Zoom editorial

El número que preocupa y la condición del voto clave para ganar las elecciones

En un escenario de marcada paridad entre tres fuerzas, la relación de los candidatos con los argentinos en situación de pobreza tendrá un efecto decisivo a la hora de elegir quién será el próximo presidente.

Mediciones privadas como el nowcast que publica el Director de la Maestría en Econometría de la Universidad Torcuato Di Tella, Martín González Rozada, arrojan que, al tener en cuenta la evolución inflacionaria de los últimos meses -en particular del salto dado por el IPC en agosto-, el 40,1% de pobreza observado por el INDeC en el primer semestre sumó otros tres puntos hasta alcanzar un 43,2%, lo que devuelve un universo de unas 20 millones de personas.

Nota: En rojo se muestran las estimaciones oficiales de la pobreza, en azul las estimaciones usando los microdatos de la EPH y en verde la proyección con la simulación de los microdatos de la EPH.

El resultado plantea un escenario base similar al relevamiento realizado por el Grupo de Opinión Pública y Trespuntozero sobre el comportamiento electoral en las primarias, que brinda pistas sobre cómo impacta esta situación económica en el electorado.

El estudio mostró que 43% de los encuestados no puede afrontar sus gastos y mucho menos ahorrar, al contrario, probablemente deban endeudarse para llegar a fin de mes. Y lo más relevante: esa condición afecta a un 54% de quienes declararon que no fueron a votar en las PASO, sean ocupados, jubilados o desempleados. Es decir, más de 5 millones de personas, o lo que es lo mismo, uno de cada cuatro pobres.

También se identifican con esa situación un 56% de los votantes de Javier Milei y un 42,4% de quienes apoyaron al oficialismo. Pero solo un 23% del votante de JxC, detalle delicado para una coalición que pretende canalizar la voluntad de cambio y que espera que una mayor concurrencia a las urnas en las generales del 22 de octubre modifique los resultados vistos en las primarias.

Lo concreto es que la devaluación posPASO ya se trasladó a los precios y alimentó a una inflación desbocada que opera como factor multiplicador de la pobreza, al que el ministro Sergio Massa busca contrarrestar con bonos, sumas fijas, alivios fiscales y créditos, esperando que la propia acción no acelere más los precios.

El peso perdió la mitad de su valor en lo que va del año y las ideas de dolarización y bimonetarismo proyectan una nueva depreciación que aumenta la presión en el mercado, como refleja la suba del dólar CCL, la referencia sobre la que devaluaría una gestión de Milei y a la que se acercaría Carlos Melconian en un potencial gobierno de Patricia Bullrich, según anticiparon. Señales delicadas que también pueden alimentar la inflación sin un programa consistente detrás.

Contener y brindar un horizonte de mejora a la sociedad será la condición necesaria para ganar un voto clave. Con 43% de pobres, todo plan de quien pretenda llegar al sillón presidencial debería tener esa prioridad.

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones 2023
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.