Desdolarizar energía:

El Gobierno ajusta promesa de campaña que costó $ 26.000 millones a las eléctricas

La Secretaría de Energía analiza un aumento a generadoras sin contrato para asegurar la disponibilidad de las máquinas. Empresas como AES, Enel, Pampa Energía y Central Puerto piden un incremento cercano al 36%.

El secretario de Energía, Darío Martínez, se reunió este martes con los directivos de la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica (AGEERA) para empezar a descongelar los precios mayoristas que se le remuneran a las centrales que no tienen contrato vigente y que quedaron pesificadas bajo los términos de la Resolución 31/2020.

Esta negociación es vital para tener disponibilidad de energía a mediano y largo plazo, ya que estas plantas térmicas e hidroeléctricas afectadas en febrero del año pasado por el congelamiento de los ingresos tienen más de 10 años en servicio y van quedando inutilizables si no se reponen sus componentes.

A pesar de ser de las más eficientes del sistema, requieren mantenimientos constantes. Por el momento, la disponibilidad del parque térmico fue de 82% para todo 2020, con un 76% para las turbinas de vapor, 81% para las turbinas de gas y 87% para los ciclos combinados.

La mayor parte de los insumos de las termoeléctricas tienen costos dolarizados. Cada mantenimiento de las unidades necesita unos u$s 25 millones en promedio y las empresas, según AGEERA, no logran cubrirlo con estos niveles de ingresos.

Cualquier decisión que tome el Gobierno no tendrá un impacto directo en la tarifa que se les cobra a hogares y comercios.

Las centrales que perciben remuneración mediante el esquema de la Resolución 31 generan el 60% de la energía total del sistema pero representan apenas un 4,5% del costo, que promedia los u$s 63 por megavatio-hora (MWh), dijeron fuentes del mercado a este diario.

El Tesoro Nacional podría asumir el costo de aumentar el precio mayorista de la energía a través del desembolso de más subsidios, aunque la idea del ministro de Economía, Martín Guzmán, es mantener estas transferencias en un 2,2% del Producto Bruto Interno (1,7% para energía y 0,5% para transporte público).

El conjunto de los usuarios (residenciales, comercios e industrias) cubren el 54% del costo total del sistema eléctrico, mientras que los subsidios del Estado aportan el 46%. En los hogares, el porcentaje de cobertura es menor, y seguirá bajando con la depreciación del peso.

En la reunión de ayer, los ejecutivos de las empresas eléctricas presentaron una propuesta que guardan bajo estricto secreto, pero que según pudo saber El Cronista rondaría el 36% de aumento, en línea con la inflación anual y la fórmula de ajuste de la Resolución 31, suspendida por el ex secretario de Energía, Sergio Lanziani.

Es decir, que para el conjunto del sistema, incrementar los pagos por esta vía significaría un alza de hasta 1,6%.

 Esto facilitaría a firmas como AES, Enel, Central Puerto y Pampa Energía el acceso a fondos para invertir en la reposición de insumos en las plantas térmicas como Costanera y Dock Sud, centrales de alto valor para el Sistema Argentino de Interconexión (SADI), ya que permiten operar en días de alta demanda eléctrica en verano e invierno, afirmó el director de Generación de una empresa.

De acuerdo a lo que comunicaron desde AGEERA hace 10 días, estas empresas perdieron unos $ 26.000 millones por la aplicación de la Resolución 31, que pesificó y bajó entre un 25% y un 45% el pago a centrales termoeléctricas e hidroeléctricas.

En ese texto, denunciaron que está "en riesgo el normal abastecimiento eléctrico del país".

En otros términos, y según los balances que presentaron estas compañías a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), los ingresos de las generadoras afectadas cayeron entre un 30% y un 45% por esta normativa, que reemplazó a la Resolución 1/2019, cuando el último secretario de Energía del macrismo, Gustavo Lopetegui, redujo la remuneración a las centrales sin contrato con el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

Esta manera de operar fue la que encontró tanto el macrismo como el kirchnerismo para bajar el costo del sistema eléctrico sin romper contratos y eludir la posibilidad de que el Estado enfrente costosos juicios en tribunales internacionales.

Mucho más complicado y ya por fuera de la ley hubiese sido alterar la remuneración a centrales de energías renovables (que en el Gobierno entienden que tienen un alto costo en dólares) o a las que entraron con las resoluciones 21/2016 y 287/2017, entre ellas algunas de Albanesi, MSU y Araucaria Energy.

Las conversaciones por el momento no están avanzadas. La reunión de ayer sucedió a un encuentro que mantuvieron autoridades y directivos de las eléctricas hace dos semanas.

Participaron el martes el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, y el subsecretario de Coordinación Institucional de Energía, Santiago Yanotti, por el lado del Gobierno y Gabriel Baldassarre (presidente y representante de AES en AGEERA), Jorge Ravlich (vicepresidente; YPF Luz), Gabriel Ures, Rubén Turienzo y Santiago Patrón Costas (miembros del directorio y delegados de Central Puerto y Pampa Energía), por el lado de las firmas privadas.

Fuentes al tanto de la reunión comentaron que el Gobierno podría ofrecer alguna definición hacia mediados o fines de febrero. Resolver esta cuestión ya estaba en la mente de los funcionarios, como contó El Cronista el pasado 31 de diciembre.

La desdolarización (pesificación) de la energía fue una de las promesas de campaña del presidente, Alberto Fernández, que se cumplió a medias.

Por caso, los contratos del Plan Gas 2020-2024 se establecieron en dólares y el Estado nacional cubrirá con subsidios la diferencia entre los u$s 2,30 por millón de BTU que pagan los usuarios de sus bolsillos y los u$s 3,50 que perciben las petroleras por abastecer a las distribuidoras y a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA).

Pampa Energía, la mayor generadora privada

Por tercer año consecutivo, Pampa Energía lideró la generación de energía eléctrica en la Argentina, con 16.469.654 MWh entregados al sistema, que equivalen al 12,3% del total producido a nivel nacional.

Esta cifra fue alcanzada a través de las 9 centrales termoeléctricas, 3 centrales hidroeléctricas y 3 parques eólicos que Pampa opera en distintos puntos del país, comunicó la empresa.

En comparación con el año anterior, la generación de Pampa aumentó un 6%. "Mucho tuvo que ver con este hito la inauguración en junio de 2020 del segundo Ciclo Combinado de la Central Termoeléctrica Genelba, ubicada en Marcos Paz, Buenos Aires, que se transformó en una de las más grandes y eficientes del país, con una potencia instalada de 1243 MW". Para ese proyecto, Pampa Energía invirtió u$s 320 millones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios