Panorama bonaerense

El aluvión Massa y el enojo de los libertarios por Macri: las apuestas de los barones para ganar el balotaje

Sergio Massa es la nueva estrella del firmamento peronista. Luego de haber sufrido los destratos y los insultos cuando armó el Frente Renovador, con el que en 2013 puso en serio riesgo a varias hegemonías municipales del conurbano, ahora es considerado un "bestia que hizo una elección imposible".

Un importante intendente del Gran Buenos Aires, que en diciembre termina su mandato pero delega en una persona de su extrema confianza el manejo municipal, describió, como elemento "que nadie tomó en cuenta y ningún periodista lo mencionó. Si te fijas, en la Provincia de Buenos Aires, terminó sacando más votos que Axel Kicillof".

Si bien el peronismo bonaerense no lo tiene al gobernador como conductor, y sólo es considerado un "administrador", el dato no contenía maldad sino una puesta en valor para el candidato presidencial y presidente de facto de Unión por la Patria.

Efectivamente, en el conteo final de la Provincia de Buenos Aires, la diferencia en favor de Kicillof es de casi dos puntos. Sin embargo, cuando se restan los votos extranjeros, que sí podían elegir desde gobernador hacia las categorías inferiores, hay una leve ventaja para el candidato presidencial.

Este milagro político los lleva a pensar que es posible una victoria en el balotaje, algo impensado hace cuatro meses atrás, cuando nadie sabía quién sería el candidato presidencial del oficialismo. Y para esto también apuestan a doblegar en la fiscalización al candidato libertario, supuestamente débil en esta cuestión.

"Algunos optimistas piensan que podremos sacar cinco puntos con diferentes trabajos", dicen quienes participaron de algún encuentro furtivo en el búnker de la calle Mitre al 300, sede de campaña del massismo.

Además, para esto cuentan con cierta benevolencia de la dirigencia histórica de los libertarios que ya fueron electos. Los concejales y legisladores provinciales, la mayoría proveniente del peronismo massista, kirchnerista y duhaldista, están que trinan por la aparición de Mauricio Macri en la fase final y empezaron a escuchar ofertas, según algunas fuentes incluso de fondos frescos, para no ponerle demasiada enjundia a la hora de defender los votos y fiscalizar la boleta de Javier Milei.

Sin embargo, de nuevo, una bomba explotó en plena campaña. En esta ocasión apareció en la superficie lo que muchos suponían. Que los amigos de Máximo Kirchner tenían información reservada de muchos dirigentes políticos, sindicales y empresariales, además de periodistas y jueces. Fabián "El Conu" Rodríguez, ex jefe de Télam en la anterior gestión K, echado por Axel Kicillof de su gestión provincial en los recambios forzados de hace dos años del área de Comunicación, y actual funcionario de la AFIP, fue responsabilizado de manejar un operativo clandestino de espionaje por el cual se enteraban de la vida y la obra de cada uno de los actores relevantes de la vida pública.

Un jefe comunal le recordaba a El Cronista un viejo episodio, ocurrido en plena pandemia, cuando en su municipio se encontraron funcionarios del gobierno nacional y algunos intendentes. Terminada la charla, recibió un curioso llamado de parte de un influyente directivo de una empresa de energía estatal de sobrada relación con el hijo de los dos presidentes.

"Qué tal estuvo la juntada?... ¿Cómo sigue la conspiración?", le preguntó de manera irónica y amenazante. "Ahora caigo... Yo creía que nos habían visto algunos espías que teníamos acá adentro, pero no, era mucho más grave el tema", relató el jefe en comunal que en aquel entonces ya se sorprendía del control al que todos estaban sujetos.

La fiscalización de la elección, algo que se transformó en un negocio paralelo de la campaña política, es un verdadero dolor de cabeza para Javier Milei. Al no conocer a la mayoría de los dirigentes a los que llevó en su lista de candidatos, porque jamás habló con ellos personalmente, ahora muchos de los que sí tuvieron esa relación se niegan a aceptar la llegada de "la caballería".

"La caballería" representa a los refuerzos que siempre se necesitan para torcer o confirmar una victoria en la batalla. Estos refuerzos provienen de los voluntarios que empezaron a reclutar los referentes de Juntos por el Cambio a quienes sus propios votantes le piden de participar.

"Yo tengo todos los fiscales, no necesito de ninguna ayuda... Y los voy a pagar yo", se ufanan algunos concejales y legisladores electos de La Libertad Avanza, más atentos a los llamados de los intendentes peronistas que del control para quien era su líder anti casta.

Por eso no llamó la atención que los otros días Guillermo Francos, Lisandro Catalán, por el lado de Milei, y Jorge Triaca con Aníbal Asseff, por el PRO, se hayan sentado como uno de los túneles abiertos para ordenar el descalabro generado en La Libertad Avanza por la llegada del ex presidente y Patricia Bullrich.

Esta es una de las tantas reuniones, en las que no siempre asisten los mismos protagonistas, en las que se debate la manera de enfrentar al oficialismo en las que aseguran que no se habla de cargos. Les crecerá la nariz, indudablemente.

Mientras esto sucede de cara al balotaje, en La Plata, han empezado a filtrarse datos que deberían alarmar a la dirigencia política que convive en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Si bien el expediente aún permanece en la Cámara producto de las apelaciones presentadas por los abogados defensores de Julio "Chocolate" Rigau, lo que aparece en la acusación de la fiscal de instrucción Betina Lacki es impactante por lo gráfico de cada maniobra, recopilada, según parece, del estudio pormenorizado del celular de uno de los detenidos de la escandalosa causa que engloba no solo al oficialismo, sino a la oposición porque cada designación debe ser acompañada por la firma de ambas partes.

Por eso se pidió la detención de Claudio y Facundo Albini, director de personal durante décadas de la Cámara y su hijo, el concejal electo del triunfante Julio Alak, ambos pertenecientes al Frente Renovador platense. A ellos también se le suma la responsabilidad en "la estafa" producto de esta "asociación" a Raúl Folone, implicado en primer facie como parte de este grupo de tareas que recaudó, durante dos años, $ 800 millones aproximadamente.

Hasta ahora, no se precisó bien para quién realizaban esta maniobra. Si se lo obtenido se lo repartían entre ellos, si lo percibía alguna autoridad de la Cámara o, como parece que sucedería, la mayor parte era distribuido entre los diferentes bloques legislativos para que luego ellos tuvieran su manejo económico también.

"¿No le parece extraño que ningún legislador haya realizado siquiera un pedido de informes? ¿No es extraño que ningún medio platense hable del tema? ¿Cómo puede ser que los abogados de "Chocolate" parecen defender, al mismo tiempo, a los legisladores?" se pregunta todos los días alguien que lee y relee todas las fojas del ya frondoso expediente.

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones 2023
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • AR

    Alfredo Rabasedas

    Hace 5 minutos

    No se entiende que Massa siendo el presidente virtual, no hizo todo lo que promete durante este año. Es la peor crisis del país en su historia y puede con engaños, acusaciones falsas y mentiras llegar a ser presidente. No se le puede creer nada, Massa solo juega para Massa, y seguramente va a traicionar a Cristina y va a llevar al país al default. NO VOTE A MASSA, ES UN FALSO!!!!

    0
    0
    Responder