Ceder para crecer

Existen muchas maneras de mirar y mirarnos a nosotros, y a nuestro país. Sobre Argentina sobrevuela una sensación de dolor y pesimismo, casi consensuada desde hace un tiempo. Es como un debate con señalamientos y búsqueda de culpables constante, sin mayor futuro. Pero, por otra parte, podemos mirar a nuestro país desde el potencial que tiene y las oportunidades que el mundo brinda para construir futuro. Lo segundo no implica no sentir dolor, ya que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional y centrarse en él no nos permite seguir adelante. Es importante crear un camino para entender que hacer desde donde estamos y hacia donde queremos ir. Esto contempla asumir que la sociedad se esfuerza sin límite y se brinda de igual manera, pero también, y al mismo tiempo, implica hacernos cargo de las responsabilidades que todos los dirigentes tenemos, desde lo individual, para lo colectivo. Es más que una manera distinta de mirar, es casi cambiar el debate.

Cómo definir nuevos ministros, a la luz de las lecciones del caso Guzmán

En esta mirada aparecen dos aspectos muy potentes, especialmente cuando se juntan: ceder y crecer. Estas formas podrían ser una manera de titular este camino porque asume que hay responsabilidades en todas las dirigencias y que todos pueden crecer, si ceden algo.

Ceder es por sobre todas las cosas ser empático. Algunos podrían pensarlo cerca de algo como una entrega o rendirse, pero en esta mirada no son análogos. Ceder es entender que hay muchos actores dirigenciales involucrados y que todos pueden hacer algo por el otro, o más bien, por todos los otros. Ceder es entender que si dejamos algo podemos construir mucho más, que no solo obtendremos más de lo que dejamos, sino que se construirá en otro registro, para muchos más, o mejor dicho para todos. Es otro debate.

Cómo definir nuevos ministros, a la luz de las lecciones del caso Guzmán

Crecer, en esta mirada, es hacerlo sanamente. Con fuerza y contemplando a todos. Crecer es mucho más que números de la economía, casi que eso es solo una pequeña parte. Crecer es tener futuro, es tener certezas y saber que lo que viene puede ser bueno y resultado de acciones que se tomaron. Crecer es entender que, si formamos consensos, el debate vuelve a cambiar y tendrá que ver con, además de seguir creciendo, que espacio ocupamos en el mundo y como se desarrolla cada argentino.

Ceder para crecer no es buscar atrás para encontrar culpables, sino mirar hacia adelante para hacer de nuestras responsabilidades una gran oportunidad. Implica hacer algo con lo que nos duele y algo en el lugar que queremos. Ceder para crecer necesita de ideas que puedan ser puestas en práctica y que se sostengan en el tiempo. Esto requiere entonces de mucho diálogo y consensos. Crecimiento y consenso son más que sinónimos y no los podemos separar.

El camino de Brasil hacia la segunda vuelta

Ceder para crecer es que hagamos buenos diagnósticos y mejores propuestas; es también que tengamos reglas de juego sostenidas para el buen funcionamiento de las instituciones e incrementar inversiones para tener un desarrollo sostenido. Es, por otra parte, que prioricemos la educación que iguala oportunidades y genera movilidad social. Al mismo tiempo, es que cuando hablamos de empleo construyamos acuerdos entre empresas y entidades gremiales, que logremos incorporar al sistema formal beneficiarios de programas sociales y que debatamos como las multas laborales cuidan a los trabajadores e incentivan a que las empresas tomen más personas. También implica que fortalezcamos un equilibrio fiscal intertemporal para fortalecer nuestra moneda, impulsar ahorro e inversión local. Por último, ceder para crecer, también es trabajar sobre nuestra inserción en el mundo para promover exportaciones y tener una política comercial potente.

El coloquio de IDEA que tendrá lugar los días 12, 13 y 14 de octubre en Mar del Plata busca dar este debate, incrementando la escucha y la participación de todos como nunca, tomando temas como educación, empleo, Reglas de Juego, finanzas públicas e inserción de Argentina. Se pondrán sobre la mesa ideas y practicas existentes, muy trabajadas y debatidas entre muchos actores, para que sean mejoradas y más discutidas aún, buscando encontrar consensos y dejar posibles soluciones a los problemas que nos aquejan. El coloquio será un lugar donde todos podamos convertir responsabilidades en oportunidades y consensuar un camino para mirar y mirarnos de una manera que plantee un debate de crecimiento, donde todas las dirigencias dejamos algo para que todos tengamos un país que nos desafíe a seguir creciendo y a tener más y nuevos debates, pero por sobre todo un gran futuro.

Sin confirmaciones oficiales, ya hay una danza de nombres para reemplazar a dos funcionarios clave del Gabinete

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.