Socialismo cloacal y la limosna del FMI: equipo que pierde no se cambia

Ironía amarilla: se llaman “Cambiemos , pero se niegan al cambio. Somos una sociedad perdedora acostumbrada a mendigar y a no encontrar en sí misma la solución de sus problemas. Esta vez, la migaja la pondrá el FMI, después vendrán otros, hasta que al mundo se le acabe la paciencia. Ya nos patinamos toda la que nos prestó Wall Street, no nos alcanzó y ahora vamos por más bajo el lema: “Argentina no puede gastar menos .

En este contexto, el mercado de deuda voluntaria decidió dejar de prestarnos a tasas razonables, razón por la cual acudimos desesperados al FMI: ¿se entiende la dimensión de la derrota del mejor equipo económico de la historia? El FMI vendrá a financiar las cloacas del Conurbano bonaerense con la que este Gobierno sin ideas y sin plan, ganará las elecciones del 2019. La apuesta seguirá siendo la misma: socialismo populista. Antes y después del FMI, seguimos siendo gasto púbico en exceso, keynesianismo expansivo, déficit fiscal y endeudamiento externo.

Los excesos del 2016/2017 los financió Wall Street, los desequilibrios del 2018/2019 los bancará Washington. El incorregible Principado de Peronia sigue apostando al mismo modelo, alimentando a un Estado voraz que no hace otra cosa que empobrecernos y vamos por más, celebrándolo incluso. Seguiremos subsidiando al “duranomics , entendido como aquel modelo improvisado basado en la fe y la esperanza, en donde nunca se reconocen los problemas hasta que volamos por el aire, como en mayo del 2018. Si este gobierno no cumplió nada de lo prometido en elecciones, ¿por qué entonces, creerles ahora que nos fuimos a la B? Ojalá me equivoque, pero siento que nos encaminamos a otro desenlace caótico en algún momento de la próxima década, no estamos haciendo nada distinto al pasado.

Lagarde y Macri se encontraron el sábado en Canadá, en el marco del G7
 Otra vez Argentina busca financiamiento en el FMI.

Utilizar el veranito que se viene para alivianar posiciones en activos argentinos parecería ser la decisión más coherente frente a un país que carece de la mínima capacidad para aprender de sus errores, que sigue creyendo que tiene derecho a consumir por encima de lo que produce, en una postura que a esta altura es adolescente, inconsciente y que compromete el nivel de pobreza de la próxima generación, aquélla que hoy todavía ni siquiera existe y que por lo tanto, no puede defenderse de nuestra insaciable voracidad.

“Cambiemos fue solo un slogan, lamentablemente esto que vemos hoy es economía radical versión 2018 y ya sabemos cómo terminan los planes económicos radicales. En un país normal que no somos, todo el equipo económico y monetario hubiera ofrecido su renuncia indeclinable ante semejante fracaso. El tamaño del blindaje tuvo que ser en esta coyuntura, inversamente proporcional a la credibilidad que le resta a este equipo.

Los perdedores. Desperdiciamos dos años y medio apostando a un modelo que fue un himno a la nada y los resultados están a la vista: la tasa de 10 años sólo subió 50 puntos básicos y nuestra economía entró en caos sísmico y esto es a pesar de un Presidente que sólo meses atrás nos había relatado que lo peor había pasado, en una de las afirmaciones con menor timing político de la historia de la humanidad. No se equivoquen, los perdedores no sólo son los personajes amarillos que están actualmente al mando, el peronismo K que hoy habla en tercera persona plantó la perversa semilla del déficit y el crónico desequilibrio general que padecemos. Lamentablemente, este Gobierno sin convicción, en vez de contarlo con la crueldad que amerita la circunstancia, decidió jugar la “gran Durán : la Argentina imaginaria era una sin problemas, sólo con la existencia del autodenominado “dream team sería suficiente para cambiar setenta años de retroceso. Lo cierto es que toda esta parafernalia de tonteras terminó con una crisis cambiaria autogenerada, con un enorme susto a cargo de quienes están al mando y con el pedido de socorro extremo al FMI, un burócrata prestamista de última instancia que solo un par de meses atrás había dicho que en la economía Argentina estaba todo “OK , felicitando al “no modelo . Sin embargo, a pesar de la contundente derrota del gradualismo amarillo, se intenta vender este fracasado episodio de socialismo cloacal como una victoria y me permito comentar: dejen de mentirnos, el acuerdo con el FMI sella un pésimo manejo macroeconómico en donde no se consiguió ni uno sólo de los objetivos planteados a inicios de gestión. Ningún equipo por más perdedor que sea festeja el descenso a la B como este Gobierno lo está haciendo. Seguimos viviendo de prestado, si permanecemos con esta absurda displicencia vamos a palmar muy feo, tarde o temprano.

Los inconscientes. Somos 43 millones que seguimos autoconvenciéndonos de un siniestro principio: es “imposible gastar menos. Es mentira, y por no querer aceptarlo, la economía una y otra vez nos castiga. A los argentinos nos gusta vivir en permanente estado de ausencia, no solo somos una sociedad llena de miopes, no solo somos un terruño empachado de demandas populistas, sino que no queremos aceptar que una nación en donde 1 persona mantiene a 4 que viven del Estado, está condenada a vivir en permanente desequilibrio. Seguimos sintiéndonos con el derecho de que alguien desde el exterior nos financie el exceso de consumo. En esta Argentina quebrada, se deberían reducir los salarios de todo el sector público hasta tanto encaucemos el presupuesto y desde ahí podamos usufructuar los beneficios de una economía saneada que comenzaría a crecer en forma genuina, sin la mentira de la obra pública. No podemos seguir con este relato de que “no se puede gastar menos y enchufarle toda la carga siempre al sector privado. El Estado argentino está enormemente sobredimensionado, hasta tanto no lo corrijamos, seguiremos necesitando el socorro de alguien.

La pregunta ausente. Gracias a los u$s 50.000 millones, el BCRA dejará de emitir pesos para financiar al Tesoro y eso nos debería encauzar a un sendero desinflacionario. Sin embargo, dicho proceso de desinflacion se conseguirá gracias a un sustancial aumento del endeudamiento externo o sea, la baja de la inflación tendrá como contrapartida mas deuda, un clásico de este oficialismo socialista y de todos los anteriores. Sería útil que este Gobierno nos relate cómo piensa devolver la que ya le prestó Wall Street y la que ahora la prestará el FMI.

Mi preocupación es que dentro de dos años este equipo nos vuelva a mirar como hoy en día y nos diga: “disculpen, nos patinamos también los u$s 50.000 millones y la lotería salió mal nuevamente pero eso sí, por culpa de otro . Sigo percibiendo a un gobierno con los mismos vicios que antes de la crisis cambiaria de mayo, sigo percibiendo a una oposición con el mismo ánimo destructivo que antes de la crisis de mayo, sigo percibiendo a una sociedad con el mismo grado de ausencia que antes de la crisis de mayo.

En este contexto, observo perplejo el inconsciente y estúpido festejo de todos.

"Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA." 

 

Tags relacionados