Congreso

Euforia de Milei por el avance de la Ley Bases: ganadores y perdedores en el gabinete y el límite que trazó

En la Casa Rosada se mostraban eufóricos por el dictamen de la ley ómnibus y el paquete fiscal en las comisiones rumbo a su próximo tratamiento en el recinto. El pedido especial del Presidente. Cómo quedó la interna del gobierno.

En esta noticia

Después del clima de malestar y tensión que se vivió en la Casa Rosada el martes pasado tras la multitudinaria marcha universitaria en la Plaza de Mayo, una sensación de euforia se apoderó anoche del presidente Javier Milei y gran parte del gobierno ante la decisión de la Cámara de Diputados de emitir dictamen para el proyecto de Ley Bases, el paquete fiscal y avanzar hacia su tratamiento en el recinto el lunes próximo.

El Gobierno festejó puertas adentro el desenlace de las negociaciones en Diputados luego de intensos idas y vueltas en los que todo parecía encaminado a naufragar nuevamente en la Cámara baja. De la frase de Milei de antenoche en la Fundación Libertad al sostener "tiren la Ley de Bases, igual vamos a lograr todo a pesar de la política", hasta ayer que salió el dictamen en comisiones de Diputados hubo un espacio de negociaciones políticas donde el Gobierno cree que triunfó.

En la Casa Rosada festejaron que el bloque de La Libertad Avanza logró acercar posiciones con los bloques dialoguistas de Diputados y la votación en el recinto de la Ley Bases, junto con el paquete fiscal.  Así, se logró acordar la redacción final de la reforma del impuesto a las Ganancias, se resignó la privatización del Banco Nación y se dio con una reforma laboral más acotada.

Límites impuestos

"Es el mejor acuerdo que pudimos lograr sin romper las convicciones y el espíritu central de la ley de Bases", dijo anoche a El Cronista un encumbrado funcionario del Gobierno. Un secretario de Estado añadió: "No llegamos a una reforma socialista pero hicimos muchas concesiones así que hasta acá llegamos con la negociación", dijo con tono irónico.

De esta manera, en la Casa Rosada dejaron bien en claro que las concesiones admitidas por el presidente Milei para lograr el dictamen llegaron al límite. Es decir, existen escasas posibilidades de que en adelante el gobierno acepte más cambios de los que hubo. 

El texto final de la reforma laboral fue la mayor concesión que alcanzó el gobierno para contener a la UCR, el PRO, Hacemos Coalición Federal e incluso los gremios. Allí se estableció la eliminación de las multas laborales para aquellos empleadores que, a cambio, registren a los trabajadores que hasta ese momento estén "en negro". También se eliminó el artículo que sancionaba los bloqueos sindicales.

Por otro lado, el proyecto modifica el período de prueba, que en la última versión tenía una duración de seis meses. En la versión final de la Ley Bases, ese plazo se mantiene para las empresas de más de 100 empleados y lo eleva a ocho para las empresas que tengan entre 6 y 100 trabajadores y lo lleva a un año para las firmas de hasta cinco empleados. También se aceptó crear la figura de fondo de cese, como nueva institución para hacerle frente al pago de las indemnizaciones por pedido de Hacemos,

A la vez, se incluyó una modificación del Impuesto a Ganancias para que el piso pase a $ 1,8 millones para los solteros y escalas armonizadas (las alícuotas arrancarán en el 5%) y un ajuste en la actualización por IPC.

Calendario y tablero interno

En las proyecciones de calendario que se fijó el gobierno para el futuro inmediato de la Ley Bases prevé que entre el lunes y martes que viene se le de media sanción en el recinto de Diputados para pasar de inmediato al Senado. 

Allí contemplan en la Casa Rosada un debate de no más de 15 días para que el proyecto se convierta en ley antes del 25 de mayo que es cuando Milei tiene prevista la convocatoria en Córdoba con gobernadores para el Pacto de Mayo. No está claro aún los números con los que el oficialismo cuenta en el Senado para aprobar el paquete de leyes que impulsa Milei.


Quiénes ganaron y perdieron en la interna del Gabinete 

No obstante, en la Casa Rosada quedó prefigurado desde ayer el nuevo tablero interno de los ganadores y perdedores.

Los más "duros" o "halcones" como Santiago Caputo, el ministro de Economía, Luis 'Toto' Caputo, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y la misma Karina Milei quedaron como los perdedores en toda la película de las negociaciones que se llevaron adelante en Diputados. Estos apostaron desde el primer momento a no torcer el brazo. Esa tesitura los llevó al fracaso en febrero durante el tratamiento de la Ley Bases y su regreso a foja cero.

En tanto, del lado de los más "blandos" o "palomas" quedaron el ministro del Interior, Guillermo Francos; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem y la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello. Todos estos, en mayor o menor medida buscaron en todo momento el consenso con la oposición y con el sindicalismo para lograr la aprobación de la ley.

De esta manera, Milei se enfrenta ahora al desafío de contar con su primer trofeo en el Congreso con un ambicioso paquete de ley que le dará herramientas para motorizar la economía, pero quedó con un gabinete fracturado y la concesión de algunos límites que no esperaba dar.  

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • UM

    Unlector Mas

    26/04/24

    Capaz deja de ser virgen de leyes

    Responder