PANORAMA BONAERENSE

Crímenes brutales, un intendente que ya lanzó al hermano y la duda existencial del Frente de Todos

Los asesinatos y las protestas por seguridad en La Matanza mientras continuaban los actos políticos mostraron un conurbano dramático y absurdo en el que la probable salida de Sergio Berni ya le plantea un dilema a Kicillof para después de las elecciones.

VALENZUELA YA LARGÓ AL HERMANO

Terminado el acto que se desarrolló en Merlo, donde Diego Santilli, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich acompañaron al candidato local David Zencich, un pequeño grupo de dirigentes y candidatos de los distritos cercanos, todos de la Primera Sección Electoral, fueron a comer para seguir "la rosca" y analizar posibles escenarios.

El puñado de esta juntada -"cerradita, no éramos más de siete"- se sorprendieron cuando en representación de Diego Valenzuela apareció su hermano Pablo, un experimentado productor televisivo pero de escasa trascendencia en la vida política ya que nunca se había mostrado en ese ámbito.

Hombre de extrema confianza del intendente de Tres de Febrero, Pablo sólo se encargaba de temas directos en los que hablar con él es hacerlo con Diego. Pero fue la primera vez que participó de una charla política y, según los presentes, "sorprendió gratamente por su visión, claridad y concepto. En ese sentido es muy parecido al hermano".

La tertulia sobrevoló la situación política, los amigos y enemigos que cada uno de los presentes tiene y a más de uno le habrá picado la oreja. Se sobreentiende que si Diego Santilli gana la elección provincial se transformará en "candidato natural".

Sin embargo, hay varios que también quieren estar en esta lista. Valenzuela, quien aspira a ampliar su diferencia con el Frente de Todos en su distrito, Jorge Macri, quien cada vez consolida más su alianza con Joaquín De la Torre y Maxi Abad, y el propio ex intendente de San Miguel, que puso a su hermano como jefe de campaña en Moreno y provocó permanentes roces con la familia Asseff, la dueña de los votos de esa localidad.

El otro que ya expresó que quiere ser es Julio Garro. Desde Dardo Rocha hasta acá, ningún intendente de La Plata pudo ser gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Como el estigma que persigue a los que gobernaron la Provincia, parece ser que este destino también está encima de los jefes comunales de la ciudad capital.

"Es increíble que cuenten plata antes de cobrar el sueldo... Lamentablemente, no sé si haremos la elección que tendríamos que haber hecho si hubiera habido una conducción clara en todo el espacio", se quejó una referente de Juntos de la Provincia de Buenos Aires.

Según esta mirada, Santilli, por llegar como representante de Rodríguez Larreta, no pudo conducir y siempre tiene que estar mediando. No confían en los intendentes como deberían ni tampoco en las "viudas" que dejó María Eugenia Vidal.

Además, uno de los amigos del candidato a diputado nacional, Cristian Ritondo, se lanzó anticipadamente como candidato a gobernador y esto también causó ruido. "Estamos igual que el Frente de Todos... Cada uno se mueve de acuerdo con sus intereses, primero, y luego trabaja por la totalidad"... El domingo se sabrá cómo sigue esta película.

CONURBANO DRAMÁTICO Y ABSURDO

La semana empezó sacudida por el asesinato de Roberto Sabo, en Ramos Mejía. Inexplicablemente, el intendente Fernando Espinoza no dijo nada. La vicegobernadora, Verónica Maggario, tampoco.

Una masiva movilización de vecinos y otros familiares afectados por hechos de inseguridad se manifestaron y provocaron una crisis de dimensiones aún desconocidas no sólo en La Matanza, sino en todo el país.

La televisación en vivo y directo de policías y fuerzas especiales de La Bonaerense de Sergio Berni reprimiendo a los manifestantes  provocó la reacción de la opinión pública e hizo que el tema se instalara en la agenda nacional.

Las 10 frases polémicas de Aníbal Fernández tras el crimen de Ramos Mejía

También, políticamente, recalentó la ya caldeada relación que tenían Espinoza y Berni. No se toleran. El primero aduce que todos los problemas que aquejan a su municipio tienen que ver con la pésima acción del ministro de Seguridad bonaerense, el único rescatado por los familiares de Sabo por haber puesto la cara.

Quizás por esta creencia que la policía sobreactuó al reprimir a la gente que se había presentado ante la Comisaría 2 de Ramos Mejía que el intendente matancero ahora haya elegido a la Policía Federal para resguardar el edificio municipal donde hoy, a las 19, está preparada otra marcha para reclamar por la seguridad que no tienen y una mayor respuesta ante los asesinatos narcos que suceden en González Catán.

Ramos es el lugar más adverso para el oficialismo del Frente de Todos, pero poblacionalmente no alcanza el peso que sí tienen otras localidades como Laferrere, Virrey del Pino o Catán, donde el mismo domingo, cuando se conocía el asesinato del kiosquero que movilizó a la población, asesinaban a Roberto Mendoza, un dirigente barrial que tenía un merendero en San Cayetano, a la vera del Río Matanza.

Mendoza venía denunciando a los narcos que se escondían frente suyo y que habían empezado a traficar en el frente de su casa. El viernes anterior la policía mató a uno de los cabecillas de una de las tantas bandas que se ocultan del otro lado del Río Matanza.

Cuando no se habían superado el estupor y la congoja que provocaron ambos casos, en José C. Paz, Joel Sánchez, de 17 años, fue asesinado en la panadería que trabajaba mientras estudiaba por la mañana.

Insólitamente, al otro día, el primer candidato a concejal, Roque Cagiano, sin tomar en cuenta la manifestación que hubo la noche anterior, y participó de una actividad en la que se "inauguraban" lugares para arrojar basura en madera y puesta en valor de distintos espacios públicos.

Mondovi, sin embargo, no puede ser juzgado con severidad. El lunes, mientras la gente era reprimida con gases lacrimógenos en Ramos Mejía, a pocos kilómetros de ahí, en Lomas de Zamora, Martín Insaurralde y Máximo Kirchner protagonizaban un acto de campaña con el gobernador Axel Kicilof.

El gobernador, quien a pesar de los dardos aliados le puso el cuerpo como ningún otro a la campaña, sabe que le espera por delante un arduo desafío con la probable salida de Sergio Berni del Ministerio de Seguridad, "sea cual sea el resultado". El funcionario dijo que se tomará 24 o 48 horas para determinar qué hará, pero todos saben que si no hay operativo clamor, su salida, deseada por muchos, será un hecho.

LA DUDA EXISTENCIAL DEL FRENTE DE TODOS

Ningún analista ni consultor se anima a pronosticar un resultado electoral contundente. Si fuera por el humor social existente, y las confesiones de buena parte de los máximos referentes del Frente de Todos, la elección ya estaría resuelta.

Algo de eso percibió días atrás Wado De Pedro, en una recorrida por la franja más necesitada de José León Suárez. Allí, un vecino se animó a mandar a toda la comitiva a un "convento para que ...", por supuesto, todo irreproducible.

Sin embargo, cuando se despoja de este malhumor y tensión, algunos, no todos, se animan a ver una recuperación y pronostican, inclusive, un resultado favorable en municipios que, en las PASO, fueron derrotados.

Allí se observa un trabajo de corte de boleta más o menos abierto. Los que más dificultades tienen para ejecutar este plan, por supuesto, son aquellos intendentes que han tenido que cumplir funciones nacionales y provinciales. En estos lugares no hay posibilidad de explicar un desmarque muy importante, como el que se vio en San Fernando, por ejemplo, donde la lista local de la familia Andreotti ganó pero la nacional de Tolosa Paz perdió.



ND: Esta columna terminó de escribirse el jueves 11 a las 16.57 pm.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios