SEDIExclusivo Members

El Gobierno elimina un requisito clave para importar y comienza el nuevo régimen de pagos

La AFIP ya no exigirá tener "Capacidad Económica Financiera", aunque hará un chequeo sobre el operador. Afinan el nuevo sistema de pagos para el flujo comercial. La deuda registrada ya supera los u$s 20.000 millones.

En esta noticia

En la cuenta regresiva para que comiencen los pagos a importadores por el flujo de los envíos y mientras el Gobierno enfatiza que la deuda comercial acumulada se canalizará solo a través del Bopreal, el bono en dólares del Banco Central, la AFIP y la Secretaría de Comercio dieron otro paso para poner en marcha el nuevo sistema de administración de comercio, más laxo, al eliminar el requisito de que el importador tenga Capacidad Económica Financiera (CEF) acreditable por el fisco para poder llevar adelante la operación.

"La evaluación de la Capacidad Económica Financiera (CEF) de los operadores dejará de ser un obstáculo para la tramitación de importaciones. La medida profundiza la simplificación del Sistema Estadístico de Importaciones (SEDI) con el objetivo de garantizar la transparencia del comercio exterior", indicó la AFIP en un comunicado.

Importaciones SEDI: el Gobierno explicó el esquema para acceder a dólares y revisa la deuda comercial

Las críticas que calla la industria y la obsesión por la deuda comercial y las importaciones

La resolución 5478, a publicarse en el Boletín Oficial en breve, dispone que "al momento de efectuar la declaración SEDI, la AFIP -de manera previa a la oficialización- analizará, a partir de la información disponible en sus registros, la situación tributaria del contribuyente".

El texto también amplió hasta el 24 de enero el plazo para que las empresas se inscriban en el registro de importadores que tienen deuda acumulada. E incorporó en el registro a deudas por importaciones vía courrier o declaraciones por zonas francas. 

La resolución 5478 que publicaron AFIP y Secretaría de Comercio y elimina el requisito de tener CEF para importar.

Registro de importadores

Según confirmaron fuentes oficiales la inscripción en el registro de importadores aceleró en los últimos días y ya se anotaron obligaciones por u$s 21.000 millones. De esa cifra, u$s 16.500 millones corresponden a grandes compañías, u$s 2500 millones, a firmas medianas, y u$s 2000 millones a micro y pequeñas empresas. Además, empresas informaron que unos u$s 2000 millones se "limpiaron" sin girar divisas. Se estima que hay unos u$s 50.000 millones de stock de deuda. 

El Gobierno busca, con el registro, cotejar que la deuda requerida sea real y, también, afinar las siguientes series del bono Bopreal que emite el Banco Central y que, recién ahora, tendría algo más de atractivo por el salto en la cotización del contado con liqui. Ocurre que, cuanto más alto sea ese valor, mayor será la convergencia hacia la paridad que obtendría el importador que quiera liquidar ese bono en el mercado.

"La discrecionalidad será ajena al SEDI"

La CEF era una instancia con la que el Gobierno buscaba acreditar la solvencia del importador, al verificar si la operación que buscaba llevar adelante se correspondía con su historial operativo o espalda financiera. Esa instancia de control, sin embargo, se convirtió en un cerrojo al que el gobierno de Alberto Fernández le daba una vuelta más de llave ante cada restricción cambiaria.

Según la AFIP, con la nueva disposición "quedan garantizados los lineamientos establecidos por la Organización Mundial de Comercio (OMC), reafirmando que la discrecionalidad será ajena al SEDI". Añadió que "el Sistema CEF funcionará exclusivamente a efectos estadísticos".

Cuenta regresiva para liberar pagos

El secretario de Comercio, Pablo Lavigne, había adelantado que el Gobierno eliminaría la acreditación de CEF para importar. Antes, había erradicado el régimen de licencias automáticas y no automáticas y pasado todo al Sistema Estadístico de Importaciones (SEDI), por el cual todas las importaciones, desde el 13 de diciembre, se abonarán en cuatro cuotas mensuales, a 30, 60, 90 y 120 días.

Los pagos de este nuevo régimen comenzarán el próximo lunes 15. Las empresas importadoras están expectantes. Entienden que no habrá demoras y que el flujo de desembolsos prometido debería cumplirse sin inconvenientes.

El Banco Central acumuló, desde la devaluación de mediados de diciembre, unos u$s 3300 millones, que destinó casi íntegramente al pago de deuda del Tesoro, tal como se oficializó el viernes, mediante DNU. Esta semana, la compra de dólares por parte de la autoridad monetaria continuó, bajó el ritmo de la liquidación de divisas. A partir de la próxima, el pago de importaciones entrará en el esquema. 

Este lunes comienza el pago en cuotas del flujo de importaciones.

En el Gobierno creen que ese colchoncito bastará para ir canalizando la demanda del nuevo régimen, inicialmente por el 25% de las importaciones. Fuentes técnicas de cámaras empresariales consultadas consideran que el frenazo de la actividad y el encarecimiento de las compras externas contribuirán a la menor demanda. Era algo que pedía el FMI al Gobierno anterior: bajar la cantidad de importaciones a un nivel acorde con la acumulación de reservas requerida.

Las pequeñas empresas, mientras tanto, recurren cada vez más al mercado paralelo para pagarles a sus proveedores del exterior, coinciden distintas fuentes que trabajan en las ingenierías para saldar esas deudas.

Algunas recurren a sus dólares fuera del sistema. Los canalizan al exterior vía contado con liqui y, con "contabilidad creativa", acomodan sus balances. Así, evitan cambiar pesos en el mercado paralelo y quedar excluidas del MULC. La contracara: esto explicaría parte de la mayor demanda de divisas que amplió la brecha cambiaria en los últimos días.

Temas relacionados
Más noticias de Importaciones

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.