Futuro productivo: la industria argentina y su transformación digital

Pareciera que imaginar el futuro es una actividad más relacionada con la adivinación esotérica que con la anticipación. Inteligencia artificial, Internet de las cosas, Machine Learning y Realidad Aumentada son apenas la fisonomía de lo que podíamos siquiera soñar como algo cotidiano hace treinta años. En la actualidad, esos fenómenos operan sobre el presente y el futuro de la economía, la producción, la generación de empleo y la educación. Desde 2020, en la Unión Industrial Argentina (UIA), quisimos transformar el vínculo con lo que vendrá: cambiar el tarot de la anticipación por un diálogo con el futuro y su potencial. De ese diálogo, surgió RUTA X.

¿Qué es RUTA X? En términos conceptuales, es la materialización de una metodología de abordaje que nos permite asistir a las empresas en la transformación digital. Esa metodología contempla todas las instancias del proceso: la sensibilización a través de la experimentación de soluciones 4.0 aplicadas a casos reales en el Centro de Industria X UIA-Accenture, un autodiagnóstico para detectar oportunidades de mejora digital, la realización de talleres teórico-prácticos que permiten identificar y analizar la factibilidad de proyectos en cada empresa asistida, además de la conexión con toda la red de actores tecnológicos -incluyendo a las herramientas de financiamiento- a través de nuestros Expert@s X.

Como espacio de co-creación y experimentación de primera mano, RUTA X ya conectó a más de 8000 personas de todo el país. Más de 4000 alumnos se formaron en los seminarios y conferencias tecnológicas, 3000 personas interactuaron con las demos de tecnología aplicada del Centro de Industria X y más de 200 ingenieros y técnicos experimentados graduados en el diplomado en "Transformación Digital Productiva e Industria 4.0" -diseñado junto a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Cuando una empresa llega a RUTA X, buscamos que la transformación digital se convierta en un paso lógico basado en la dinámica de lo realizable. Esta metodología de construcción y aprendizaje nos permitió que más de 300 empresas participaran de nuestros talleres de digitalización y que más de 60 empresas fueran asistidas (tanto en forma individual o como parte de una cadena de valor). La metodología con la que abordamos la transformación se inicia mucho antes de la digitalización. El objetivo principal es sistematizar y organizar el proceso porque, de lo contrario, lo único a lo que se podría aspirar es a digitalizar el caos.

Esto que hoy podemos señalar como uno de los principios fundantes de RUTA X es el resultado de una mirada que se posicionó más allá del día a día del sector productivo. Es lo que nos permitió descubrir que para que el desafío se transformara en activo teníamos que generar un matcheo entre oferta y demanda: más del 80% de las empresas presentaban dificultades en por ejemplo, la estandarización e implementación de mejora continua de sus procesos -pilares clave para avanzar en la automatización y la digitalización-.

Entre los retos para la implementación de la transformación digital, también nos encontramos con que necesitábamos desarticular mitos. Por ejemplo, que digitalizar no es para PyMEs, que es sólo una épica para las grandes empresas. Los nudos de esos mitos los desatamos trabajando en conjunto con las PyMEs: un tercio de las empresas que nos habían contactado tenía identificado un posible proyecto de transformación digital. Luego de cooperar con ese universo de empresas PyME, el porcentaje ascendió al 100%. Cuando llegamos al final de la asistencia técnica, cada empresa contaba, en promedio, con seis proyectos identificados. El impacto de este desafío metodológico y sus resultados pueden consultarse en RUTA X: cómo poner en valor la transformación digital, un documento elaborado por la Gerencia de Servicios a Socios y Ruta X.

Muchas firmas, antes de conocer el proceso, identifican que el mayor obstáculo es el financiero. Una verdad de carácter relativo. Hay otra dificultad operando, y con un peso muy relevante. La formación de talento es un factor clave para cualquier tipo de innovación, y muchas veces aparece como una dimensión relegada. ¿Qué proponemos en RUTA X para avanzar en ese desafío? Generar capacitaciones que permitan que los trabajadores converjan con la transformación digital y potencien sus habilidades. Pero más importante aún, desarrollar vínculos con el sistema educativo en todos sus niveles para que la formación también dialogue con los empleos del futuro.

De la conversación con el futuro también están surgiendo desafíos novedosos: la sustentabilidad. Si la transformación digital es el inicio del recorrido, la sustentabilidad de esa transformación es una terminal obligada para este viaje. Con esta premisa nació en 2023 Ruta Verde, que ofrece servicios para promover la competitividad en convergencia con la transición energética. Los fundamentos alrededor de los que articulamos nuestras iniciativas tienen que ver con minimizar la huella de carbono, la implementación de buenas prácticas en términos ambientales y el fomento de la economía circular como requisitos para acceder a los mercados internacionales y a consumidores más exigentes.

Cada iniciativa de Ruta X es parte de la visión institucional que la UIA puso en valor en su Libro Blanco, que engloba un conjunto de propuestas integrales desde la visión productivista y federal. En el caso particular de la agenda para la transformación digital, el Libro Blanco plantea una serie de políticas de Estado para potenciar la inversión en i+d , la infraestructura en conectividad y la formación continua en relación a las demandas de la nueva empleabilidad.

En este contexto, tanto la digitalización como la sustentabilidad se constituyen poco a poco en barreras para la competitividad, lo que implica un gran desafío de cara al futuro. Si antes necesitábamos promover el desarrollo de empresas productivas y competitivas dentro del mercado nacional e internacional, ahora también deben ser digitales y sustentables. Para superar este y otros desafíos contamos con el apoyo de organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la agencia de Cooperación japonesa (JICA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Unión Europea (UE) a través del Programa AL INVEST Verde.

Uno de los objetivos de Ruta X es que la visión de futuro se convierta en realidad tangible para todo el ecosistema de transformación digital. Por eso, la UIA sistematiza la experiencia de RUTA X a la luz de lo que está ocurriendo con otras instituciones líderes de transformación digital, en el marco del documento Aprendizajes para iniciativas público-privadas de Transformación Digital del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Recientemente se presentó este trabajo que muestra el estado del arte a nivel internacional y de qué manera se desarrollan programas de asistencia para potenciar la innovación tecnológica.

RUTA X y sus desafíos crecen a medida que este artículo avanza. El futuro continúa perfilando lo que vendrá mientras dialogamos en el presente. Trabajar sobre estas coordenadas implica el diseño de metodologías dinámicas y customizadas para cada empresa. ¿Para qué? Para dejar de anticipar el futuro tirando las cartas del tarot y empezar a protagonizarlo dentro de cada empresa.

Temas relacionados
Más noticias de pyme
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.