PANORAMA POLÍTICO

El 'dólar Massa', el VAR de la Justicia y el mensaje de La Cámpora

El nuevo ministro de Economía genera alivio en la interna del Frente de Todos pero está urgido por el ingreso de dólares. Desde el kirchnerismo, lo acompañan con cierta condición.

A la misma hora que el Indec daba a conocer el índice más alto de inflación de los últimos 20 años, 7.4, Sergio Massa convencía a empresarios hidrocarburíferos para que financien con aportes privados la segunda etapa del gasoducto Néstor Kirchner. "Quiero dólares, no pesos", bromeaba el nuevo ministro de Economía. Durante el encuentro privado previo, junto a otros funcionarios, había resaltado el rol que tiene el Estado como articulador pero pasándole la pelota a la industria para trasladar el gas de Vaca Muerta y que el área, por fin, despegue.

En la misma mesa se sentaron con Massa los empresarios Germán Macchia (Pluspetrol), Marcos Bulgheroni (PAE); Manfred Böckmann (Wintershell), Ricardo Markus (Tecpetrol), Javier Rielo (Total), Horacio Turri y Marcelo Mindlin (Pampa Energía) y Pablo González, presidente de YPF, con el CEO Pablo Iuliano.

"Quiero dólares", repite Massa a sus interlocutores mientras ordena la gestión y la interna de los funcionarios y ex funcionarios del Frente de Todos.

El líder del Frente Renovador, junto al equipo de YPF, sorprendió con la batería de anuncios en la feria más grande de la Patagonia e hizo alarde del orden que le da a la gestión: en el mismo avión subió a Darío Martínez, ex secretario de Energía, y a su reemplazante, Flavia Royón. Al día siguiente repitió estrategia sumando a Julián Domínguez y al nuevo secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo, al encuentro con la Mesa de Enlace.

Massa hizo anuncios en Neuquén junto al gobernador Omar Gutiérrez, Royón y Martínez

Massa destrabó proyectos que estaban demorados y permitirán generar ingreso de divisas. También apuró anuncios en los que trabajaban sus predecesores como la simplificación de importaciones. Puso dos condiciones: aporte privado y más control para evitar sobrefacturaciones.

Su manejo en la interna del Frente alivia a Todos, según se escucha. A diario informa al Presidente Alberto Fernández y mantiene permanente comunicación con Cristina KirchnerMáximo Kirchner. Por eso el mensaje que bajó el entorno de Axel Kicillof: "A trabajar todos juntos para que funcione", respondió un colaborador ante la consulta de El Cronista.

El Gobierno publicó el Decreto que habilita el régimen especial de divisas a las petroleras y gasíferas - El Cronista

Bahillo dio detalles sobre la reunión con la Mesa de Enlace: qué temas trataron - El Cronista

MENSAJE K 

Cristina Kirchner habilitó el Senado para dar tratamiento a leyes que pidió Sergio Massa

El fantasma de la hiperinflación acalló la asamblea permanente del oficialismo, incluso se oyeron apoyos explícitos al Presidente. Pero aunque el cristinismo y La Cámpora delegaron en Massa la gestión, no ceden su tajada de poder. "Sergio", lo llaman con tratamiento de amigo en todas las conversaciones en las que se lo menciona.

Lo que sí genera preocupación es un escenario positivo que aliente a Alberto Fernández a ir por una revancha en el 2023. Se descuenta que Massa reclamará su turno. Sin embargo en la intimidad el Presidente admite aún que le gustaría otro período más, sin guerra ni pandemia. En voz baja se repite lo sabido: "Cristina no lo va a bancar". Él tampoco hace gestos para reconciliarse más allá de los que hizo para superar la última crisis.

Nuevo bono para jubilados: Máximo Kirchner rompió el silencio y salió a defender el sistema jubilatorio - El Cronista

                                                                                                                                Las definiciones de Cristina y Máximo Kirchner no se esperan antes de febrero o marzo según advierten quienes los frecuentan y esperan que sean candidatos por Buenos Aires. A la vez, descreen de las versiones que ubican al diputado nacional regresando a Santa Cruz para heredar el sillón de su tía Alicia Kirchner.

Con una clase media cada vez más golpeada -"cada día un poco menos clase media", subrayan- y con índices de crecimiento que no se perciben en los bolsillos ni a la hora de ir al supermercado, el kirchnerismo espera que CFK vuelva a los actos y contenga a su electorado, ese que no está representado por Juntos por el Cambio ni por el massismo.

MÁXIMO EN ALERTA

El martes el diputado Máximo Kirchner, presidente del PJ bonaerense, habló en un acto en La Plata

Máximo Kirchner volvió al ruedo con cautela y bajo el escudo del PJ provincial que preside. Esta semana tuvo dos presentaciones 100% kichneristas. El martes encabezó un acto en la gobernación bonaerense con Axel Kicillof, Fernanda Raverta (Anses) y el ministro de Desarrollo con la Comunidad, Andrés Larroque.

El viernes se refugió en Ensenada, distrito puramente cristinista. Con su presencia destacó una vez más la gestión de Mario Secco rodeado por el ministro Eduardo ‘Wado' De Pedro y el camporismo de Interior -Avelino Zurro, secretario de Municipios, y Santiago Révora, subsecretario de Asuntos Municipales- y otra vez con 'El Cuervo' Larroque. Además la escudería camporista que no perdió sino que sumó funcionarios en Gobierno -en AFIP por ejemplo-, defiende a los propios en los municipios del Conurbano bonaerense.

INTENDENTES

Juan Zabaleta convocó a los municipios por el Potenciar Trabaja, a la izquierda Mussi y Kravetz

El miércoles por la noche hubo una cena de más de dos horas en José C. Paz con Mario Ishii como anfitrión. La convocatoria era para intendentes de la Primera Sección, preocupados por la gestión y el futuro electoral.

En lugar de Kicillof, que no tiene por estilo la rosca de asados peronistas, estuvo el ministro de Infraestructura, Leonardo Nardini. Por Nación se acercaron Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Juan Zabaleta (Desarrollo Social).

Un intendente cercano a Máximo Kirchner se sumó al equipo de Sergio Massa - El Cronista

Un detalle no pasó inadvertido: el camporista Damián Selci dice no haber sido invitado y se atribuye el olvido a su deseo de pasar de interino de 'Juanchi', en Hurlingham, a titular en el 2023.

El 'olvido' se repitió el viernes cuando invitaron a intendentes de la Primera y Tercera Sección a una reunión al ministerio para hablar sobre las auditorías de los Potenciar Trabajo. La convocatoria era para oficialistas y opositores. Fueron desde la camporista Mayra Mendoza (Quilmes) a Nicolás Mantegaza (San Vicente), Federico Achaval (Pilar), Juan José Mussi (Berazategui), Gastón Granados (Ezeiza), Julio Zamora (Tigre) y Leonardo Boto (Luján).

El tigrense Zamora preguntó preocupado si frente a la nueva segmentación de tarifas eléctricas e inflación se iba a contemplar la situación de personas que van a entrar en vulnerabilidad, es decir, los nuevos pobres que además ya tienen vedado el acceso a nuevos planes. El ministro Zabaleta respondió que sí, que se tendrá en cuenta.

¿Frente a la nueva segmentación de tarifas eléctricas e inflación se va a contemplar la situación de personas que van a entrar en vulnerabilidad?, preguntó un intendente

Por la oposición, entre otros, estuvo Diego Kravetz, en representación de Lanús. "Quiero escuchar a los opositores porque a veces acá está todo bien y después afuera dicen otra cosa", apuntó Mendoza. Casi como si estuviera ensayado, Mussi se corrió para atrás y dejó en evidencia a Kravetz que no esquivó la chicana y manifestó compartir la idea de las auditorías y de pasar el control a los municipios. De hecho su intendente, Néstor Grindetti, dijo algo parecido junto a Hilda 'Chiche' Duhalde en un acto con las otrora 'manzaneras'.

Desde el camporismo hubo una reacción sutil, sólo para ‘entendidos'. Con guiño de Máximo Kirchner, Selci organizó un acto por su primer año al frente de Hurlingham y presentó un informe de gestión. Lo acompañaron Mendoza, Juani Ustarroz (Mercedes), Boto y funcionarios y legisladores de La Cámpora como Martín Rodríguez (número dos del PAMI), Daniela Vilar, Florencia Lampreabe, Emmanuel González Santalla, José ‘Cote' Rossi y Santiago Fidanza. El mensaje fue la inusual foto de todos ellos juntos.

El intendente interino de Hurlingham, Damián Selci, junto a dirigentes de La Cámpora

A pesar de esas facturas internas, en cada encuentro de intendentes, más o menos K, se comparte la preocupación sobre cómo defender el territorio y la gestión y las paritarias municipales frente al alza de los precios.

En cambio coinciden en el voto de esperanza a Massa, especialmente después de que en José C. Paz los tranquilizara Katopodis. Como la subejecución es habitual y los pagos están en fecha, podría haber un leve corrimiento en las obras, les dijo, sin afectar su continuidad.

Hoy los municipios tienen superávit y recuperaron índices normales de recaudación después de la pandemia, explicaron los intendentes en la comida de Ishii. El problema, admitían, es la macroeconomía y la caída del poder adquisitivo.

Lo que más preocupa al kirchnerismo es el rol del Poder Judicial no sólo respecto a la causa por la obra pública en la que se juzga a Cristina Fernández de Kirchner. Ven a jueces y camaristas como un VAR dispuestos a revisar y dejar sin efecto cualquier próxima medida, por ejemplo la segmentación de tarifas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios