Entrevista El Cronista

Santilli: "Escuchar a algunos candidatos que plantean el debate cuando nunca debatieron suena raro"

El precandidato a diputado de Juntos aseguró que la foto de Olivos "lastima", pero que "el verdadero juicio va a ser en las urnas". Además, rechazó la posibilidad de debatir con Facundo Manes antes de las primarias.

Diego Santilli se enorgullece de los kilómetros recorridos en la provincia de Buenos Aires desde que comenzó la campaña. Asegura que son 8000 y que fueron realizados en auto. Entre lunes y miércoles recorre el conurbano y de jueves a sábado viaja al interior de la provincia. Luego de haber sido electo dos veces vicejefe de gobierno y una senador nacional por la ciudad, quiere afianzar su presencia en la provincia.

Luego de presentar sus propuestas de campaña en un acto en Tres de Febrero dialogó con El Cronista sobre los conflictos de la interna, el lugar que debe ocupar Mauricio Macri y los problemas estructurales de la provincia.

¿Qué sintió con la foto de Olivos? ¿Fueron suficientes las explicaciones del presidente?

Te duele, es una foto que te lastima. Porque en aquel momento no sabías lo que pasaba. Los médicos pusieron el cuerpo desde el día uno pero tenían miedo, todos teníamos miedo. Yo me la pasaba en las guardias de los hospitales a la noche, eso de poner el cuerpo. Cuando ves esa foto, en esos momentos, así no va. A mí me genera dolor y tristeza, uno tiene que dar el ejemplo. Y cuando no se da el ejemplo está cercenando el valor de la palabra en una sociedad que quiere confiar, salir adelante y que está preocupada por lo que nos pasa. No solo por la pandemia sino por los problemas estructurales que tenemos como país. Debilita mucho la palabra y en este caso la presidencial.

¿Qué opina de la posibilidad de un juicio político o de algún tipo de sanción?

Eso lo va a determinar el Congreso. Pero el verdadero juicio va a ser el de las urnas. El 12 de septiembre y en noviembre. Para el juicio político hay que tener una mayoría que no tiene la oposición.

Facundo Manes lanzó la posibilidad de que haya un debate, ¿le gustaría participar?

Nosotros como espacio siempre debatimos. Escucho algunos candidatos que plantean el debate cuando la provincia de Buenos Aires nunca debatió. Excepto con Cafiero y Casella, en el 87. Entonces escuchar a algunos candidatos que plantean el debate cuando nunca debatieron suena raro.

Pero porque nunca fueron candidatos.

No... nunca debatió el kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires. Por otro lado, tengo comprometidas todas las salidas de aquí al 12 de septiembre con recorridas al interior. Hoy somos precandidatos, cuando seamos candidatos vamos a debatir, siempre lo he hecho. No vamos a discutirlo ahora.

La interna empezó fuerte. Horacio Rodríguez Larreta y usted siempre tuvieron un perfil conciliador. ¿Cómo vivió esos dardos que se tiraban, incluida gente de su espacio?

No valía la pena, me parece que no era bueno. Nuestro verdadero adversario son los problemas de la gente: seguridad, falta de laburo, desocupación, acceso a la salud. Y nuestro adversario político es el kirchnerismo. Siempre que hay un cierre de listas hay tensiones, pasa en todas las familias. Pero no ayudó al comienzo, la gente nos quiere ver unidos. Ahora vamos a tener una primaria propositiva, la gente va a definir quién quiere que encabece la lista y ahí estaremos todos juntos compitiendo contra nuestro verdadero adversario, el kirchnerismo.

El adversario es el kirchnerismo, pero antes están las primarias. Para el votante convencido de Juntos por el Cambio, ¿qué representa usted y qué representa Manes?

Te puedo decir lo que represento yo, lo que representa Manes lo tiene que decir él, yo no lo voy a decir, no me gusta hablar del otro. Yo represento la experiencia, poner el cuerpo, hacerme cargo, entender cómo se resuelven los problemas. Enfrenté temas como la seguridad, algo muy complicado, la gente sufre mucho. Logramos reducir indicadores a 25 años atrás. Por supuesto que falta, pero todos los delitos empezaron a tener una tendencia a la baja fuerte.

Emilio Monzó: "Santilli conoce la provincia, pero no creo que la sienta"

Una de sus propuestas de campaña es endurecer las penas para la venta de drogas. ¿Atacar ese eslabón puede ser una solución?

Si te referís al narcomenudeo es otra cosa. Yo me refiero al narcotráfico. Hemos trabajado muy bien el narcomenudeo. Pero esto no se trata del que vende un porro, sino del crimen organizado, el que diversifica y maneja los búnkers. No debe ser gratis. Los países en los que su población está segura son los países en los que se detiene y condena a los delincuentes. Y donde cumplen la condena. ¿Cómo hacés para detenerlos si tenés gran parte de tu fuerza haciendo tareas administrativas? Nosotros multiplicamos por tres la cantidad de presencia policial en la calle y no aumentamos por tres los policías.

¿Los sistemas de monitoreo de la ciudad se pueden implementar en la provincia?

Pero claro, son sistemas argentinos, no es que vino la NASA. Primero hay poner a los hombres y mujeres en la calle. Segundo, dar equipamiento, capacitación y educación. Tercero, usar la tecnología. Hay que georreferenciar cada patrullero, moto y policía. Y eso integrarlo en un sistema que corra.

Pero no están disponibles los mismos recursos: hoy la ciudad de Buenos Aires destina $31.000 por año por habitante a Justicia y Seguridad. La provincia de Buenos Aires no llega a $13.000. ¿En la provincia habría que bajar recursos de otras áreas para destinarlos a seguridad?

No es un problema de recursos, es de decisión política. Tenés a 15.000 policías haciendo tareas administrativas. A vos como ciudadano te cuesta mucho formar un policía, lo pagás con tus impuestos. Entonces primero usá el recurso que tenés. No estoy diciendo traer policías nuevos, que eso implicaría más presupuesto. Cuando recibimos la Policía Federal teníamos 6000 policías en la calle. Hoy hay 19.000 y tenemos la misma cantidad de fuerzas que había antes.

¿Y las tareas administrativas quién las cumple?

Civiles, policías reestructurados.

Entonces ahí son necesarios nuevos recursos.

Pero es mucho más barato, no es lo mismo un policía que un civil. No hay que multiplicar los recursos por dos o por tres, se trata de reestructurar lo que está. Por supuesto que tenés que invertir más. Las cuatro tareas primordiales del Estado son educación, salud, seguridad e infraestructura. Hay que destinar los recursos hacia ahí.

Otras de sus propuestas están destinadas a la producción o el trabajo, pero no hay mucho sobre cuestiones económicas. ¿La economía debería dirigirse hacia donde fue durante el gobierno de Mauricio Macri o en otra dirección?

La economía es más compleja que solo un proyecto de ley, se necesita un plan económico integral y de eso se desprenden leyes. Lo que sí podemos hacer desde el Congreso es fomentar el trabajo, como bajar los impuestos laborales. La Argentina tiene desde hace muchos años problemas en la generación de empleo privado. Y el Estado no puede tomar más gente. Hay que generar una economía virtuosa: si bajan los impuestos las pymes empiezan a tomar, sobre todo a jóvenes. En la región somos el país que peor está en empleo joven. Además son los chicos que están en la informalidad. Hay que meterlos en la formalidad, que tengan obra social y un sistema que les permita crecer con el fruto de su trabajo.

Otra propuesta es la boleta única papel. Cada año impar se habla del tema, pero como hay elecciones no se puede hacer. ¿Por qué no lo proponen en otro momento, por qué no se hizo en la ciudad?

En la ciudad se hizo la boleta electrónica, similar a lo que hizo Salta. El problema es que las últimas elecciones han sido conjuntas, y entonces manda el código nacional electoral. No podés llevar a una persona a que vaya a votar a los candidatos con dos sistemas distintos.

Salta sí hizo eso, hubo elecciones concurrentes.

Pero en la ciudad hay tres millones de personas. Hacer dos filas, la pandemia, imposible.

Pero esta propuesta es que sea similar a Córdoba o Santa Fe, que son boletas papel.

Exactamente. Es el otro paso. Si no vamos con boleta electrónica vamos con un sistema con el que podemos terminar con las organizaciones, cantidad de referentes, punteros, imprimir boletas.

¿Y entonces por qué no se hizo hasta ahora?

Porque la clase política no lo quiere hacer. Pero insistimos siempre en hacerlo.

¿Cuál es su diagnóstico de la provincia de Buenos Aires? ¿Los gobiernos no han sido exitosos porque fueron malos o porque hay cuestiones estructurales que hacen que ningún gobierno pueda ser bueno?

Qué pregunta, el huevo o la gallina. Creo que un poco y un poco. Hay temas estructurales que requieren que el país salga adelante, a la provincia la afecta la macroeconomía. También creo que la provincia tiene que entender el conurbano, pero también cuenta una provincia productiva de ruta 6 hacia el interior que es pujante. El campo, el turismo, la minería, la industria. Hay que dejar ser al sector productivo y acompañarlo para ayudar al que menos tiene.

¿Es posible eso con la actual estructura de la provincia? Algunos plantean incluso la necesidad de dividirla, ¿cómo lo ve?

Hay que desconcentrarla un poco. Cuando acercás la gestión a la gente la cosa es distinta. Como en salud, cuando hay salas de atención primaria se descomprimen los hospitales. Hay que descomprimir, descentralizar, acercar la gestión a la gente.

¿Qué posición va a tener Mauricio Macri durante la campaña? ¿Le gustaría que lo acompañe más, que esté más activo?

Va a estar, nos va a acompañar. Me imagino que en estos días estarán definiendo dónde y cuándo pero sí, va a estar.

¿Qué tiene para aportar Macri al país y a Juntos por el Cambio?

Tiene una historia, fue presidente de los argentinos. Tuvo sus dos primeros años que fueron buenos, después tuvo los otros dos en los que la economía no alcanzó y no pudo. Tiene para aportar su historia.

Se refiere a la historia, no tanto al futuro. ¿Le gustaría que aporte como expresidente, pero hacia el futuro que esté en un segundo plano?

No, no. Lo dije porque me preguntaste qué tiene para aportar. Fue un presidente de los argentinos, hay que escuchar a todos los ex presidentes.

¿A Cristina también?

Todos tienen sus ideas para aportar. Podés compartir algunas, otras no. La Argentina que necesitamos terminar es la de mirar por el espejito retrovisor. Si manejaras tu vehículo y estuvieras todo el tiempo viendo el espejito vas a chocar. Sirve para ver qué es lo que no tenés que repetir, en qué se equivocaron los otros y no hay que volver a hacer. Pero también podés ver qué estuvo bien y consolidarlo, qué podés llevar hacia adelante.

Si miramos para adelante y les va bien en esta elección, ¿podemos pensar en Rodríguez Larreta candidato a presidente y Santilli candidato a gobernador en 2023?

Julio Verne parece, 2023 es ciencia ficción. Hoy es imposible.

¿Pero le gustaría ser gobernador?

No me quiero apresurar. Tengo que representar a los intendentes, a los bonaerenses, al equipo que me pidió que me comprometiera y acá estoy. Hay que ir paso a paso, el que mejor esté es el que tiene que ir. Hay muchos intendentes que pueden ser, muchos dirigentes que también quieren. Todos tenemos derecho a querer representar.

¿Cómo está la relación con los intendentes y con Jorge Macri en particular?

Muy bien, hoy en el lanzamiento estuvo Jorge, constantemente hablo con él. Están poniendo el cuerpo, estoy recorriendo la provincia con ellos. Ellos me vinieron a buscar, aquí estoy. Obviamente al principio hubo algo de por qué uno y por qué no el otro. Pero había una mayoría importante de intendentes que me buscó. María Eugenia también me apoyó.

Cuando recorre la provincia, ¿se la hace difícil la gente por venir desde la ciudad?

No, me reciben con mucho afecto y cariño. No sé si es producto de la gestión que uno hizo, de haber llevado adelante los problemas de seguridad o que me vieron un año y medio poniendo el cuerpo en la pandemia. Hice miles de kilómetros, me reciben de esa manera. Si uno lee la historia bonaerense, yo tomo clases con Pablo Gerchunoff, no hay una discusión de dónde vienen los candidatos. Lo que importa es quién enfrenta los problemas de la gente. Haciendo más de lo mismo no salimos. La sociedad espera decisiones distintas que no son fáciles. Cuando enfrentás los problemas surgen complicaciones.

Cuando asumió Macri hubo cierto optimismo. Usted plantea algo distinto, que va a costar más salir.

Uno de los aprendizajes es que no hay salidas mágicas. No hay iluminado, no sucede que ganás y a partir del otro día las cosas cambiaron. Esto es día por día, paso por paso. Y una visión, un camino hacia dónde ir. Nuestra visión es que los chicos tienen que estar en las aulas, tenemos que generar laburo, las víctimas tienen que estar libres y no los delincuentes. Pero no es mágico, que se gana una elección y al otro día cambió. En ese momento se subestimaron algunas situaciones.

Tags relacionados

Comentarios

  • MC

    mario clotet

    19/08/21

    no tiene verguenza ...pedazo de nabo..

    0
    0
    Responder
  • GR

    Gustavo Rivas

    19/08/21

    La CHETA ZURDA CON OSDE y el CHARLATAN VENDEHUMO quieren debatir ???
    En las PASO no se debate entre partidos ... la CHETITA ZURDA quiere armar bardo con insultos entre Cambiemos y el CHARLATAN VENDEHUMO se prende porque como todo radical tiene el germen de al autodestruccion

    1
    0
    Responder