Oscar 2022: las 7 interpretaciones más breves de la historia que se llevaron el premio de la Academia

Para hacer historia y alzar un Óscar a la mejor interpretación, a veces sólo es necesario contar con un par de minutos en pantalla.

En esta noticia

En los Oscar hay de todo. Ha habido actores que para ganar el premio, además del talento, debieron sacrificarse al punto de engordar, como hizo Robert De Niro para su personaje de boxeador en Toro Salvaje, o adelgazar varios kilos como Matthew McConaughey y Jared Leto en Dallas Buyers Club.

La película que la rompe en Netflix y es la gran candidata de los Oscar 2022

Oscar 2022: por qué 8 premios se entregarán antes de la ceremonia y cuáles son

Sin embargo hay otros que se llevaron la estatuilla con solo unas breves apariciones. Desde Judi Dench en Shakespeare enamorado hasta Anthony Hopkins en El silencio de los corderos, los ejemplos sobran.

A continuación, una lista con 7 actores y actrices ganadores del Óscar interpretativo -tanto principal como secundario- cuya aparición en pantalla, ordenada de más a menos, no ha superado los 25 minutos.

Jared Leto en Dallas Buyers Club

Jared Leto ganó el Oscar en 2013 por su papel como Rayon, una mujer trans ficticia con VIH  que ayuda al protagonista de la película. Para representar con precisión su papel, Leto perdió 13 kilos, se afeitó las cejas y se depiló todo el cuerpo. Dijo que la interpretación se basó en su encuentro con personas transgénero mientras investigaba el papel.

Solo precisó de 21 minutos para ganarle el Oscar al mejor actor secundario a Michael Fassbender, Bradley Cooper, Barkhad Abdi y Jonah Hill con su emotiva interpretación en la 'Dallas Buyers Club' de Jean-Marc Vallée.

Anthony Hopkins en El silencio de los inocentes

No 

No solo hizo historia con su papel como el Dr. Hannibal Lecter, que dio forma a uno de los iconos cinematográficos más populares de la historia y a un villano memorable. 

También le sirvió, en tan sólo 16 minutos, para hacerse con el Óscar al mejor actor principal en 1992, llevándose por delante a Warren Beatty, Robert De Niro, Nick Nolte y Robin Willams.

David Niven en Mesas separadas

Unos pocos segundos menos que Hopkins, concretamente 15 minutos y 38 segundos, fueron los que tuvo David Niven en el drama romántico de Delbert Mann, "Mesas separadas". 

Gracias a ellos, se llevó el Óscar al mejor actor principal en 1959, compitiendo con un grupo de leyendas como Paul Newman, Tony Curtis, Sidney Poitier y Spencer Tracy.

Anne Hathaway en Los miserables

Anne Hathaway nos hizo llorar a lágrima viva en cada una de sus apariciones en la maravillosa película de Tom Hooper, por lo que nadie cuestiona su Óscar a la mejor actriz secundaria en 2013 tras sus 15 minutos de musical y una desgarradora interpretación.

Raparse el pelo no fue lo más duro que tuvo que hacer para meterse en la piel de su personaje, Fantine. Para hacer creíble su caída en desgracia, Anne decidió también adelgazar muchos kilos de golpe.

Gloria Grahame en Cautivos del mal

Dentro de las más cortas interpretaciones, el papel de Gloria Grahame, con 9 minutos y 32 segundos en "Cautivos del mal" de Vicente Minnelli, le hizo ganadora de la estatuilla dorada a la mejor actriz secundaria en 1953. Su competencia fue Terry Moore, Colette Marchand, Jean Hagen y Thelma Ritter.

Judi Dench en Shakespeare enamorado

Damos un salto temporal hacia 1999, cuando Judi Dench recibió el Óscar a la mejor actriz secundaria gracias a sus 8 minutos de interpretación en la película de John Madden, donde hace de la reina Isabel I. Aquél año las otras cuatro nominadas fueron Lynn Redgrave, Rachel Griffiths, Brenda Blethyn y Kathy Bates.

La escena que le concedió el éxito sucede cuando la protagonista, Viola (Gwyneth Paltrow), es convocada a la corte de la reina de Inglaterra. Shakespeare (Joseph Fiennes) se pone disfraz de una mujer para acompañarla como su prima.

Beatrice Straight en Network, poder que mata

El Óscar interpretativo con el tiempo más breve en pantalla que marcó un récord fue nada más y nada menos que 5 minutos y 40 segundos. La proeza fue realizada por Beatrice Straight, la actriz que hizo historia y elevó la preciada estatuilla a la mejor actriz de reparto en 1976 por su papel en la maravillosa sátira periodística 'Network, un mundo implacable' de Sidney Lumet. Su competencia incluyó a Jane Alexander, Piper Laurie, Jodie Foster y Lee Grant.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.