Por un país de emprendedores

Desde el inicio de su gestión, Javier Milei ha dado muchas batallas en poco tiempo. Tantas, que a veces puede pasar desapercibida la profundidad del cambio propuesto. Repasémoslo juntos.

En el contexto actual, el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2023 emerge como una herramienta fundamental para la modernización, flexibilización y desregulación de nuestro sistema legal económico. Estos objetivos, claramente definidos, prometen importantes beneficios para trabajadores, profesionales y emprendedores por igual.

El país cuenta con cerca de 13 millones de puestos de trabajo registrados, un número interesante si es arrojado al azar. No obstante, si analizamos la cifra nos encontramos con que se trata, en mayor medida, de un crecimiento respecto a otros años debido al aumento de "empleo registrado en el sector público" e "independientes monotributistas".

Más empleo público significa mayor presión tributaria y más déficit para el Estado.

En contrapartida, la modernización del régimen laboral tiene el potencial de facilitar la generación de empleo genuino: imaginemos un escenario donde un monotributista pueda contratar a varios trabajadores para tareas específicas sin el temor constante a futuros litigios. Sin embargo, y lamentablemente, esta reforma se encuentra suspendida en la Justicia, lo que retrasa la creación de nuevos empleos y el dinamismo económico que ello conlleva.

Otro aspecto clave es la Reforma del Código Aduanero, la cual busca simplificar y agilizar los trámites para el comercio internacional. Esta medida abre las puertas a la importación de productos extranjeros, lo que representa una excelente oportunidad para intermediarios y emprendedores locales. Al brindar acceso a una mayor variedad de productos, se fomenta la competencia y se satisfacen las necesidades de los consumidores de manera más eficiente.

La implementación de la política de cielos abiertos es otro paso hacia adelante en esta dirección. Al permitir vuelos más económicos y al aumentar el turismo extranjero, se amplían los horizontes tanto para los viajeros como para los emprendedores locales. La desregulación del sector turístico, por su parte, pone fin al monopolio de las agencias de viaje, abriendo nuevas oportunidades de negocio para emprendedores y profesionales en destinos turísticos. Este cambio contribuirá a romper con los enclaves feudales que perpetúan la pobreza y el clientelismo en diversas regiones del país.

La desregulación de los servicios de internet satelital es otro aspecto importante. Al reducir los precios y mejorar la calidad del servicio, se beneficia tanto a la población en general como a los emprendedores, especialmente aquellos en áreas rurales o remotas donde el acceso a internet es limitado. Este enfoque federal de progreso es fundamental para garantizar la igualdad de oportunidades en todo el país.

En definitiva, el objetivo es promover el bienestar general de la población, tal como se establece en el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional. Esto solo será posible si eliminamos los obstáculos que impiden el desarrollo de un país de emprendedores.

El contexto sociopolítico actual nos permite discutir con más efecto la importancia de bajar impuestos, desarrollar un Estado "pagable" y reordenar las prioridades públicas. Ese mensaje, antes relacionado a un reducido grupo de individuos, ahora lo puede recibir y asimilar la mayoría de los argentinos.

Con medidas como las propuestas en el DNU 70/2023, estamos dando pasos firmes hacia ese objetivo, construyendo un futuro más próspero y equitativo para todos los argentinos. Un país donde todos puedan soñar, arriesgarse, invertir y mejorar las vidas de sus clientes y consumidores.

Temas relacionados
Más noticias de DNU de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.