Zoom editorial

Massa se sienta a mirar la película de JxC pero sin descuidar la propia

Si la diferencia de casi siete puntos que le sacó Sergio Massa a Javier Milei ya generaban un buen clima en el Gobierno, el terremoto que puso a Juntos por el Cambio al borde de la extinción sumó una buena cuota de ánimo. No porque ya se de por ganado el balotaje -lejos de eso-, sino porque se entiende que "con hacer las cosas de forma prolija", las chances de llegar a la presidencia serán altas.

Más allá de que a Unión por la Patria el estallido opositor le conviene, no es algo que lo tome por sorpresa. Sergio Massa había advertido en varias oportunidades que, en caso de que JxC quedara fuera del balotaje, como preveía, se desataría una crisis.

Dentro de esta idea de "hacer las cosas bien" el comportamiento de la inflación tiene un incidencia fundamental. Nadie hablará de milagros que luego sean fácilmente contrastables con la realidad, pero sí se continuará con medidas que muestren iniciativa por parte del Gobierno para contener lo más posible el avance inflacionario, como los acuerdos de precios con las empresas.

Massa lucha por evitar el colapso económico y convertirse en presidente

Tras el quiebre de JxC, Massa sumó fuerte apoyo de gobernadores del PJ y partidos provinciales

En términos futboleros, que tanto le gustan a Massa, no se saldrá con un planteo que permita mantener el cero, sino que habrá algo de acción. El equipo que comanda la campaña entiende que una de las peores decisiones que se podría tomar sería la de no mover ninguna ficha, como si el resultado ya estuviera asegurado. Hay algo de sentarse a ver la película y comer pochoclos mientras los demás se tiran con todo, pero sin dar nada por sentado.

A Massa le quedará afrontar una última cifra oficial en este sentido -la de octubre-, y llegará apenas seis días antes del balotaje. Según estimaciones, rondaría el 12%.

Otro de los caminos que mostrará el oficialismo será el de la unidad. Primero porque es una de las ideas que se movió en campaña, pero además ¿qué mejor ahora que la oposición tiene frentes abiertos por todos lados para mostrar una realidad diferente?

El oficialismo buscará ahora captar la mayor cantidad de los votos que queden desperdigados tras el sacudón de JxC. Entiende que hay muchos votantes de la UCR que ahora preferirán ver perder a Bullrich tras haberse rendido ante Milei, y también apuntan que se podría llamar la atención de aquellos que optaron por LLA pero tal vez más por una cuestión "de postura" -como la dolarización o hablar de la casta- que de ideales. Ahora, con Macri y Bullrich en el medio, ese discurso debería tender a moderarse y hasta desaparecer.

También, claro, se irá detrás de aquellos dirigentes dolidos tras el desplante de Bullrich.


Temas relacionados
Más noticias de Sergio Massa
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.