Cómo deben liquidarlo

Impuesto a las Ganancias 2020: guía de pago para empresas

Del 13 al 17 de mayo serán los vencimientos para la presentación de las declaraciones juradas anuales del 2020. Cómo declarar y qué le toca a cada empresa.

Las empresas que cerraron su ejercicio comercial el pasado 31 de diciembre, este año tendrán que liquidar un atípico Impuesto a las Ganancias; las que cerraron en otras fechas tienen que cumplir durante el quinto mes posterior al cierre. El 2020 fue un año especial, porque excepto las empresas que se dedicaron a actividades que fueron definidas como esenciales, las demás en general tuvieron resultados negativos

Los programas de ayuda que recibieron del Estado, por ejemplo: los destinados para el pago de sueldos, tendrán un efecto neutro, ya que no se podrán descontar en el cálculo impositivo el importe reintegrado por la ayuda oficial. Del 13 al 17 de mayo de este año, dependiendo la finalización del número de CUIT, serán los vencimientos para la presentación de las declaraciones juradas anuales del 2020, correspondiente a las firmas que cerraron en diciembre. Como sucedió el año pasado, habrá que incorporar el ajuste por inflación contable y el impositivo. En el aplicativo de Ganancias, se deberá transcribir como "balance a los fines fiscales" el balance contable que fue ajustado por inflación detallando los rubros que lo conforman. Posteriormente, hay que convertir el resultado ajustado llevándolo al histórico, que es la base imponible para liquidar el tributo, efectuándole los ajustes necesarios para obtener el resultado impositivo sin ajustar. En diciembre, fecha en la que cierran su ejercicio la mayoría de las empresas, la inflación anual del índice al consumidor (IPC) superó, holgadamente, el tope del 15% que es el límite impuesto por la última reforma impositiva, que obliga a aplicar el ajuste por inflación impositivo, en sus dos etapas (estático y dinámico). 

Otras tareas de cierre tienen que ver con considerar el armado de la carpeta de los incobrables; las presunciones de dividendos a favor de los accionistas que podría determinar la AFIP, más allá de lo que distribuya formalmente la asamblea y las actualizaciones específicas parciales que se permiten en la liquidación del impuesto. Por último, es importante recordar que existe vigente un plan de pagos de hasta tres cuotas para abonar el saldo del tributo, para las pocas empresas que hayan obtenido un resultado positivo. Por el año pasado se da la circunstancia que las empresas que pudieron ahorrar dólares y los mantuvieron hasta fin de año, deberán abonar el 30% sobre la diferencia de cambio de la devaluación (cambio oficial) que se produjo a lo largo del ejercicio, en donde el valor del dólar pasó de $ 58 a $ 83,25, aumentando un 43%. Este año continúa la alícuota del 30% para que paguen las empresas, el ejercicio iniciado en 2021 tendría que reducirse al 25%, pero existe un proyecto para que no se reduzca todavía. Sigue vigente el prorrateo de seis cuotas del ajuste por inflación y habrá limitaciones para los que recibieron ayuda del Estado (ATP) en referencia a poder distribuir dividendos.

Ajuste por inflación

Las empresas con el cierre de diciembre aplican por segunda vez el ajuste por inflación impositivo, con las limitaciones establecidas en la ley. En un balance se encuentran los rubros conocidos como "monetarios", son los expresados en moneda de cierre del ejercicio, por ejemplo el saldo de caja, banco y los créditos y las deudas en pesos; y los "no monetarios, como es el caso de los bienes de uso. El mecanismo que prevé la ley tiene una primera fase llamada ajuste estático y otra segunda denominada ajuste dinámico. En la primera se toma el balance inicial de la empresa y se analiza los diferentes rubros que lo componen. En general se mantienen los rubros monetarios, excluyéndose del activo las cuentas que están enunciadas taxativamente por la ley; como por ejemplo: los créditos pendientes de integración de los accionistas, los saldos deudores de los socios y de los vinculados, los aportes irrevocables, las señas que congelan precios, los saldos de impuestos no deducibles, los bienes de uso, bienes muebles no amortizables e inmateriales; etc. Los bienes de cambio, a pesar de ser "no monetarios" se mantienen dentro del activo computable. Luego, se calcula el pasivo computable, excluyéndose por ejemplo los saldos acreedores de las cuentas de los socios. 

A la diferencia obtenida entre el activo y el pasivo computable se le aplica el coeficiente de inflación anual, que según estimaciones para este ejercicio sería del 36%. Si una empresa posee más activos que pasivos computables registra una pérdida por inflación, y si fuese a la inversa obtendría una utilidad. Finalmente, a ese resultado se le suman o restan los ajustes dinámicos, que también pueden ser positivos o negativos. Dentro de los primeros están, por ejemplo, los retiros realizados por los socios durante el ejercicio, por cualquier motivo (honorarios, dividendos, etc.) y las compras de bienes de uso realizadas en el año. Como ajustes negativos están los aportes efectuados por los socios, entre otros, que se ajustan desde el mes en que ocurrieron hasta el cierre del ejercicio. Estos ajustes, positivos y negativos, se incluyen dentro del resultado estático, previamente calculado, llegando de esta forma al resultado final de ajuste por inflación que luego deberá prorratearse en el ejercicio en que se calcula y en los próximos cinco años, dentro de la declaración jurada anual del Impuesto a las Ganancias. Mediante la ley 27.541, se dispuso que el ajuste por inflación impositivo (positivo o negativo) deberá imputarse, para los ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2019 y del año 2020, deberá prorratearse en seis cuotas. Por ese motivo, en el cierre de diciembre del 2020, se juntarán la cuota del año 2019 más la del año siguiente.

Incobrables

En el año 2020, por efecto de la extendida cuarentena, hubo muchos problemas en la cadena comercial de pagos, produciéndose un alto porcentaje de incobrabilidad. En Ganancias, las empresas pueden deducir los quebrantos por incobrables, en la medida que se den algunos de los siguientes índices de incobrabilidad: verificación del crédito en el concurso preventivo; declaración de la quiebra o desaparición fehaciente del deudor; iniciación de acciones judiciales tendientes al cobro; paralización manifiesta de las operaciones del deudor y prescripción del crédito. En los casos en que, por la escasa significación de los saldos a cobrar, no resulte económicamente conveniente realizar gestiones judiciales de cobranza los malos créditos se computarán siempre que se cumplan concurrentemente los siguientes requisitos: 1) El monto de cada crédito no deberá superar el importe establecido por la AFIP, que ahora asciende a $ 45.000. 2) El crédito en cuestión deberá tener una morosidad mayor a 180 días de producido su vencimiento. En los casos en que no se haya fijado el período de vencimiento o el mismo no surja de manera expresa de la documentación respaldatoria, se considera como operaciones al contado. 3) Debe haberse notificado fehacientemente al deudor sobre su condición de moroso y reclamado el pago del crédito vencido. 4) Haberse cortado los servicios o dejado de operar con el deudor moroso.

Dividendos

La distribución de utilidades que se realice por el año 2020, por ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2018, tienen la retención del 7% para los socios. Hay situaciones que la ley considera también como distribución de dividendos; dentro de las cuales están los retiros de los socios que figuren en la contabilidad; el uso de bienes del activo de la entidad que pueda realizar un socio; garantías con bienes de la empresa a favor de sus integrantes; bienes de la sociedad que fueron comprados o alquilados por los socios; gastos que realicen las empresas a favor de sus titulares que no respondan a operaciones realizadas en interés de la empresa; sueldos, honorarios u otras remuneraciones, cuando no pueda probarse la efectiva prestación del servicio o que la retribución pactada resulte adecuada a la naturaleza de los servicios prestados. 

Asimismo, se considerará que existe la puesta a disposición de dividendos o utilidades asimilables cuando se verifiquen los supuestos antes mencionados respecto del cónyuge o conviviente de los titulares, propietarios, socios, accionistas, cuotapartistas, fiduciantes o beneficiarios de las sociedades o sus ascendientes o descendientes en primer o segundo grado de consanguinidad o afinidad. El acta 963/20, por los programas de ayuda del Estado (ATP para el pago de sueldos), se puso el impedimento de distribuir utilidades, por los ejercicios cerrados a partir del mes de noviembre de 2019. Por los subsidios del mes de abril las condiciones especiales eran de cumplimiento -exclusivamente- para los empleadores que, al mes de febrero de 2020, contaban con una nómina de más de 800 trabajadores, debiéndose cumplir las condiciones durante el ejercicio en el que fue solicitado el beneficio y los 12 meses siguientes. Por los subsidios del mes de mayo producen dos situaciones:

1) Los empleadores con más de 800 trabajadores, el cumplimiento de las condiciones se extiende a los 24 meses siguientes a la finalización del ejercicio económico en el que fue otorgado el beneficio.

2) Para el resto de los empleadores, es decir, los que contaban hasta 800 trabajadores al mes de febrero de 2020, las condiciones deben cumplirse durante el ejercicio económico en el que fue otorgado el beneficio y por los 12 meses siguientes.

Actualizaciones parciales

Más allá de la aplicación del ajuste impositivo por inflación, que como se vio no es integral, se habilitó poder efectuar las actualizaciones de los valores de costo de los siguientes bienes: 1. Bienes de uso, sean muebles o inmuebles 2. Bienes inmateriales, como por ejemplo: marcas; llaves; patentes; derechos de concesión; etc. 3. Acciones; cuotas de participaciones societarias, de fondos de inversión; fideicomisos financieros; etc. Sin embargo, a pesar de significar un avance, existe un requisito que es un gran limitante: se exige que los bienes para poder quedar habilitados a ser actualizados son aquellos que ingresaron al patrimonio a partir del 1 de enero de 2018.

Plan de pagos

La Resolución de AFIP 4057 tiene vigente un plan de facilidades de pago específico para poder incluir el saldo a pagar por el Impuesto a las Ganancias. El pago a cuenta y la cantidad de cuotas están determinados por la categoría de riesgo fiscal que tienen ante la AFIP las empresas. El adelanto será del 25%, 35% ó 50% y las cuotas serán de 1, 2 o 3. A mayor calificación de riesgos menores serán los beneficios.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios