TENSIÓN EN GOBIERNO

Cumbre con Alberto y Massa: Cristina volvió a Olivos pero no opinó sobre el plan Batakis

Fernández, Kirchner y Massa siguen conversando en privado. Ayer por la tarde se reunieron en Olivos. Desde el Senado, sin embargo, desmintieron que la Vicepresidenta haya acordado los últimos anuncios de Economía

Otra vez hay malestar en el despacho de Cristina Kirchner. Desde la cuenta oficial de la Dirección de Comunicación del Senado de la Nación se desmintió que la Vicepresidenta haya acordado con el presidente Alberto Fernández la suba del dólar para turistas en el extranjero. En cambio se confirmó que volvieron a verse en la quinta presidencial de Olivos, ayer por la tarde, y que también participó del encuentro el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa

En su conferencia de prensa matinal, la portavoz Gabriela Cerruti eludió el tema. "No me consta que hay existido ayer una reunión entre el Presidente y la Vice. En todo caso, pueden reunirse cuando quieran y tener charlas confidenciales y si hay algo que informar me lo harán saber y yo se los haré saber a ustedes", explicó.

Según averiguó El Cronista, sin embargo, el mano a mano se concretó. La cumbre sucedió antes de que el Presidente se reuniera en la Casa Rosada con los representantes de las organizaciones sociales afines al gobierno.

"Falsa noticia", indicaron sobre el contenido de la larga conversación que una vez más compartieron las tres figuras fuertes del Frente de Todos. También se habían visto la semana pasada, después de que el Presidente analizara la posibilidad de pedir la renuncia de su gabinete completo. En cambio sólo designó a Silvina Batakis en el lugar de Martín Guzmán.


CHARLA EN OLIVOS

Desde que rompieron la distancia, el jefe de Estado y los titulares de ambas cámaras parlamentarias hablan habitualmente. Pero lo hacen más sobre medidas y el funcionamiento del Frente de Todos que sobre nombres para cargos en el Ejecutivo. En el kirchnerismo evitan el "off the record" y no revelan detalles sobre esas charlas privadas. No desmienten en cambio que la Vice haya hablado telefónicamente con la ministra de Economía cuyo nombre acordó el domingo siguiente a la renuncia de Guzmán. Y cerca de Batakis confirman que los diálogos telefónicos existieron.

Sí se menciona el malestar general. Algunos creen que Batakis sigue adelante y profundiza el ajuste de Guzmán. Y alertan que CFK reclama lo mismo que viene exigiendo desde que estalló en su discurso en Chaco, cuando advirtió que el Gobierno que integra le provoca frustración por no cumplir con el contrato electoral.

Los que conocen o frecuentan a la Vicepresidenta insisten en que mantendrá su postura. Por eso es altamente improbable que salga a respaldar las primeras medidas. Además no pocos creen que se sigue sin escuchar su planteo general sobre el rumbo del Gobierno en medio de una fuerte puja distributiva. Ni siquiera hacen referencia a la suba de 35 a 45 % de la percepción de Ganancias y/o Bienes Personales en el dólar turista. Es una medida que se presenta como afín al kirchnerismo, pero no parece suficientemente estructural o de fondo.

Es evidente que la renuncia del ministro de Economía no terminó de calmar los ánimos. De otra manera no se entendería el pedido público que hizo Jorge Capitanich a su propio espacio.

"El contexto internacional nos interpela a todos los miembros de nuestro espacio político con el objeto de respaldar las medidas fiscales, monetarias y cambiarias adoptadas para superar una transición compleja", escribió el gobernador de Chaco tras reunirse en Olivos con Fernández. Después se fue a ver a la Vicepresidenta. Los dos encuentros y la cumbre de tres ocurrió todo el mismo día.

El nombramiento de Batakis y su primer paquete de medidas ordenó la urgencia. El resto de los cambios que decantaron de la partida de Guzmán, hasta ahora, están vinculados a los cargos que ocupaban colaboradores del ex ministro como el Secretario de Comercio, Guillermo Hang o el titular de la CNV, Adrián Cosentino. En el recambio La Cámpora y el cristinismo puro ni sumaron ni restaron las últimas dos semanas.

En este contexto hacen ruido las declaraciones y movimientos de Juan Grabois, cercano a Máximo Kirchner y de buen diálogo con la Vicepresidenta. Dijo que no sabe qué hace aún en el Frente de Todos y lo hizo en el marco de la marcha piquetera y la asamblea en la que CTA, ATE, La Poderosa y Patria Grande, entre otros, decidieron movilizar a partir del 20 de julio para reclamar por el Salario Básico Universal. Hoy acompañan la presión a Silvina Batakis de grupos más duros como el Polo Obrero que "mudó" los reclamos del ministerio de Desarrollo Social al de Economía.

Salvo Grabois, el diputado Hugo Yasky (secretario general de la CTA) y Pablo Micheli de ATE, el kirchnerismo más radicalizado permanece "callado" a la espera del impacto de las medidas de Batakis. El ministro del Interior Eduardo 'Wado' de Pedro cerró su agenda pública y lo mismo hizo Axel Kicillof en Buenos Aires. Por eso causaron sorpresa las declaraciones del secretario general de La Cámpora y ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense Andrés Larroque

"La situación es complejísima. La demanda de asistencia empuja todos los límites. El conurbano no da más y solo le damos aspirinas y ponemos curitas", aseguró. Pero esa entrevista, que forma parte de un extenso informe sobre el Conurbano, fue realizada dl 29 de junio. Ese "fuego amigo" era para Guzmán y no para Batakis. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.