Las tendencias a futuro de los pagos digitales

Hace ya un tiempo que hemos dejado de usar el papel moneda o dinero fiat en todos nuestros pagos. Las tarjetas de crédito y débito, así como las compras online, eliminaron la necesidad de llevar efectivo en la billetera, y la preocupación por el cambio, la cantidad y la falsificación de monedas y cheques.

A medida que esto se fue convirtiendo en parte de la rutina diaria, han surgido nuevas soluciones para hacer nuestra vida aún más fácil, lo que nos ha dado más libertad y practicidad. Diversas fintechs y Startups, por ejemplo, vienen lanzando aplicaciones de pago rápido que son muy similares a las redes sociales. De esta forma, el proceso de pago es más ágil y fluido.

En 2020, el Banco Central de Brasil lanzó Pix, un sistema de pago rápido, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, que funciona a través de claves fáciles de recordar. Así, otras empresas reconocidas están encontrando formas de llevar el mundo de las criptomonedas a la vida diaria de las personas, asociándose con marcas y aplicaciones de tarjetas de crédito, para gastar criptomonedas en comprar cosas comunes, como en supermercados y panaderías.

El gran y casi invisible problema de todo esto, es que todas estas soluciones, si bien lo hacen más fácil, no significa más libertad para el usuario. Tampoco disminuye el control que los gobiernos e instituciones tienen sobre nuestros gastos y movimientos.

El sector cripto se consolida como alternativa laboral

Si bien las aplicaciones de pago facilitan la manera de pagar y cobrar, al mismo tiempo nos exponen. Al recopilar más información sobre nuestras cuentas, solidez financiera y patrón de consumo, estas Apps son libres de usar la información para fines comerciales. Y todo, con nuestro permiso, que le hemos entregado al momento de aceptar los términos y condiciones de uso de la herramienta, que probablemente nadie leyó.

Una perspectiva diferente

En dirección opuesta a estas aplicaciones financieras, que brindan una interfaz atractiva a los sistemas bancarios antiguos y controladores, encontramos algunas empresas y organizaciones preocupadas por la privacidad y la libertad financiera.

Existen billeteras de "almacenamiento en frío" de criptomonedas que permiten almacenar la clave privada que da acceso a su billetera de una manera segura, privada, anónima y a prueba de hackers. Incluso hay planes de crear una red de terminales de pago donde las personas puedan usar sus criptomonedas para realizar compras diarias, sin depender de las marcas de tarjetas tradicionales que convierten sus activos digitales en monedas fiduciarias en el momento de la compra. Esto crea un nuevo concepto de comunidades criptoactivas que funcionan independientemente de las regulaciones gubernamentales, los sistemas bancarios obsoletos y los controles de datos personales.

Ejemplos como estos nos ayudan a comprender hacia dónde se dirige la dirección de nuestras finanzas cotidianas.

Es probable que las próximas generaciones tengan esto implícito en sus vidas, al igual que hoy nosotros tenemos incorporado la tarjeta de crédito. La diferencia será que las empresas que realmente se preocupan por su privacidad y libertad harán que sus vidas sean realmente más independientes y menos controladas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios