El Gobierno pidió a Nicaragua "reconsiderar" la detención de figuras políticas de la oposición

Ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, reconfirmó el cambio de posición con el régimen de Daniel Ortega, y exigió "cooperación" para celebrar elecciones transparentes.

Para confirmar el nuevo posicionamiento respecto de la crisis desatada en Nicaragua por la detención de figuras de la oposición a manos del gobierno del presidente Daniel Ortega, la Argentina protestó por las "continuas denuncias de graves violaciones de los derechos humanos".

En el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas, en Ginebra, el representante argentino, Federico Villegas, manifestó la "preocupación por la situación de los derechos humanos en Nicaragua" del gobierno argentino.

El embajador argentino subrayó una queja por "las detenciones de figuras políticas de la oposición", y pidió al gobierno nicaragüense la "reconsideración" de estas detenciones, a la vez que puso el ojo sobre "las continuas denuncias de graves violaciones de los derechos humanos, la persistencia de las restricciones al espacio cívico y la represión de la disidencia". Villagra Delgado también reclamó "cooperación"  para las elecciones presidenciales de noviembre sean "libres y transparentes".

El pronunciamiento de este martes se enmarca en el cambio de posición fijado el lunes, en conjunto con México, por el que se retiró al embajador en Managua, Mateo Daniel Capitanich, quien había llegado a la sede diplomática avalado por el Gobierno y con el fin de afianzar relaciones en ese país, pese a la crisis política que data de 2018.

El Gobierno suma presión sobre Nicaragua y retira al embajador amigo de Cristina

En ocasión de la actualización de acciones de las Naciones Unidas en Ginebra, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió a Nicaragua un "cambio urgente" de actitud en el proceso electoral y a "liberar" a los líderes opositores y precandidatos presidenciales detenidos "arbitrariamente" meses antes de las elecciones.

Días atrás, la Argentina se había resistido a condenar enfáticamente las violaciones de los derechos humanos en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) y, por el contrario, se abstuvo junto con México. Dicha posición provocó una ola de rechazos en la oposición y también en países vecinos, que sugirieron "complicidad" con Ortega.

El presidente Alberto Fernández se había ofrecido como mediador para destrabar la detención de dirigentes sociales que reprueban a Ortega, sin éxito en sus gestiones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios