Guerra de sesiones en Diputados

El oficialismo bloquea el debate por la Boleta Única y la oposición teme una jugada encubierta

El Frente de Todos convocó a una sesión especial con la intención de bloquear la convocatoria que hicieron otras bancadas. Juntos por el Cambio teme que sancionen "cualquier proyecto".

"Picardía política, guerra de sesiones, maniobra burda". Estas fueron algunas de las expresiones que se escucharon el martes por la noche en Diputados luego de que el Frente de Todos jugara una carta inesperada: convocó a una sesión para una hora antes de la solicitada por prácticamente toda la oposición la semana pasada y que tenía como tema central avanzar con la Boleta Única de Papel.

La bancada que preside Germán Martínez sorprendió a última hora. A los minutos de dar a conocer que había llegado a "un acuerdo parlamentario" con Juntos por el Cambio para poner en agenda a los damnificados por los créditos UVA, difundieron la convocatoria a una sesión especial para el jueves a las 11.

En menos de 7 días, la oposición ya le marcó dos veces la cancha al 

Boleta única papel: la oposición pone contra las cuerdas al oficialismo para que se vote el proyecto  

El pedido de sesión fue hecho por un grupo de diputados del oficialismo, con Martínez y la massista Cecilia Moreau a la cabeza. El día y la hora no son casuales. 

El llamado es para este jueves, una hora antes de la sesión que había convocado prácticamente todo el arco opositor para avanzar con el debate por la implementación de la Boleta Única de Papel. Si el oficialismo logra conseguir el quórum, la sesión de las 12 deberá ser abortada, ya que no se pueden celebrar dos sesiones en paralelo.

La jugada del Frente de Todo fue astuta. El temario incluye una serie de medidas que cuentan con amplio acompañamiento y que fueron dictaminadas esta semana. Por caso, la ley que busca darle una respuesta integral al VIH, hepatitis y un conjunto de infecciones de transmisión sexual. Así como también el marco regulatorio para la producción del cannabis medicinal y el cáñamo industrial, junto con la prórroga del régimen de incentivo a la construcción.

La sesión convocada por el oficialismo incluye temas dictaminados en la jornada de ayer.

La gran duda por estas horas es si la bancada del Frente de Todos, que cuenta con 118 diputados, logrará sumar los 129 presentes en el recinto para poner en marcha la sesión. Para eso, requerirá del visto bueno de la Izquierda, el MPN, SER el Interbloque Federal o la bancada "Provincias Unidas" que, por ahora, no hicieron pública sus estrategias. Estos dos últimos espacios acompañaron el pedido de sesión de las 12.

Según pudo saber este medio, los cuatro diputados de Provincias Unidas sí darían el presente a la sesión de las 11, al igual que los cuatro diputados de la Izquierda. En cambio, el Interbloque Federal demoró en fijar postura. En las próximas horas, entonces, se conocerá si la juagada oficialista tiene éxito o naufraga.

Germán Martínez (Frente de Todos) intenta imponer una agenda amplia pero que excluye la boleta única.

Tras bambalinas

Desde Juntos por el Cambio se mostraron desconfiados por la "jugada" del Frente de Todos. Es por eso que acordaron que si logran el quórum para la sesión, esperarán "detrás de bambalinas".

Congreso dividido: Cristina Kirchner va por la reforma de la Corte Suprema y Sergio Massa atiende el 'ultimátum' de gobernadores

Con su "jugada", Cristina Kirchner formalizó que ocupa la segunda minoría

Temen que traten "cualquier cosa", como la ley que reforma el Consejo de la Magistratura, que sigue trabada en la cámara que preside Sergio Massa. Es que, haciendo uso del reglamento, el oficialismo podría constituir el recinto en comisión con los dos tercios de los presentes, dictaminar proyectos y hasta  sancionarlos allí mismo.

"Si lo obtuvieran sin JxC, estás obligado a entrar para impedir que hagan cualquier fechoría", explicaron desde ese espacio.

La jugada del Frente de Todos fue arriesgada. Si no logran el quórum, quedará en evidencia -una vez más- su debilidad parlamentaria, además de haber apelado a una estrategia que, para algunos referentes de la oposición, no fue una "picardía política" sino una "utilización inmoral del reglamento".

Si la jugada tiene éxito, la oposición podría reprogramar la sesión especial y avanzar con el debate por la Boleta Única de Papel en los próximos días. El efecto sería de corto aliento.  

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios