Zoom Editorial

Falta gasoil, hay stockeo y las petroleras pierden $ 60 por cada litro que venden

La Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (CEGLA) advirtió ayer que la escasez de gasoil en al menos 19 provincias está generando un "riesgo alto de faltante de garrafas". "La zona más complicada de abastecer es la del norte. No se consigue combustible en las rutas y los camiones no alcanzan a completar la distribución con los envases que trasladan", alertó el presidente de CEGLA, Pedro Cascales, según la agencia de noticias NA.

La falta de gasoil se venía advirtiendo desde hace meses. Tan así fue, que la propia YPF tuvo que salir a aclarar que el combustible para la cosecha estaba garantizado.

¿Pero es el campo el que está provocando el desajuste porque necesita una mayor demanda? No debería, ya que si la cosecha es mejor este año, básicamente lo es por mayor precio, no por mayor área sembrada. Tal situación no descarta un stockeo de algunos productores, pero que de ninguna forma son la mayoría.

Un informe del FMI cuestiona el control de precios y da una señal sobre la renta inesperada

El problema tampoco parece estar en los vecinos de países limítrofes que aprovechan el diferencial de precio y se cruzan a la Argentina a llenar el tanque. Por esa vía, según los cálculos de las petroleras, se va entre el 3% y el 5% del gasoil que se vende en la Argentina.

El problema real es que la demanda de gasoil actual excede largamente la demanda estacional de la cosecha y el crecimiento de la economía. La incertidumbre sobre la posible falta de gas y electricidad para la demanda industrial en el invierno presiona sobre la demanda del gasoil, que se convierte en un combustible alternativo para la generación de energía.

A esto se suma una demanda especulativa originada por el bajo precio actual y la expectativa de ajuste futuro. Hoy la importación de un barco de 40.000 m3 implica una pérdida de u$s 16 millones para la petrolera que lo compra, porque luego tiene que utilizar ese gasoil para abastecer a las estaciones de servicio que tienen contrato con ellas. Es decir, tiene que vender el gasoil a pérdida.

Al menos 350 empresas deberían pagar la renta inesperada: cuánto puede recaudar el Gobierno

La brecha entre los precios locales de los combustibles y los precios internacionales es la mayor histórica y alcanza a los $ 60/litro (casi 50% del precio actual).

En definitiva, las petroleras que importan gasoil pierden hasta $ 60 por cada litro que despachan.

La falta de gas también puede tener otra implicancia en el gasoil. En la Argentina se venden 10 millones de m3/día de GNC. En el invierno se prevén recortes allí. Si parte de la demanda de GNC se vuelca al consumo de naftas y gasoil, se necesitarán 150.000 m3 adicionales de nafta y gasoil por mes para suplir el 50% de oferta actual de GNC.

Es cierto que todo el enredo está originado en el encarecimiento del precio del gasoil. Este año Rusia, el principal proveedor internacional de este combustible, quedó fuera del mercado por la guerra y originó, obviamente, una menor oferta. El resultado en la Argentina es la distorsión de precios y falta de combustibles.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios