo alienta la idea de que adquirir bienes de consumo importados es una oportunidad, en especial teniendo en cuenta las expectativas de cambio de régimen macroeconómico y/o devaluación de shock", continuó el reporte. "La alta inflación transforma cualquier bien no perecedero en un instrumento para trasladar riqueza en el tiempo. Además, la plata quema; mejor usarla", añadió.

Algo de eso muestran los datos del Banco Central. Entre enero y abril, las personas humanas demandaron u$s 2023 millones netos en el mercado de cambios, para atesorar o para pagar viajes y gastos en divisa con tarjeta. La cifra es 166% superior a la de un año atrás. A eso se suman gastos de viajes y tarjetas efectuados por empresas del sector real (excluyendo a Cereales y Oleaginosas) y fondos institucionales. En abril estos ítems sumaron u$s 200 millones adicionales al tarjeteo por u$s 300 de los particulares. Con boom de la economía del conocimiento y precios rematados para el turismo receptivo, el sector servicios acumula un déficit cambiario de u$s 806 millones en cuatro meses.

En una entrevista con El Cronista, el director de PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, dijo que, a pesar de la suba de los precios de la energía, el balance cambiario que deja la guerra en Ucrania es positivo. "El problema para acumular dólares es la brecha del 80%", afirmó. Y consideró que un error del acuerdo con el Fondo fue no haber incorporado herramientas para bajar esa diferencia cambiaria. "Pensar que el acuerdo con el Fondo va a generar tal boom de expectativas que va a reducir la inflación, va a bajar la brecha y va a generar crecimiento económico, es repetir el error de Mauricio Macri", advirtió.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • AC

    Alejandro Carrizo

    02/06/22

    Recaudación a mano armada

    0
    0
    Responder