DESPIDOS

Doble indemnización: cómo planea el Gobierno la eliminación de la medida que reclaman los empresarios

El Ejecutivo ya tiene decidido poner fin a la indemnización agravada y también a la prohibición de despidos. Se lo comunicó a la conducción de la CGT. Desde cuándo dejarán de estar vigentes. Todos los detalles

El Gobierno ya tomó la decisión de dejar sin efecto en el corto plazo el decreto que dispuso la prohibición de despidos y el mecanismo de doble indemnización, las dos medidas con las que buscó contener la destrucción de puestos de trabajo y evitar despidos masivos frente a la crítica situación económica de los últimos dos años y el impacto de la pandemia sobre el mercado laboral.

La determinación que la administración de Alberto Fernández venía madurando desde hace semanas terminó de tomar forma después de que se conocieron el martes los datos sobre la evolución del mercado de trabajo durante el tercer trimestre del año, que marcaron una significativa caída del desempleo al 8,2% de la población y la creación de 300.000 puestos de trabajo nuevos durante el período julio-septiembre.

En esa línea, desde el Ejecutivo hicieron saber en las últimas horas a la conducción de la CGT la intención de avanzar en un esquema de eliminación gradual del mecanismo de doble indemnización que rige desde diciembre de 2019, un reclamo por el que presionan desde hace meses los principales sectores empresarios. 

Según las alternativas que se analizan en los principales despachos de la Casa Rosada el plan contemplaría la reducción mensual o por bimestre de un porcentaje de la indemnización agravada de manera de completar en junio de 2022 su eliminación completa.

En la actualidad, tras los numerosos decretos que extendieron la medida, rige un tope de $ 500.000 para el plus indemnizatorio fijado. La apuesta oficial es que ese monto se vaya reduciendo progresivamente durante el primer semestre 2022 hasta desaparecer por completo. 

"Es la idea en que se está trabajando, pero faltan resolver algunos detalles", dijeron a este diario fuentes gubernamentales respecto del esquema definido para ponerle fin a la medida.

Lo que aún resta resolver es el formato por el que se optará para ir reduciendo en forma gradual el recargo indemnizatorio: es que mientras algunos funcionarios plantean que se efectúe mes a mes (disminuyendo porcentualmente el recargo), otros proponen un esquema de recorte bimestral hasta su final a mitad de año. Apenas unos pocos colaboradores de Fernández pretendían la eliminación total en un solo tramo (el próximo 31 de enero cuando vence el decreto vigente o desde marzo), pero esa idea por ahora no prosperó en la Casa Rosada. "La salida gradual es lo más conveniente", argumentan cerca del jefe de Estado.

Desde la CGT admitieron que el Gobierno ya les hizo saber su decisión de dejar sin efecto en forma progresiva el sistema de indemnización agravada frente a los datos de recuperación del empleo que evidenció el mercado laboral en los últimos meses. 

Y si bien anticiparon que es razonable la decisión oficial, advirtieron que aún hay actividades que no lograron recuperar los puestos de trabajo que se perdieron durante la pandemia. "Es previsible que se apunte a empezar a normalizar el mercado de trabajo, pero también pedimos que se avancen con otras medidas para generar empleo en los sectores que hoy siguen golpeados por la crisis", reclamó un importante referente de la conducción de la principal central obrera.

En ese sentido, las críticas sindicales se concentran en el acotado efecto de los programas anunciados por el Ministerio de Trabajo para fomentar la creación de nuevos puestos o para facilitar la incorporación de los beneficiarios de planes sociales al mercado de trabajo formal. "Nada de eso está dando resultados, no sirve", se quejó muy crítico otro referente cegetista. 

En la entidad aguardan ahora por los detalles del proyecto que prepara la cartera laboral para reducir el financiamiento de los Repro para destinar esos fondos a nuevos programas de capacitación y aliento a la creación de empleo.

Los gremialistas interpretan que esa estrategia es clave especialmente porque descuentan que, a diferencia del esquema gradual de salida de la doble indemnización, el Gobierno pondrá fin el 31 de diciembre al decreto de prohibición de despidos sin causa que se había dispuesto desde marzo de 2020 con la intención de evitar cesantías y suspensiones masivas de trabajadores por el impacto de la pandemia.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios