OPINIÓN

Pese a los halcones, se impone el gradualismo

Prometió Santiago Cafiero al hablar con este diario que no habrá ninguna devaluación, ni antes ni después de las elecciones. Se comprende que un jefe de Gabinete no pueda responder de otra manera esa pregunta; también se sabe que en la Argentina y en todo el mundo generalmente las devaluaciones no se anticipan, menos en un año electoral.

También es obvio que el Gobierno nunca quiere devaluar. Ocurre tarde o temprano a pesar del Gobierno. En lo inmediato está clarísimo para todo el mundo que el dólar oficial de $ 100 que maneja el Gobierno prácticamente no se toca hasta contar el último voto en noviembre. A lo sumo 1% mensual, la mitad o un tercio de lo que sube la inflación real

Lo que no queda claro, y resulta cada vez más incierto, es cómo va a hacer el Gobierno sin devaluar después de las elecciones. Cómo lograr estabilizar una economía cada vez más inundada de pesos por la explosión del gasto; y con el dólar y la brecha cambiaria camino de 80%, 100% o más según cuánto se emita y cómo se vaya definiendo la contienda electoral. Nadie quiere pesos, nadie suelta dólares si no lo obligan

El avance en las decisiones para estatizar la Hidrovía y sobre todo la irrupción desde la Dirección de Migraciones de una funcionaria fanatizada muy identificada con Cristina que dejó al país virtualmente con fronteras y vuelos cerrados como una venganza contra la clase media que viaja para vacunarse en Estados Unidos, alimenta la percepción de un Gobierno que se va radicalizando cada vez más en lo político y en lo económico.

Si nadie en el gobierno de Alberto Fernández tiene capacidad de poner un límite, al extremo de dejar a un país sin que prácticamente puedan despegar y aterrizar aviones, y todo por alimentar un resentimiento contra los turistas o la clase media que no vota al cristinismo; qué pensar de lo que estos ya no tan jóvenes funcionarios puedan pensar con el dólar y la economía para después de las elecciones.

El cepo aéreo ya existía. El país ya tenía la fronteras y aeropuertos semi cerrados. Se permitían apenas 2000 pasajeros por día, cuando lo normal es 30 o 40 mil. Argentina ya era el país que más vuelos había cancelado y más aislado. Lo que se hizo fue profundizar semejante disparate. Una salvajada hasta en materia sanitaria, por la complicación con el regreso de médicos, especialistas e insumos críticos para atender urgencias

Los interrogantes ya se presentaron en esta columna el pasado 11 de mayo. El plan para llegar a las elecciones parece bastante claro, lo que nadie sabe es cómo sigue después, al lunes siguiente de votar en noviembre. En lo inmediato: congelar dólar precios y tarifas, y repartir la mayor cantidad de subsidios posibles. Explosión de gasto público y explosión de emisión monetaria.

Se puede discutir si con esa riesgosa estrategia expansionista se llega realmente a reactivar el consumo para las elecciones, o si el dólar y la inflación terminan arrasando con todo. Pero el plan está clarísimo y se profundiza.

Se anunció el fin de semana un bono para los jubilados en julio agosto, para compensar la inflación del primer semestre. Merecida contención para el sector pasivo, sin duda, Lastima que se atienda con emisión de billetes sin respaldo que terminarán generando más inflación en el segundo semestre. Se anticipa un decreto electoral para un aumento generalizado de salarios. A lo Néstor en 2003-2005, (pero con la economía y la política muchísimo peor que en 2003-2005)

Si efectivamente el Gobierno no va a devaluar en forma brusca y significativa la moneda, lo cual sería además lo deseable si no está disponible un plan de estabilización creíble por los mercados y con acuerdo internacional, ¿entonces qué planes tiene para salir de la crisis?

La economía se ve cada vez más afectada por la incertidumbre política y sanitaria. Falta verificar si la decisión correcta aunque muy tardía del Gobierno de permitir el ingreso de las vacunas norteamericanas logrará efectivamente la llegada de dosis en cantidad para detener el ritmo de contagios y fallecimientos que eviten nuevas cuarentenas y el cierre de actividades.

Ya está probado en el país que la existencia de un stock fluido de vacunas no significa que las dosis lleguen a tiempo. Argentina sigue con un ritmo muy bajo de vacunación, mientras se informa que hay más de 4 millones de vacunas en stock sin aplicar.

Mirando las cifras y los resultados, el sueño cementista de un plan de inmunización masivo y militante a la cubana y sin la ayuda de las vacunas de EE.UU. evidentemente fracasó. Aún siendo optimistas, la tragedia humanitaria y socio económica para la Argentina seguirá presente todo este año y buena parte de 2022.

También está claro que las últimas experiencias de política económica de la Argentina incluyendo las administraciones de Mauricio Macri y Alberto Fernández revelan que la cultura del gradualismo termina resultado un denominador común.

Tal vez el resultado de una realidad dramática, un país con 20 millones de pobres y 5 millones de indigentes antes de sincerar una devaluación. No estuvo disponible un shock de confianza por derecha en la administración Macri; se verá si lo que viene con Alberto en la segunda parte de su mandato es un shock de izquierda. No parece tan probable una radicalización que suponga romper con el FMI y ni siquiera buscar un acuerdo después de las elecciones.

Difícil además que los resultados electorales avalen la radicalización. Los acuerdos políticos en la oposición para evitar internas y el ascenso de figuras expectantes en la oposición como Horacio Rodríguez Larreta, Facundo Manes o Martín Lousteau muestran que ese sector optó por los moderados. No están disponibles las soluciones de shock, ni en la política ni en la economía.

También Cristina entendió en 2019 que el tiempo era para los moderados. Armó su regreso tras la máscara de Alberto Fernández. Las próximas elecciones y sus resultados determinaran si mantiene o modifica la estrategia. Si el tiempo que viene es para los halcones, o para las palomas. Sergio Masa cree que le puede tocar a él ser el nuevo gerente, aliado con Máximo Kirchner. Alberto pretende ser reelecto. Seguir tirando. Devaluar lo menos posible y buscar el acuerdo con el FMI para no caer definitivamente al precipicio. Cristina está impaciente, pero nadie asegure que llegue en 2023 con Axel y los halcones de La Cámpora y el Instituto Patria como candidatos. Nadie suelta un dólar hasta no terminar de contar los votos en noviembre y definir quién toma las decisiones.

Tags relacionados

Comentarios

  • EEK

    Eduardo Elías Kleiner

    07/07/21

    Que comience ya el Congreso a debatir sobre el TRASLADO de la CAPITAL al INTERIOR del País, creando un nuevo nodo para la red del transporte vial, ferroviario marítimo y aéreo y así poder también enfrentar mejor FUTURAS PANDEMIAS al desconcentrarse el AMBA
    Con el fin de mejorar aún más la coordinación y logística en todos los aspectos, , CONSTITUYAN en 2022 la RABA (Región Autónoma de Bs. As.) con 1 único JEFE de GOBIERNO que empodere sobre los INTENDENTES del Conurbano Bonaerense y también sobre el INTENDENTE elegido para la CABA #
    Prevean para los próximos años ANULAR LAS PASO . Que cada partido se haga su propia encuesta NO OBLIGATORIA entre sus propios simpatizantes. Que los gastos que se incurren para esas elecciones compulsivas se destinen a estudiar y concursar anteproyectos que a mediano plazo impliquen una reactivación económica con productividad, competitividad e incremento del empleo útil lo más alto posibles.

    1
    0
    Responder
  • EEK

    Eduardo Elías Kleiner

    07/07/21

    Que comience ya el Congreso a debatir sobre el TRASLADO de la CAPITAL al INTERIOR del País, creando un nuevo nodo para la red del transporte vial, ferroviario marítimo y aéreo y así poder también enfrentar mejor FUTURAS PANDEMIAS al desconcentrarse el AMBA
    Con el fin de mejorar aún más la coordinación y logística en todos los aspectos, , CONSTITUYAN en 2022 la RABA (Región Autónoma de Bs. As.) con 1 único JEFE de GOBIERNO que empodere sobre los INTENDENTES del Conurbano Bonaerense y también sobre el INTENDENTE elegido para la CABA #
    Prevean para los próximos años ANULAR LAS PASO . Que cada partido se haga su propia encuesta NO OBLIGATORIA entre sus propios simpatizantes. Que los gastos que se incurren para esas elecciones compulsivas se destinen a estudiar y concursar anteproyectos que a mediano plazo impliquen una reactivación económica con productividad, competitividad e incremento del empleo útil lo más alto posibles.

    1
    0
    Responder