ESCENARIO POSTELECTORAL

Alberto Fernández prometió a empresarios que controlará el ala dura del kirchnerismo

El martes por la noche el Presidente mantuvo una reunión con los representantes de cuatro de las principales multinacionales del país, y se comprometió a que se impondrá la "racionalidad albertista".

El presidente Alberto Fernández quiere ganar tiempo, y el martes por la noche mantuvo un encuentro con cuatro de los principales referentes del empresariado argentino. El objetivo del encuentro, en la Quinta de Olivos, fue claro: llevar tranquilidad respecto del día después de las elecciones.

Daniel Herrero, de Toyota, Antonio Aracre (Syngenta), Sergio Kaufman (Accenture) y Laura Barnator (Unilever), fueron los encargados en este caso de representar a las multinacionales. También estuvo presente el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El Gobierno entiende que el domingo próximo las urnas tampoco arrojarán resultados positivos. Tal vez el oficialismo sí logrará mostrar alguna mejora en los resultados respecto de las PASO, pero nadie espera que se de un giro importante.

El presidente Alberto Fernández no olvida lo que ocurrió tras la última elección, cuando varios funcionarios kirchneristas presentaron su renuncia, a lo que le siguió una durísima carta de la propia vicepresidenta Cristina Fernández.

Y ahora quiere llevar tranquilidad al mundo de las multinacionales, que temen por el escenario que se presentará si el Gobierno vuelve a tener un resultado negativo. Buena parte de las casi cuatro horas de reunión estuvieron dedicados a la inyección de confianza que Fernández intentó aplicar sobre los empresarios.

Los 7 puntos que reclaman los empresarios para después de las elecciones

La promesa del presidente giró en torno a la certeza de que, incluso ante un mal resultado, la "racionalidad albertista" estaba asegurada para esta segunda etapa de la gestión. El grado de receptividad de esta afirmación fue dispar.

Algunos se mostraron más optimistas -según las palabras de las fuentes consultadas, "eligieron creer", otros tomaron esas conceptos con cierto recelo, en tanto que uno de los participantes de la reunión no varió la visión negativa con la que llegó a Olivos.

"La duda clave es saber cómo sigue el Gobierno, sobre todo sabiendo las enormes diferencias internas que existen", apuntaron las fuentes. "Yo les doy mi palabra de que habrá racionalidad", prometió Fernández al pequeño grupo de empresarios.

Alberto sabe que esta tal vez sea una de sus últimas chances que tenga de imponer el "albertismo" como modo de gestión, y apostó a ese encuentro, que luego habrá que ver qué resultados tiene.

El temor empresario ante una radicalización del ala kirchnerista del Frente de Todos es palbable.

Donde no se pudo comprometer fue en la conformación del actual Gabinete, por lo que dejó flotando nuevamente la idea de que, si realmente quiere llevar adelante su propuesta de racionalidad y ganar gobernabilidad, posiblemente deberá entregar a alguno de "sus" ministros, que lograron esquivar la guillotina tras las PASO, pero que ahora sí tendrían los días contados.

Chodos dio más detalles sobre la negociación con el FMI: qué dijo sobre el tipo de cambio y nuevos fondos

El encuentro con los representantes de las multinacionales tuvo un mensaje fronteras adentro de la Argentina, pero también se intentó llegar hacia afuera. En medio de tantas idas y vueltas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) busca en medio de las negociaciones con la Argentina alguna señal por parte de las multinacionales, algo que hasta ahora no ocurrió.

Para Fernández, esta es una jugada que puede ayudarlo a dar ese paso. Como parte de este compromiso, Fernández también acordó ponerse al frente de algunos puntos que a los empresarios les interesa discutir.

Uno de ellos tiene que ver con la confección de 10 puntos a acordar entre empresas y sindicatos que luego serán enviados al Congreso. Luego, la política deberá resolver sobre su futuro.

El acuerdo con el FMI también estuvo presente en la mesa de diálogo. El presidente afirmó en este sentido que entre enero y febrero debería estar listo el acuerdo -que no contemplaría un ajuste-, por lo que no se caerá en default.

Y en cuanto a lo estrictamente económico, las promesas tuvieron que ver con que no se acelerará la devaluación, se eliminarán los subsidios innecesarios, y se reforzará la lucha contra la evasión fiscal.

Tags relacionados

Comentarios

  • EMV

    Eduardo M. Valenti

    11/11/21

    SI LOS EMPRESARIOS CREYERAN EN LA PALABRA DE ALBERTO FERNANDEZ, ESA NO SE HUBIERA REALIZADO EL PROBLEMA ES QUE FERNANDEZ A CADA RATO CAMBIA LA PALABRA NO TIENE CREDIBILIDAD ALGUNA Y LOS EMPRESARIOS TAMPOCO TIENEN LA CERTEZA DE QUE FERNANDEZ NO DEBA CEDER DE ALGUNA FORMA EL EJECUTIVO A CRISTINA, POR EJEMPLO CON UNA RENOVACIÓN TOTAL DEL GABINETE CON COMPONENTES MAS RADICALIZADOS Y RMPER CON EL FMI

    0
    0
    Responder
  • HB

    Hctor bo

    11/11/21

    no pudo manejar a Fiambrola y sigue hablando... patetico

    0
    0
    Responder
  • GA

    guillermo acosta

    11/11/21

    de la rùa es churchill al lado de èste...

    0
    0
    Responder
  • MN

    Michel Navarro

    11/11/21

    Subite nuevamente al Taxi y trata de no chocar antes de que te bajen la banderita !! para la vieja tenes el carnet vencido .

    0
    0
    Responder
  • PLP

    Pablo Luis Pernas

    11/11/21

    Terminal

    0
    0
    Responder