Tensión en la campaña

El equipo de Milei pide más fiscales para el balotaje y pone el ojo en el escrutinio

El encargado de la estrategia digital de La Libertad Avanza, Fernando Cerimedo, recurrió a la oficina electoral para que continúen las garantías de transparencia de los comicios.

En esta noticia

Luego de la derrota en las elecciones generales, la cuestión de la fiscalización electoral se posicionó como la mayor prioridad dentro del equipo de campaña de La Libertad Avanza, que ya saben que, por sí solos, no cuentan con los afiliados partidarios necesarios para cubrir las más de 100.000 mesas y los casi 17.000 locales de votación dispuestos en todo el país.

Si bien el mismo Javier Milei impulsó a principios de año la campaña para juntar esa cantidad de fiscales, su alianza partidaria no logró movilizar el caudal necesario en ninguna de las dos elecciones que precedieron al balotaje. "Fuimos un desastre en las PASO, y en las generales Barrionuevo no ayudó en nada", le comentó a este medio una importante figura del espacio.

A las semanas de haberse incorporado a la estructura mileista, el sindicalista Luis Barrionuevo había prometido movilizar casi 200.000 afiliados en 11 provincias diferentes. Sin embargo, los representantes libertarios acusaron tras las generales que la ayuda "nunca llegó" y que el aporte de la UTHGRA para la primera vuelta fue casi inexistente.

El fracaso de la territorialidad terminó debilitando al operador nacional Carlos Kikuchi, quien ahora fue relegado en varias de sus funciones por los eventuales ministros del gabinete de Milei, Guillermo Francos (Interior) y Guillermo Ferraro (Infraestructura). Ambos se reunieron el lunes con la ex embajadora de la OEA y alfil de Mauricio Macri, Paula Bertol, quien fue la designada por el expresidente para orientarlos en la diagramación del programa de fiscalización, tanto en la organización como capacitación.

El asesor y eventual ministro de Javier Milei, Guillermo Francos. (Marcelo Capece/NA)

En ese grupo de díscolos cambiemitas que aportan su experiencia para la fiscalización libertaria están el anterior jefe de campaña de Patricia Bullrich, Juan Pablo Arenaza; el diputado electo, Cristian Ritondo, el senador nacional, José Torello; y el extitular del PRO, Federico Angelini.

Este enfoque para el balotaje versa en que la falta de partidarios en las mesas electorales podría hacer mermar el rendimiento electoral de Milei. Históricamente los balotajes han mostrado cifras ajustadas, y el número que Massa sacó en la primera vuelta sorprendió a todo el dispositivo libertario. Así, la holgura con la que esperaban llegar a noviembre no está ni cerca de darse.

El pedido de La Libertad Avanza a la DINE

En la jornada de ayer, desde La Libertad Avanza realizaron diversas solicitudes a la Dirección Nacional Electoral (DINE), área de la que depende la realización del recuento provisorio, en donde suelen encontrarse algunos errores de carga que igualmente no inciden en el resultado definitivo.

Quien se encargó de hacer aquellos pedidos fue el encargado de la campaña digital de La Libertad Avanza, Fernando Cerimedo. Según expresó en los documentos a los que tuvo acceso El Cronista, se justificó las concesiones para "extremar los controles de la carga de datos y ayudar a mantener la transparencia y objetividad en el escrutinio provisorio" del balotaje.

Dos de las cuatro fojas que presentó Cerimedo ante la DINE. (El Cronista)

Hasta ahora, el consultor especializado en marketing digital ha mitigado los impulsos de los usuarios libertarios en redes sobre la posibilidad de un fraude. "En el escrutinio provisorio es imposible que haya fraude, simplemente marcamos nuestra preocupación por el robo de boletas que promueven los K", indicó en un tuit previo a las generales.

Según se desprende de sus presentaciones ante el área electoral que dirige Marcos Schiavi, se solicitó:

  • El acceso al seguimiento por GPS de los camiones que trasladan las urnas de los colegios hacia los juzgados para el escrutinio definitivo, y de los vehículos que trasladan los telegramas desde las escuelas hasta las sucursales electorales digitales (SED)
  • Aumentar de 10 a 300 la cantidad de fiscales informáticos para supervisar en tiempo real la carga de telegramas.
  • Acceso de manera presencial con fiscales a la zona de digitación donde se realiza la 3ra digitación y a la mesa de resolución de incidencias.
  • Cambios en los criterios de status de telegramas, para que todos los que tengan diferencias pasen a incidencias y no arbitrariamente los que los votos emitidos son menores a los votos totales.

"Necesitamos de todos para fiscalizar esta elección. Necesitamos tener la evidencia de cada mesa para, de ser necesario, pedir la apertura de las urnas", dijo Cerimedo al comunicarlo en las redes en la tarde de ayer.

Desde la DINE comentaron que los pedidos serán debidamente analizados y que tienen posibilidad de ser concedidos. Consultores electorales externos, también consultados por este medio, remarcaron que todos los requerimientos suenan viables y que sirven para aumentar los niveles de transparencia, si es que una fuerza política lo cree necesario.

Los trolls que comenzaron a enrarecer el clima electoral

Ante la imprevisibilidad que hay en torno al balotaje, diferentes cuentas libertarias comenzaron a horadar la legitimidad del sistema mediante electoral la presunción de que en las generales hubo irregularidades que llevaron a un fraude; las cuales, advierten, se podrían replicar a nivel masivo en la segunda vuelta.

Las interacciones en torno a esta teoría se dispararon luego de que el periodista Luis Gasulla aludiera a que había 1700 mesas en las que La Libertad Avanza había tenido 0 votos y que aquello configuraba un indicio ineludible para acusar complot hacia la alianza libertaria.

La operación se cayó a los pocos días. El investigador Rodrigo Quiroga clarifica que la gran mayoría de los datos erróneos fueron corregidos en el escrutinio definitivo -el único con validez legal- y que la cantidad de mesas sin votos que aparecían en el provisorio eran similares para LLA (1669), JxC (1675) como para UxP (1652), dado por errores lógicos en la carga de telegramas.

El clima de sospecha generado por aquella desinformación se replicó en los círculos de las cuentas libertarias en redes. La Justicia Electoral Nacional, independiente del Ejecutivo, debió salir con un duro comunicado contra aquellas versiones.

En las 33 elecciones nacionales previas, todas tuvieron un resultado aceptado por todas las fuerzas y con amplia legitimidad, sin aludir a fraudes ni en momentos de tensión como la que se percibe hoy en día. Quienes lo han insinuado alguna vez siempre perdieron en la instancia anterior: ello indica el por qué los libertarios no dudaron en hacer ese tipo de reclamos de manera masiva tras las PASO, instancia que ganaron por 30 puntos.

Desde la estructura de dirigentes libertarios mantienen mayor cautela, aunque propician con su omisión esos discursos.

En diálogo con El Cronista, un importante líder de la alianza afirmó que "si no hay un fiscal por mesa va a ser difícil que no nos roben". Sin embargo, destacó que, ante ese caso, igualmente, "no vamos a estar llorando fraude". "Nos robaron a dos manos, pero necesitamos fiscales", indicó.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • FD

    Fran D.

    31/10/23

    Pongan la boleta única y dejen de joder con el tema de si se roban o no de boletas. Las elecciones se ganan en las urnas.

    1
    0
    Responder