Llega SHE, el primer festival para mujeres emprendedoras

Tres referentes del emprendedurismo femenino crearon la primera jornada de networking, capacitación y motivación exclusiva para mujeres. Se realiza mañana en el Hilton. Con entradas agotadas, todavía hay disponibles live passes para verlo por streaming

El emprendedurismo crece cada año en la Argentina. Y mientras que antes eran minoría, ahora las mujeres ganan terreno. Según un relevamiento a cargo del sector Mujeres Empresarias de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), de 2018, en el país la actividad emprendedora involucra a 19% de hombres y 13% de mujeres. Dentro de ese universo, la Ciudad de Buenos Aires es la más pareja: uno de cada dos emprendimientos son encabezados por mujeres.

En ese contexto, Marina Ponzi, Alejandra Leguizamon y Nayla Norryh -tres referentes con larga trayectoria dentro del mundo emprendedor- decidieron aliarse y lanzar SHE Festival, un evento que busca empoderar a emprendedoras través de charlas y capacitaciones, y que tendrá lugar el 9 de marzo en el Hilton Buenos Aires. Las tres trabajan desde hace años, especialmente a través de las redes sociales, brindando herramientas para que más mujeres se animen a crear sus propios negocios.

“Cada una de nosotras tiene su trabajo enfocado en mujeres emprendedoras desde hace muchos años. Trabajamos para capacitar y empoderar a otras, cada una con su impronta. Pero las tres hablamos al mismo público. Por eso, en vez de competir decidimos aliarnos y unir fuerzas para hacer un evento para emprendedoras que sentimos que le faltaba a Buenos Aires”, cuenta Marina Ponzi, fundadora de Ladies Brunch. “Es un tipo de evento que no existe en la Argentina. Organizamos el encuentro al que nos gustaría ir y convocamos a las speakers que nos gustaría ir a escuchar. Está pensado para nutrirse con emprendedoras de primer nivel, reales, que arrancaron de cero y que comparten el mismo concepto de compartir y empoderarnos colectivamente”, explica Alejandra Leguizamón.

“Creo que todas las que vayan con ganas de aprovecharlo, se van a llevar muchísimo. El camino emprendedor puede llegar a ser solitario si no buscamos la forma de armarnos nuestra tribu, así que la posibilidad de conectarse con emprendedoras en la misma sintonía y con las mismas ganas de crecer puede ser el principal aporte. Y, definitivamente, la posibilidad de escuchar historias de emprendedoras que también empezaron de cero y ahora están consolidadas, para entender las etapas por las que pasaron, las barreras que superaron, lo que les funcionó y los errores que cometieron, es una oportunidad para tomar esas experiencias como espejo para potenciar la propia”, agrega Nayla Norryh.

El evento tendrá dos bloques: charlas de referentes del ecosistema emprendedor femenino para inspirarse con historias reales, y talleres prácticos para poner esa inspiración en acción, además de instancias de networking, como los coffee breaks de la mañana y de la tarde de ese sábado de marzo.

El networking, la clave para crecer

Tengo una comunidad desde hace 9 años, un espacio de networking para que mujeres emprendedoras se conozcan en la vida real y puedan ampliar su red de contactos. También brindamos capacitaciones”, relata Ponzi, cuyo camino emprendedor tuvo varias etapas antes de llegar a su situación actual. “No tengo mucha experiencia en trabajos en relación de dependencia. Estuve un año trabajando en un banco en Madrid y me di cuenta que no me gustaba. Cuando volví a la Argentina quise emprender y me encontré con la situación de no tener idea de lo que quería hacer y ahí me puse a buscar espacios de networking para emprendedores. Era 2009 y había muy pocos”, relata. “Encontré un lugar que estaba orientado a gente que trabajaba en tecnología, startups, y estuvo buenísimo. Pero noté que eran todos hombres: ahí se me ocurrió armar un espacio para mujeres. Decidí hacer un brunch en un restaurante e invité a mujeres amigas, gente que seguía de Twitter, y en el primer brunch vinieron 27 chicas”, relata.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Never underestimate the power of a woman ❤️���� (les comparto este post que publiqué en mi perfil personal) . Las mujeres muchas veces sentimos que no estamos lo suficiente preparadas, que tenemos que estudiar más, que tenemos que tener más experiencia laboral antes de lanzar un emprendimiento o pedir un ascenso. “Todavía no estoy lista, de este tema no se nada entonces no me meto, no tengo experiencia para emprender en este rubro” y varias frases del estilo que escucho todos los días y que me duelen muchísimo. Me duelen porque estoy convencida que no necesitamos masters ni 20 años de experiencia para lograr nuestros objetivos. . Lo que necesitamos es darnos cuenta de que ya tenemos todo lo que necesitamos para ser exitosas y si hay algo que no sabemos, entonces lo podremos aprender sobre la marcha. ¿Cuánto trabajo de autoestima nos hace falta a las mujeres para empezar a salir al mundo y mostrar nuestro potencial? Somos poderosas y muchas todavía no se dieron cuenta!! A despertarse ladies, nuestro momento ya empezó y hay que aprovecharlo desde ahora ✨ ¿ustedes que opinan? ¿se suman? . Gracias @facebook por la invitación a #1Latam, un encuentro que reúne a los más de 650 empleados de Facebook en Latinoamérica y donde tuve el placer de poder participar contando la historia de LadiesBrunch y transmitir la importancia de reunirnos en comunidad para generar los cambios personales y sociales que queremos ver en el mundo.

Una publicación compartida de LadiesBrunch (@ladiesbrunch) el

Pronto, los encuentros se volvieron un evento mensual y así surgió Ladies Brunch (17.400 seguidoras en Instagram). “Hoy ofrezco charlas, capacitaciones y trabajo con empresas. Se fue ampliando todo, pero llevó su tiempo. A la par de Ladies Brunch armé otros emprendimientos, como Buenos Aires Food Week y ahora tengo una agencia de marketing gastronómico”, explica. Hace poco tiempo Ladies Brunch desembarcó en Rosario y el plan a futuro es continuar expandiéndose a otras ciudades argentinas y también a países de la región, desde México y Colombia hasta Perú y Chile.

Como consejo a las mujeres que estén pensando en lanzar su propio negocio, Ponzi invita a “perderle el miedo” a emprender. “Soy muy pragmática y me gusta hacer y testear. Para mí el mejor consejo es animarse, porque veo mucha idea y poca implementación. Hay que perderle el miedo: no es tan grave como parece. Recomiendo animarse a probar una idea, ya que se aprende mucho en el medio, aunque no funcione. Otro consejo es perderle al miedo al qué dirán y saber pedir ayuda, sobre todo a otras emprendedoras mujeres, sea porque te busques una socia o delegues. Es algo que aprendí con la experiencia: hice mucho sola, pero cuando pedí ayuda empecé a crecer mucho más rápido”, señala.

Acerca de cómo encarar el networking, Ponzi aconseja exponerse. “A veces pasa que una va a un evento sin conocer a nadie y se queda en una esquina. Puntualmente me acuerdo una vez que fui sola y me moría de miedo, hasta que en un momento me dije ‘voy a hablar con alguien’, fui, me agarré una cerveza y me metí en un grupo. Lo pasé increíble, perdí el miedo y terminé teniendo un montón de contactos. Si estás yendo a un evento de networking todos van por lo mismo, entonces no hay que tener vergüenza de presentarse”, concluye.

Ser madre… Y patear el tablero

“Estudié dirección de arte publicitario, trabajé en agencias algunos años y con mi primer embarazo -fui madre muy joven, a los 22 años- me echaron del trabajo. Ahí arranqué emprendiendo con una marca de decoración, mientras que en paralelo empecé a ayudar a otras madres a armar sus emprendimientos. En 2017 vendí mi empresa de deco y lancé Mamá Emprende”, relata Alejandra Leguizamon, cuya comunidad en Instagram ya tiene más de 58 mil seguidores. “Estudié coaching ontológico para, además de mi formación en marketing, poder aportar la parte motivacional y ayudar a que otras mujeres descubran que existe una vida fuera de la relación de dependencia. Muchas mujeres, cuando son madres, tienen la disyuntiva acerca de si seguir trabajando en relación de dependencia o lanzar algo propio para poder manejar sus horarios y de esa forma compartir también más tiempo con sus hijos, por eso decidí focalizarme en eso”, explica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡Buscate un trabajo que te saque una sonrisa aún en vacaciones! �� Así estoy, desbordada de trabajo pero también de felicidad, porque este año un gran sueño se está transformando en realidad @she.festival Yo se que estoy monotemática, pero cómo no estarlo con semejante desafío! Si supieran el detrás de escena de organizar un evento de esta magnitud, la cantidad de cosas que tuvimos que aprender, sortear y puertas que tocar para que este evento sea posible. Por suerte somos un gran equipo junto a @naylanorryh y @ladiesbrunch Muchas marcas se sumaron para que este evento sea posible, y muy pronto vamos a lanzar las entradas a la venta y develar tanto misterio! La agenda: EXPLOTA! Las mejores marcas hechas por mujeres emprendedoras y speakers van a estar presentes para tener una jornada llena de inspiración e información! Gracias a todas por el apoyo, por los mensajes que recibimos todos los días! Sígannos en @she.festival que estamos a punto de llegar a los 4000 seguidores ����✨ Las quiero Ale �� Ph @estudio.malibu

Una publicación compartida de Ale Leguizamón (@mamaemprendearg) el

En Mamá Emprende, Leguizamón da capacitaciones online y presenciales donde hay un temario que incluye desde marketing, economía, negocios hasta coaching. “No dicto yo todos los cursos, sino que invito a otros profesionales del área. Doy muchos talleres presenciales, viajo mucho al interior del país y brindo mentoreo y asesoramiento personalizado, como un acompañamiento de socia momentánea. Lo hago mucho y es lo que más me gusta”, destaca. Para Leguizamón, una de las barreras principales a la hora de emprender es el miedo al fracaso. “Nos hicieron creer que trabajar en relación de dependencia es la única manera de ganar plata y trabajar, y que emprender es un hobby y no puede ser rentable. Esa es una creencia muy limitante”, explica. “Me interesa mostrar que hay muchas mujeres que se animaron y que hoy usan su tiempo como quieren, tienen flexibilidad. La libertad que te da emprender es incomparable”.

Salir de la zona de confort

Nayla Norryh es argentina, pero vive en Ginebra y se dedica a asesorar a mujeres emprendedoras con el objetivo de potenciar sus negocios. Con más de 10 años de experiencia en el mundo corporativo, cambió de ruta y fundó, en 2013, su primer e-commerce, que luego vendió para especializarse como mentora. Por su programa de mentoría anual ya pasaron más de 200 emprendedoras y cuenta con una comunidad de más de 20 mil seguidoras en su blog.

Su mayor aprendizaje del mundo corporativo, asegura, fue la planificación. “Aprender a plantearme objetivos concretos y planificar con tiempo las acciones que voy a hacer para conseguirlos, para mí es un valor clave en un emprendimiento. Muchas veces es difícil sacar la cabeza del día a día, y tener ese aprendizaje incorporado de frenar a mí me ayudó muchísimo a crecer de forma ordenada y enfocada”, explica. Actualmente, brinda asesoramiento virtual a través de sesiones por Skype con modalidades tanto individuales como grupales. Para quienes todavía no arrancaron y quieren emprender, Norryh destaca la importancia de realizar un proceso de autoconocimiento e introspección para asegurarse de empezar algo que realmente esté alineado con sus fortalezas, gustos y forma de ser. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No les puedo explicar la emoción que tengo con la forma que está tomando @she.festival y la buenísima energía que nos están mandando todas �� La verdad verdadera es que, cuando pensamos por primera vez hacer un evento así de grande, mi zona de confort tembló al infinito y todos mis miedos salieron al frente a contarme por qué no estaba tan contentos con la decisión ��‍♀️ . Pero creo TANTO que ese espacio de conexión entre #emprendedoras es sumamente necesario y tenía TANTAS ganas de trabajar en equipo, ¡que eso le ganó a todo! Y por eso me encantaaaa que la primer palabra de @she.festival sea SOÑAR, porque realmente creo que los sueños son los que hacen posible que avancemos a pesar de los miedos. . Y no puedo estar más feliz, porque es increíblemente lindo vivir en la piel como colaborando y #unidas, tenemos un poder infinitamente mayor ���� Jamás podría ni haberme empezado a imaginar un evento así sola, y ese es el espíritu que más queremos que se viva ese día. Lo tantoooo más fácil y divertido que es el camino acompañadas. Y lo MUCHO más lejos que podemos llegar, cuando nos unimos y #potenciamos en lugar de competir. Así que ojalá logremos transmitirlo así como lo estamos imaginando, porque en la previa les aseguro que con @mamaemprendearg y @ladiesbrunch ya lo estamos viviendo ✨��✨

Una publicación compartida de Nay - Mentora de Marketing (@naylanorryh) el

“Emprender no es fácil y, en mi experiencia, hacer algo que no tiene nada que ver con una misma es muy difícil. Una vez que tienen claro qué quieren hacer, entonces mi consejo es que se armen un pequeño plan con objetivos y empiecen. No tiene que ser algo muy elaborado, pero sí tener un norte para no ir haciendo sin rumbo. También aconsejo que no intenten tener todo listo desde el primer día, porque entonces no van a empezar nunca. El camino se va a aclarando a medida que se anda”.

Para Norryh, el primer desafío que suelen tener que enfrentar quienes quieren emprender tiene que ver con los recursos limitados. “En general, muchas emprendedoras empiezan con poco tiempo para dedicarle a su emprendimiento porque tienen otro trabajo en paralelo y poca inversión, lo que hace que el crecimiento sea más lento. Muchas veces les gana la ansiedad de querer hacer todo junto, en lugar de definir pocos planes enfocados con esos recursos”, señala. 

El segundo desafío es la infinita cantidad de herramientas e información que hay disponible hoy, y que muchas veces resulta abrumador. “Al ser, en la mayor parte de los casos, emprendedoras que trabajan solas o con un equipo pequeño, uno de los principales desafíos es saber cómo y en qué enfocarse, qué contenido consumir y cuál no, para no terminar desbordadas”, explica. Por último, hay un desafío que tiene más que ver con las barreras internas. “Muchas veces las trabas más grandes pasan por no saber manejar la ansiedad, el perfeccionismo o el miedo a la exposición o al fracaso”, concluye. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping