Zoom editorial

La propuesta de Larreta a Schiaretti: una jugada que sacude a JxC en sus cimientos

Horacio Rodríguez Larreta quiere ser Presidente. No es novedad, claro. Por eso, tampoco debería sorprender su empeño por ampliar Juntos por el Cambio, carrera cuyo primer kilómetro fue la incorporación del liberal José Luis Espert y, en las últimas horas, el acercamiento con el gobernador cordobés, Juan Schiaretti.

La propuesta sacude a JxC en sus cimientos. Probablemente, Córdoba sea la comarca más antikirchnerista del país. La explicación de por qué, en 2019, Mauricio Macri rozó el 62% de los votos de la provincia, luego de cerrar su campaña con un multitudinario acto en la ciudad capital. "¡Cómo los amo, queridos cordobeses, cómo los amo!", devolvía emocionado el entonces Presidente el canto (con tonada) de "Sí, se puede" a su ilusión de reelección. Cinco meses antes, Schiaretti había renovado mandato con el 58%. "Hicimos muchas cosas con el Gringo. Lo respeto y trabajamos muy bien", definía Macri a una relación de décadas, que data de cuando uno era Secretario de Industria y el otro fabricaba autos.

Cuatro años después, las circunstancias políticas son otras. El peronismo cordobés -esa quimera de justicia social con baja de impuestos y racionalidad económica que se resumió a la alternancia entre Schiaretti y el fallecido José Manuel de la Sota- nunca estuvo tan cerca de perder la provincia desde 1999, cuando quebró la hegemonía de la UCR en su bastión histórico. Luis Juez aventaja en los sondeos y la definición racional que hubo de su candidatura evitó una puja con Rodrigo de Loredo -lo que es decir el radicalismo- que restaba mucho más de lo que podía sumar.

La mano tendida de Rodríguez Larreta a Schiaretti detonó internas, ahora, a escala nacional. "No vamos a entregar a nuestra gente en Córdoba", reaccionó Patricia Bullrich. Su sucesor en la presidencia del PRO, Federico Angelini, también se opuso: "Una cosa es ampliar JxC y otra, un rejunte". Gerardo Morales y Miguel Pichetto le pidieron que aclarara si hablaba en nombre de su partido o de su jefa política. Definieron un cuarto intermedio hasta que lo hiciera.

Horacio plantea la necesidad de construir "nuevas mayorías". No queda claro si ese concepto engloba una coalición electoral o de gobierno. La Argentina acumula antecedentes exitosos de lo primero y malas experiencias de lo segundo. "No habrá 100 días, sino 100 horas", dijo Larreta hace un mes y medio, en el Foro del Llao Llao. Resulta lógico, entonces, que procure respaldos para su eventual gobierno, por la magnitud -y severidad- de las decisiones a tomar. La duda, siempre, es cuál será el precio a pagar por esos compromisos. Antes, claro, hay que ganar la elección. Para eso, nadie se fija de qué están hechos los ladrillos, escribió Perón. Y el PRO, vale recordar, tiene pata peronista. Desde su génesis.

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.