Dato claveExclusivo Members

Dólares: sin combustibles, a cuánto llegó la importación de bienes en julio

Mientras el Gobierno puja con el FMI y acota el acceso a divisas, qué pasó con las importaciones el mes previo a las primarias. El acumulado de siete meses es el segundo más alto en 5 años, solo superado en 2022. Los rubros que caen

En esta noticia

Las importaciones de bienes cayeron en torno a 20% interanual en julio, pero el grueso de la baja se concentró en combustibles y lubricantes. Sin tener en cuenta a la energía, las compras al exterior se mantuvieron estables en comparación con los valores de hace un año, según información oficial preliminar a la que accedió El Cronista.

En julio, las importaciones rozaron los u$s 6700 millones y cayeron 7% en comparación con junio y 19% contra el mismo mes de 2022. Hace un año, las compras externas demandaron u$s 8300 millones. Pero si en julio del año pasado se gastaron u$s 2400 millones en energía y u$s 5900 millones en el resto de los bienes, el mes pasado las compras de combustibles cayeron 60% y apenas demandaron u$s 900 millones, mientras que el resto insumió u$s 5800 millones.

Ajuste fiscal, SIRA y dólar importador: pagos del Estado atrasados y los nuevos costos para cumplir con el FMI

El freno importador también alcanza a pagos en yuanes

El nivel de importaciones se sostuvo en estos niveles a pesar de que en la última semana del mes pasado la actividad estuvo prácticamente paralizada por la entrada en vigencia del nuevo impuesto PAIS y las demoras en su reglamentación. 

Desde el 1 de agosto, la AFIP restringió en aproximadamente 25% la Capacidad Económica Financiera (CEF) que permite a las empresas acceder a dólares para importar, de manera generalizada, según estimaciones de la consultora EPyCA.

Mayor esfuerzo

Por eso, analistas esperan un nuevo descenso en las compras externas a partir de este mes. Según Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, si se cumpliera con la meta de acumulación de reservas que reclama el FMI (embolsar u$s 8000 millones para terminar el año en u$s 1000 millones netos) solo con trabas a las importaciones, las compras externas deberían bajar un 25% adicional. Con un aditivo: la estacionalidad de las compras de energía llega a su fin, por lo que el grueso del ajuste debería ocurrir en el resto de los bienes.

La adquisición de bienes intermedios, que forman parte de los procesos productivos, demandó unos u$s 2650 millones y cayó 8% contra junio y 2% interanual. Pero al interior del rubro -el más pesado de los "Usos económicos", según la nomenclatura del Indec- se nota que aumentó la importación de soja para paliar el efecto de la sequía en las plantas de molienda, por lo que la caída fue más pronunciada en el resto de las importaciones.

La importación de soja para molienda sigue en alza, a contramano del resto de las compras.

La importación de Alimentos y bebidas básicos fundamentalmente para la industria, donde se computa la compra de soja al exterior, trepó 137% anual en julio, hasta rozar los u$s 600 millones. El resto de los suministros industriales (alimentos elaborados para la industria, suministros industriales básicos y suministros industriales no especificados) cayeron entre 15 y 30% anual. 

El ítem más relevante aquí es el de insumos no especificados, que representa más del 70% de los bienes intermedios. Este tipo de importaciones cayó 15%, a un nivel algo inferior a los u$s 2000 millones.

Menos autos y bienes de consumo

La importación de bienes de consumo cayó 5% anual, a un estimado de u$s 680 millones. En cambio, la compra de bienes de capital subió 7% anual, a unos u$s 1000 millones y la de piezas y partes de bienes de capital aumentó 1%, a algo más de u$s 1300 millones.

En julio, además, se frenó la importación de automóviles 0km, que venía mostrando números similares a los de 2022. La adquisición de vehículos totalizó algo más de u$s 40 millones, con una caída del 80% tanto contra junio como contra el valor de hace un año. Al discriminar por sectores económicos, la industria automotriz importó por algo más de u$s 1000 millones (incluyendo autopartes y otros insumos), u 8% menos que hace un año.

La importación del sector automotriz cae 8%.

Entre los sectores económicos, solo la industria oleaginosa mostró importaciones mayores a julio de 2023. Otras grandes industrias importadoras, como el sector de químicos, caucho y plásticos, el petrolero y la electricidad, cayeron entre 20 y 75% anual.

Puja con el Fondo

El FMI le reclama a la Argentina contener importaciones para acumular reservas. En el acumulado de siete meses, las importaciones rozan los u$s 45.000 millones y caen 10% anual, con un 40% menos de compras de combustibles. Pero es el segundo valor más alto de los últimos 5 años, solo superado por 2022. En medio de la sequía, el país importó, hasta julio, u$s 10.000 millones más que en 2021.

El FMI reclama importar menos para fortalecer las reservas del BCRA.

El Gobierno intentaba, hasta las nuevas medidas, que el proceso afecte lo menos posible a la producción. Pedía a las empresas que financien, con deuda comercial, las adquisiciones para producir, con el convencimiento de que la balanza comercial superavitaria de 2024 permitirá pagar la cuenta. También utilizó buena parte del primer tramo del swap de libre disponibilidad con china para importar desde ese destino.

Así y todo, la compra de bienes intermedios acumulaba una caída de 4%, pero con mermas de entre 18 y 38% si se excluye a la compra de soja. Mientras que la de piezas y accesorios de bienes de capital subía 6%. La compra de bienes de consumo acumula una caída del 8% en siete meses.

Temas relacionados
Más noticias de Importaciones

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.