ANÁLISIS

Guzmán, un ministro con el sí fácil

Daniel Kahneman, nacido en Tel Aviv en 1934, ganó el Premio Nobel de Economía por haber introducido aspectos de la psicología en esa ciencia en especial en la toma de decisiones bajo incertidumbre. "La mayoría de la gente es sumamente optimista la mayor parte del tiempo. Los estudios sobre cognición humana atribuyen este exceso de optimismo a numerosos factores. Uno de los más poderosos es la tendencia de los individuos a exagerar el propio talento, a creer que están por encima de la media en su asignación de características y habilidades positivas" sostiene en "La falsa ilusión del éxito". Pero además agrega que "la tendencia a exagerar nuestro talento se ve amplificada por nuestra propensión a percibir erróneamente las causas de ciertos acontecimientos. El patrón típico de esos errores de atribución es que la gente se arrogue el mérito de los resultados positivos y achaque los negativos a los factores externos".

En la Argentina los postulados de Kahneman se sobrecumplen, en anteriores gobiernos pero en el actual especialmente. El rebote de la economía es por las medidas adoptadas por la gestión de Alberto Fernández, la caída fue por la pandemia. La inflación es por la invasión de Rusia a Ucrania. Hay un desprecio también del rol del azar en el resultado de su gestión. La suba del precio de los granos, la asistencia que otorgó el FMI a todos los países miembros en 2021 y que evitó el default con ese organismo por ejemplo.

Pero a futuro se necesitará más del azar. Los números fiscales meten miedo. En abril el gasto público creció 87%. Y falta aún lo peor. Martín Guzmán tiene el sí fácil en lo que a erogaciones se refiere. Dio luz verde al refuerzo de ingresos a jubilados, monotributistas, empleados en negro y empleadas de casas particulares por $ 18 mil cuya primera cuota se pagó este mes y la segunda en junio. Cedió ante la presión de Sergio Massa para la suba del piso de Ganancias a empleados en relación de dependencia. Por propia mala praxis el aumento de tarifas es inferior al que el propio ministro hubiera deseado. Desde la Secretaría de Energía, hasta el propio subsecretario Federico Basualdo le anticipó que la segmentación de tarifas iba a ser imposible de poner en práctica. En el caso del gas, puede haber demoras incluso en el aumento del 20% dado que en teoría hace falta otra audiencia pública para concretar subas sin peligro de que sean rechazadas por la justicia.

Hay varias señales que los mercados le están enviando al titular del Palacio de Hacienda. En primer lugar, ya se percibe cierta saturación en su festival de bonos para cubrir el rojo fiscal. En septiembre enfrenta vencimientos de deuda en pesos por 1 billón de pesos que, aún cuando la mitad pertenece a organismos públicos como el ANSES, los $ 500 mil millones restantes representan un desafío. Pero a este monto hay que sumar lo que necesite para cubrir el rojo fiscal en ascenso. La máquina de imprimir billetes tiene su límite: el tope impuesto en el acuerdo con el FMI puede ser violado, pero por ley el Banco Central tiene límites para asistir al Tesoro que están muy cerca de los $ 700 mil millones fijados como máximo por el organismo internacional para el 2022. De seguir el rojo fiscal en ascenso, ¿cómo hará el Gobierno para seguir emitiendo por encima de lo que estipula la ley sobre el rol del BCRA? El sólo cambio de esa ley puede alentar disparadas de precios, simplemente por expectativas.

¿En qué anda la oposición en este escenario? Mauricio Macri sigue con su estrategia de efectuar declaraciones públicas una semana y recluirse luego otras tres. El "3x1". Horacio Rodríguez Larreta ahora le habla a un elector, que pasó a ser el propio Macri. Suma millas con promesas de reforma laboral y previsional. Patricia Bullrich duplica todas las reformas que promete Rodríguez Larreta.

La convención de la UCR mostró todo al estilo "café con leche". Todas indefiniciones, nadie tensa la cuerda y Facundo Manes a la cabeza de esa zona gris. Esa postura "sciolística", para un candidato que se muestra como novedad en lo político no sirve: si se quiere ser nuevo, hay que ser preciso. Javier Milei, por su parte, puede sentir en carne propia lo que es pertenecer a la casta con la difusión de los nombres que lo acompañarán a nivel provincial y municipal. Al fin y al cabo, como señalaba un especialista en campañas políticas, "el voto es como darle la llave de tu casa a un candidato a presidente: tiene que dar confianza, seguridad". Milei tiene que crecer en esa confianza, formar equipo y abandonar esa figura rockera para incrementar sus chances.

Las encuestas de las últimas dos semanas mostraron por primera vez al Frente de Todos con una intención de voto por debajo del 30%. Juntos por el Cambio está entre 35% y 38%. Esta semana estará marcada por las reuniones de los presidentes de los partidos integrantes de Juntos por el Cambio el miércoles. Luego se hará en Misiones la cumbre de legisladores del PRO.

El inconveniente central para el FdT es que resta una eternidad para las elecciones. En teoría el cierre de alianzas debe hacerse en junio del 2023, las listas en julio y las PASO en agosto. La decisión de adelantar las elecciones en PBA está abierta y el FdT puede lograr hacerlo eventualmente con la ayuda de intendentes radicales preocupados por perder elecciones ante candidatos del PRO en unas PASO si tienen que ir colgados del candidato a presidente Manes. Para ellos es mejor competir sin ataduras hacia arriba.

Pero antes de fin de año puede haber ruido. Hay desbordes económicos por doquier. Y aplicando a Kahneman, en la Argentina la actual dirigencia sobrestima sus capacidades y subestima el rol del azar.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios