Zoom editorial

Las señales de la política ayudan a estirar el oxígeno financiero

No es el boom de la soja de 2021, ni mucho menos. Pero hay un viento de cola externo que se consolida a medida que la política entrega señales de que un ciclo distinto en la Argentina está más cerca.

Los apostadores más audaces comenzaron hace varios meses por la renta variable. Acciones del Merval y ADR argentinos que cotizan en Wall Street, no dejan de mostrar curvas positivas. Lideran la tendencia las empresas ligadas a la energía, tanto por las perspectivas de Vaca Muerta como por la normalización tarifaria del sector eléctrico.

Después llegaron los que empezaron a ver el desarme del Frente de Todos. Cuando Cristina Kirchner reiteró que no sería candidata y bendijo a Wado de Pedro como postulante del oficialismo, varios inversores leyeron esas movidas como una nueva chance a favor de la oposición.

La aparición de Sergio Massa como candidato único por el oficialismo modificó la composición de las apuestas, pero no el sentido. El ministro de Economía es un rival mucho más competitivo que De Pedro, y puede complicar las chances de Horacio Rodríguez Larreta o Patricia Bullrich. Pero a la vez, su elección dio algo más de tranquilidad a los que venían recalibrando sus posiciones frente a la Argentina: más allá de la ocasional retórica electoral, Massa no es visto como un dirigente que vaya a poner distancia con Estados Unidos o el FMI. Todo lo contrario.

La Justicia porteña habilitó a Jorge Macri a ser candidato, pero se abre un capítulo con la Corte Suprema

Rosendo Fraga ya tiene candidato ganador: ¿Quién piensa que será el próximo presidente?

El fin de semana le agregó un título más a los reportes. El triunfo de un candidato opositor en San Juan, una provincia que gobernaba el peronismo desde hace 20 años, dejó a la vista la sensación de que esa victoria no sea un caso aislado. JxC ya había dado otro batacazo en San Luis, y hay expectativas de que sus candidatos se impongan en Santa Fe y Entre Ríos.

El mundo financiero no necesita que las encuesta le garanticen ya quien va a ser el presidente a fin de año. Sus decisores están acostumbrados a actuar como si jugaran un abierto de póker, sopesando cada carta y evaluando las chances de tener mejores resultados con la siguiente. Hoy la atracción la generan los bonos soberanos, que estaban baratos y tienen perspectivas de nuevos repuntes. Massa está cerca de completar una renegociación con el FMI, evitando saltos bruscos en el tipo de cambio y con la inflación en baja. Alcanza para comprar alguna ficha más. Ya habrá tiempo de ver qué pasa con las campañas o con los demás candidatos. Hasta la pérdida de peso del fenómeno Milei contribuyó. Wall Street no quiere asumir más riesgos en la Argentina, sino recuperar lo que ya puso.


Temas relacionados
Más noticias de Economía
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.