Opinión

El peronismo se pelea por la centralidad de la escena

"Somos como los gatos. Parece que nos peleamos, pero nos estamos reproduciendo", decía Juan Domingo Perón. El tiempo y las distintas crisis que atravesó el peronismo le dieron la razón.

Hoy Cristina busca mantener su cuota de centralidad política. Es por eso que, en una fecha emblemática para el kirchnerismo como lo es el 27 de abril, a 20 años de que Néstor ganara la presidencia, volverá a mostrarse en un acto, en este caso en la localidad de Quilmes, junto a una fiel aliada a su hijo Máximo, Mayra Mendoza.

La exmandataria aprovechó el momento en el que una multitud se manifestaba en favor de la Universidad Pública y en contra del recorte del presidente Milei para cuestionarlo y anunciar su reaparición en un acto público. Todo intentaba mostrar que mañana vuelve al escenario público porque se lo exigen las ideas del líder libertario.

"Es buena oportunidad para reflexionar sobre este particular momento de la historia argentina, sobre este experimento del anarco capitalismo y el sufrimiento inútil al que está siendo sometido el pueblo argentino", dijo Cristina en sus redes sociales al momento de confirmar su presencia en el acto organizado por Mendoza  

Pero ocurrió a pocas horas de que distintos dirigentes del peronismo de la Provincia y en especial referentes de la Cámpora, hoy enfrentados con su hijo, el diputado Máximo Kirchner, se atrevieran a cuestionarla.  

Andrés "el cuervo Larroque" llegó a nombrarla por la forma de comunicar y hacer política a través de las redes sociales y por whatsapp. Tiempo atrás nadie imaginaba la posibilidad ni siquiera de que se animaran a cruzar a la única posible líder de ese movimiento.

Los vientos del año próximo soplan suave pero traen la brisa de un 2027 con muchas preguntas para el peronismo. La mayoría de ellas arranca con el armado de listas para el año próximo. ¿Cuántos lugares?, ¿para quienes?, ¿quién decide? ¿Cristina?

Mañana no será solo Quilmes escenario de homenajes a Néstor, también harán lo suyo otros, como Avellaneda. El municipio modificó el horario del acto central para evitar tironeos y que todos aquellos que quieran estar en los dos, puedan hacerlo.

El nuevo destino de la estatua de Néstor Kirchner y el Operativo Deshielo entre Máximo y Kicillof

Cristina buscará una foto que apunte a la memoria emotiva, que muestre algo de unidad en medio de la interna, que pueda juntar a su hijo con Larroque, que hoy se encolumna fuerte detrás del Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, a quien considera que el justicialismo debe cuidar y lo proyecta en la carrera hacia lo que viene.

En un movimiento político tan dinámico como el peronismo argentino, aunque ahora pareciera en pausa, los vaivenes y las disputas internas son moneda corriente. Es por eso que la presencia de Cristina en el acto de Quilmes es hoy un intento para bajar la temperatura de la confrontación interna.

 La expresidenta alejada de los cargos públicos, no piensa en abandonar su liderazgo dentro del peronismo. Hoy le sirve para eso la memoria y el legado de Néstor Kirchner como una plataforma para reafirmar su posición política. En ningún rol se ve mejor que en el de articuladora y líder y sabe que cuando quiere cobra una relevancia indiscutible. Su capacidad para manejar las tensiones internas y construir consensos será determinante para el futuro del movimiento.

En tanto, el resto de la oposición enfrenta su propio desafío de liderazgo. En contraste con el peronismo, que históricamente ha sido capaz de cohesionarse en torno a líderes emblemáticos, carecen hoy de una figura que pueda alinear las distintas voces y construir un bloque sólido. Y Cristina lo sabe.

Pasamos de la grieta entre Cristina y Macri a la grieta en el "por sí" o "por no" a Javier Milei. Y la ex mandataria que es por eso fundamental limar las asperezas y poner freno a quienes ponen en relieve aspiraciones personales.

La falta de liderazgo opositor no solo dificulta la articulación de propuestas alternativas al Gobierno, sino que también fortalece la posición de Cristina dentro del espacio..

Quien sea el elegido hacia 2027 debe mantener la cohesión del peronismo y no apagar a la ex presidenta.. Ese es su objetivo.

La escena ya está planteada: la escultura de Nestor Kirchner será testigo. Recordemos que la obra había sido obsequiada por la Argentina a la UNASUR, en Ecuador. Vino al país para quedar emplazada en el Centro Cultural Kirchner. Desde que Milei es Presidente, la escultura no está ahi, y el Centro, en principio, recibirá cambio de nombre. Mañana encontrará nuevo lugar en el municipio quilmeño, y Cristina intentará ahí lograr ahi su foto, entre la memoria, y la unidad peronista.

Temas relacionados
Más noticias de Cristina Kirchner
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.