ENTREVISTA

Jorge Ferraresi: "El acuerdo con el FMI no implicará una política de ajuste"

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat expresó que "el oficialismo va a cumplir con la obligación política e institucional que le compete al Gobierno" para aprobar el acuerdo. La ley de alquileres, los planes de vivienda y la compra de tierras en la mira

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, lanzó dos mensajes en simultáneo alrededor del acuerdo del Gobierno con el FMI: por un lado, instó al Frente de Todos a avalar ese entendimiento en el Congreso al sostener que "vamos a cumplir con la responsabilidad política e institucional que nos compete como Gobierno" y, al mismo tiempo, dijo que el acuerdo con el Fondo "no implicará riesgos o una política de ajuste" en términos de despliegue de la obra pública.

Las definiciones de Ferraresi cobran fuerza y gravitación en el oficialismo ya que se trata de un funcionario de fuerte perfil kirchnerista. "No veo riesgos de que no haya aprobación legislativa este acuerdo con el FMI", dijo el ministro de Desarrollo Territorial en diálogo con El Cronista para remarcar que el Frente de Todos "deberá resolver este desastre de préstamo que dejó el gobierno de Macri".

Ferraresi también delineó buena parte de su estrategia de gestión en el Ministerio de Desarrollo Territorial: dijo que para el 2023 se propuso terminar con 264.000 soluciones habitacionales, desechó la idea de una reforma a la ley de alquileres impulsada por el gobierno, adelantó que se desplegará un ambicioso plan de compra de tierras privadas o empresas en quiebra para construir casas y negó que se impulse un proyecto de ley de impuesto a la vivienda ociosa.

-¿Cómo seguirá adelante el plan Procrear, a cuántos beneficiarios va a alcanzar y cómo se verá lidiando con la inflación?

-Nosotros tenemos en el marco de los programas del Ministerio para entregar una casa propia y entre ellos plan de Vivienda del programa Procrear con el objetivo de la finalización de viviendas que quedaron sin terminar en el gobierno de Cristina y que no se hicieron con Macri. Estamos terminando la vivienda 11.000 y en la tercera semana de marzo vamos a estar entregando la vivienda 40.000. Llevamos entregados 40.000 créditos y vamos a entregar otros 40.000. Hay programas de casas rurales, coordinadas con el PAMI, con el Ministerio de Educación estamos lanzando planes de viviendas para universitarios. 

Es decir, que hay una gran cantidad de programas que nos propusimos cuando empezamos la gestión. El objetivo es alcanzar las 264.000 soluciones habitacionales en el trienio 2021-2023 en todo el territorio nacional, se están impulsando desde el Ministerio diferentes líneas de acción.

Entre los objetivos trazados hacia 2023 se destaca la construcción de 93.000 viviendas a través del Programa Federal Casa Propia, que ya están en ejecución. Mediante este programa, y el Programa Reconstruir, con el que se están finalizando aquellas obras paralizadas durante los años 2016-2019, se alcanzará la puesta en marcha de estas 93.000 casas. Además, contaremos con más de 30.000 viviendas en Desarrollos Urbanísticos de Procrear II, tanto cogestionados con los municipios y provincias, como con sindicatos, universidades y cooperativas de vivienda. Estos hogares se sumarán a las casi 40.000 ya entregadas desde el inicio de la gestión.

El proceso inflacionario está contenido dentro de nuestra propuesta de ejecución presupuestaria. Es un trabajo del gobierno de bajar los índices de inflación y no va a generar dificultades en el desarrollo de estos programas de vivienda. Tampoco el acuerdo con el FMI implicará un problema o riesgos. Tenemos para este año un 2,4% del PBI en inversiones en bienes de capital donde la mayor inversión estará en el Ministerio de Obras Públicas y en el mío. Tampoco hay una política de ajuste en este aspecto.

-Es decir que las pautas del acuerdo con el FMI no afectará a los planes de vivienda...

-No para nada. Esto es lo que estamos trabajando con Katopodis y el Presidente. Y por el contrario, hay un refuerzo de la inversión en los programas de obras públicas. La idea es no parar y seguir con esta inercia de trabajo.

-¿Cree que el acuerdo con el FMI es viable y necesario para la Argentina?

-Las condiciones del acuerdo es para poner en valor y destacar que se llegó a esto porque la Argentina se puso de rodillas en la gestión de Macri. Hay un acuerdo de pagar u$s 19.000 millones este año y u$s 20.000 el año que viene. Ese era el acuerdo que hizo Macri. Ese es un acuerdo que pone a la Argentina de rodillas por los próximos 30 años. Pero una vez dejado en claro las consecuencias de esa deuda hay que evaluar en adelante lo que ocurre. 

Ahora el tiempo y la responsabilidad nos determinan que nosotros somos los que tenemos que arreglar el desastre que dejó el gobierno de Macri. En este sentido, vamos a cumplir con la responsabilidad política e institucional que nos compete en el camino de resolver esto con inversión pública y privada. Partimos de una base en donde se vio la incapacidad de un gobierno como el de Macri y una consecuencia que dejó la política del Fondo con permitir la fuga de capitales. Es un buen debate para poner blanco sobre negro y poner a la Argentina de pie. No hay nada para festejar pero es importante poner la responsabilidad de nuestro gobierno hoy.

-¿Entonces cree que es necesario aprobar este acuerdo en el Congreso?

-Si, a ver, en los condicionamientos que pusieron Rusia y China en los recientes acuerdos con el Presidente ellos pusieron como condición el acuerdo con el Fondo. Hoy el mundo se maneja de una manera global más allá de los posicionamientos políticos de cada gobierno. Este es un tema que hay que resolver y hay que hacerlo de la mejor manera. Para el beneficio de los argentinos pero aclarando que sin esta deuda que contrajo Macri tendríamos una Argentina distinta y ahora tendremos una Argentina con mucho esfuerzo y dificultades. Nuestra responsabilidad ahora es reconstruir a la Argentina con generación de empleo, inversión en obra pública como dinamizador de la economía. Este año vamos a tener un buen crecimiento.

-¿En el programa de banco de tierras qué cantidad de hectáreas se prevén para desarrollar planes de vivienda?

-Esto es dinámico. Tenemos como objetivo en el primer semestre del año que viene desarrollar la oferta de 30.000 viviendas y 30.000 lotes urbanísticos. Esto tiene que ver con lo que van haciendo cada una de las provincias. Hay más de 92.000 viviendas en construcción en Argentina. Esto tiene una dinámica a partir del crecimiento de la Argentina y el acuerdo con el Fondo. Estos créditos la gente los paga con tasa cero pero un coheficiente salarial 0,9 por lo que no hay riesgos. Y para los que construyen empiezan a devolver cuando la casa está construida por lo que no deben pagar un alquiler. Esto genera certidumbre. Con la CGT y la CTA hay un proyecto de generación del suelo.

-¿Hay búsqueda de suelos fiscales o hay ideas de expropiación privada?

-Hay diferentes mecanismos y mecanismos de compra. Por ejemplo el 17 de marzo vamos a abrir una licitación donde buscaremos terrenos de privados. 

De acuerdo al precio y posibilidades vamos a comprar suelo, hay acuerdos también con las provincias y municipios. Suelos que no tienen uso. Hay muchos terrenos del Ferrocarril sin uso. Todo va a ser viable.

 Hay procesos de uso de tierras por medio de las quiebras que pasen en manos del Estado. Hay que planificar las Argentina para los próximos 20 años para que la vivienda sea un derecho.

-¿Habrá reforma a la ley de alquileres que impulse el gobierno?

-La ley de alquileres es una referencia pero las leyes que realmente pueden resolver los problemas de la gente son leyes locales, de cada gobierno provincial o de la ciudad de Buenos Aires que es donde mayores problemas de alquileres hay. Hoy tomó el tema la Secretaria de Comercio Interior y eso es bueno. 

Hay que establecer todo por medio de una ley local. Las leyes de alquileres las deben definir los gobiernos locales. La aplicación es compleja. Pero creo que la mesa de diálogo con la secretaria de Comercio Interior es un buen espacio de debate. No hay otra manera. Uno no puede aplicar leyes nacionales en esto en una Argentina tan heterogénea. Creo que nosotros bajaremos la demanda de alquileres cuando haya una buena oferta de créditos de vivienda propia. Hoy el 80% de los que reciben una casa propia alquilan. Es muy importante la intervención del estado en el desarrollo de viviendas.

-¿El gobierno va a promover un impuesto a la vivienda ociosa?

-No hay manera de generar un impuesto nacional en este sentido. Cada jurisdicción debe generar este debate. Es inaplicable a nivel nacional un impuesto de estas características.

-En su intervención en la causa judicial por la obra pública que involucra a la vicepresidenta Cristrina Kirchner el presidente Alberto Fernández dijo que no hay parámetros en la distribución de la obra pública. ¿Cómo se maneja su Ministerio en el reparto de fondos a las provincias?

-Hay una planificación pero después necesitas de la vocación del gobierno local y provincial. Mire, hace un mes estuve en Tandil donde entregamos 70 créditos y el gobierno local de allí no hace ninguna vivienda. En Mar del Plata entregamos 350 créditos y el municipio no está construyendo ninguna vivienda. Por el contrario, en Mar Chiquita se están construyendo 270 viviendas. En Castelli empiezan la construcción de 200 viviendas más. 

Esto depende de la vocación política de cada municipio o gobernación. Algunos tiene vocación por construir y otros no. Por lo tanto no hay una fórmula de cómo construir. Hay una planificación de como construir y construir en suelo para que se democratice esto. Pero luego depende de la vocación de gestionar y construir. Esto no tiene nada que ver con determinados partidos. Es indistinto.

-¿Por qué estuvo en la marcha contra la Corte Suprema? ¿Cree que hubo persecución política de la justicia?

-Hubo un tiempo de lawfare donde la justicia está en debate. La marcha no planteaba sacar a nadie. Sino que queríamos mostrar el debate que hace falta en la Corte. Hoy estamos en manos de tres personas de la Corte y hace falta ampliarla. Se vio en su momento una mesa judicial en el gobierno de Vidal y un accionar que no avalamos. Esto implica un debate para que haya justicia real sin manipulación alguna.

-¿Cree que la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque oficialista en Diputados implicará una fisura en el Frente de Todos y la falta de apoyo al acuerdo con el FMI?

-No veo riesgos de que no haya aprobación legislativa este acuerdo con el FMI. El posicionamiento de Máximo está perfecto porque si uno no está del todo convencido es difícil salir a buscar voluntades y apoyos. No está mal que se expliciten estas diferencias. En el Frente de Todos hay divergencias y debate, lo que no implicará un quiebre.

-¿No teme que haya una ruptura en el FDT?

-No para nada. Se vio en la última reunión del PJ bonaerense donde Máximo mostró mucha generosidad en la construcción política y cada uno expuso sus ideas. Es decir que no debemos consolidarnos en una sola idea sino que debemos convivir en las diversidades que es así como nació este frente. Que cada temas haya diferentes posiciones es una fortaleza porque obliga a fijar posiciones superadoras

-¿Cree que Alberto Fernández es el único que puede unificar posiciones?

-Alberto es la síntesis de la unidad del FDT pero también hay referentes importantes como Cristina, Sergio Massa con el Frente Renovador, Máximo en la conducción del PJ bonaerense. Los intendentes, los gobernadores acompañando. Hay una recuperación de la Argentina importante con crecimiento. Siempre hay cosas por corregir porque la política es dinámica.

-¿Qué hay que corregir?

-Eso es dinámico. Acá en el Ministerio, por ejemplo, corregimos la fórmula de los créditos, hay dinamismo en cada ministerio y hay que resolver problemas en cada momento.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.