Zoom Editorial

Con la mirada del mercado en el blue, el Gobierno estima suba de 8% del PBI

A un mes de las elecciones, el Gobierno tiene una buena noticia económica. La actividad se está recuperando más de lo esperado. De hecho, mientras que la inflación 2021 estaba estimada en 29%, el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) tenía una meta de 5,5%. Sin embargo, luego de un año donde la pandemia claramente afectó menos al crecimiento de la economía argentina, se estableció un PBI de 7%. Pero hay más: ahora en el Gobierno, puertas adentro, estiman revisar esa suba y llevarla al 8%. Los números se trabajan en la Secretaría de Política Económica y en el Ministerio de Desarrollo Productivo, ambos bajo el ojo del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Lo que ven en Economía es que la actividad está más sólida de lo que se vislumbraba hace unos meses. Por eso, la revisión en alza y por eso también, a pesar de la cautela, el alivio que muestran los funcionarios.

Por otro lado, la inflación sigue siendo un problema para el Gobierno. Del 29% presupuestado a la suba de precios que tendrá 2021, hay diferencias. En esta instancia es donde el Gobierno está convencido de que hay varias causas, como el precio de las commodities, pero también responsabilidades diversas. En lo puntual, internamente en el Ejecutivo se piensa que el comportamiento que tuvieron los sindicatos fue diferente al que tuvieron los empresarios. Para el Gobierno, los gremios pactaron las primeras paritarias con subas que superaban el 29%, pero que estaban en línea con el pedido que había realizado el propio Ejecutivo.

Pero no fue así el comportamiento que se vio, según el propio Gobierno, en el sector empresario. Es este punto se cree que los empresarios no tuvieron la capacidad ni de organización ni de conducción para enfrentar una inflación que perjudica a toda la Argentina.

En la cabeza del equipo económico y también del Banco Central (BCRA) está la idea de ir cambiando la composición del financiamiento del déficit. En líneas generales lo que se pretende es que el ahorro de los privados se vuelque a la compra de bonos del Tesoro y también a la economía real. Porque cada peso que se emite es una gota más de nafta al fuego de una inflación que más que multicausal parece cultural en la Argentina.

Otro ítem importante que mira el Gobierno en cuanto a la economía es que asegura tener los dólares necesarios para no tener que devaluar después de las elecciones, tal como algunos economistas argumentan.

En este punto, cuando se miran los números macro, la posibilidad de una devaluación parece alejada hoy por hoy. Sí está claro que el dólar paralelo juega otro partido y precisamente hoy el mercado espera una suba, pero el oficial va en línea para llegar a diciembre con el número que se estimó en el Presupuesto para este año.




Tags relacionados

Compartí tus comentarios