U$D

MARTES 19/02/2019

Nayla Norryh, la asesora online de más de 200 emprendedoras

A través de Skype, la argentina ayuda a mujeres a potenciar sus negocios. Cuenta con una comunidad de más de 20 mil seguidoras en su blog.

Nayla Norryh, la asesora online de más de 200 emprendedoras

Nayla Norryh es una argentina, que vive en Ginebra y que se dedica a asesorar mujeres emprendedoras con el objetivo de potenciar sus negocios. Con más de 10 años de experiencia en el mundo corporativo, decidió emprender otro camino fundando su primer e-commerce en 2013, que luego vendió para especializarse como mentora. Por su programa de mentoría anual, ya pasaron más de 200 emprendedoras y cuenta con una comunidad de más de 20 mil seguidoras en su blog.

Ella brinda asesoramiento virtual a través de sesiones por Skype. Cuenta con dos modalidades: por un lado, un programa individual, donde trabaja uno a uno con cada emprendedora, particularmente en su negocio; y por otro lado, un asesoramiento grupal, que es un programa que se llama "Conectar para Atraer", que abre una vez por año, dura 12 semanas y allí se trabaja paso a paso en las estrategias y herramientas para potenciar los negocios.

¿Qué aprendizajes del mundo corporativo te ayudaron a emprender?

El mayor aprendizaje que me llevé del mundo corporativo y, creo que me marcó toda la diferencia, fue la planificación. Aprender a plantearme objetivos concretos y planificar con tiempo las acciones que voy a hacer para conseguirlos, para mí es un valor clave en un emprendimiento. Muchas veces es difícil sacar la cabeza del día a día, y tener ese aprendizaje incorporado de frenar, a mí me ayudó muchísimo a crecer de forma ordenada y enfocada.

Mirá también

Del aprender y emprender alrededor del mundo

Cronista.com entrevistó a Federico Bongiorno, viajero empedernido y cofundador de Lifestyle Group un hub de empresas tecnológicas de marketing que conecta, genera sinergia y comparte recursos para impactar de forma positiva e innovadora en el mundo.

¿Cuál es el perfil de las emprendedoras que se acercan en busca de asesoramiento?

En general, son mujeres que ya empezaron con su negocio hace más de un año, descubrieron qué es eso que les apasiona y a lo que se quieren dedicar, pero todavía les está costando generar el nivel de ventas que necesitan para vivir de eso. Muchas sueñan con dejar un trabajo en relación de dependencia que ya no les gusta o no les permite tener el estilo de vida y flexibilidad que quieren.

¿Cuáles son los principales desafíos con los que se encuentran las emprendedoras?

El primer desafío tiene que ver con los recursos limitados. En general muchas emprendedoras empiezan con poco tiempo para dedicarle a su emprendimiento, porque tienen otro trabajo en paralelo, y poca inversión, lo que hace que el crecimiento sea más lento. Muchas veces les gana la ansiedad de querer hacer todo junto, en lugar de definir pocos planes enfocados con esos recursos.

El segundo desafío es la infinita cantidad de herramientas e información que hay disponible hoy, que a veces en lugar de facilitar las cosas termina abrumando. Al ser, en la mayor parte de los casos emprendedoras que trabajan solas o con un equipo pequeño, uno de los principales desafíos es saber cómo y en qué enfocarse, qué contenido consumir y cuál no, para no terminar desbordadas.

Y por último, hay un desafío que tiene más que ver con las barreras internas de cada una. Muchas veces las trabas más grandes pasan por no saber manejar la ansiedad, el perfeccionismo o el miedo a la exposición o fracaso. 

¿Qué retos se te presentaron a vos como emprendedora?

El primer reto tuvo que ver con no tener ningún proceso claro para elegir una idea de negocio que tuviese que ver con mis fortalezas, experiencias y algún propósito más grande. Abrí una tienda online de artículos para bebes cuando vivía en Panama, porque vi una oportunidad, y aunque el negocio funcionaba bien a mí nunca me terminó de convencer y eso hacía que yo misma le pusiera frenos al crecimiento. Emprender tiene tantos desafíos, que si una no está conectada con lo que está haciendo, en mi experiencia es muy difícil sostenerlo en el largo plazo. Una vez que decidí venderlo y dedicarme a la mentoría de marketing, todo fluyó de forma natural y el crecimiento se dio mucho más acelerado.

El segundo reto importante estuvo más relacionado con mis barreras internas. Acostumbrada a trabajar en el mundo corporativo, donde las reglas de juego estaban más claras y todo se trabajaba en equipo, de pronto me encontré sola y me enfrenté con miles de dudas y miedos. Tuve que aprender a confiar más en mi intuición, dejar el perfeccionismo de lado y animarme a hacer más.

¿Qué planes tenés a futuro?

Este año me planteé el desafío de armar junto con dos colegas, Alejandra Leguizamon y Marina Ponzi, un evento en Buenos Aires para más de 350 emprendedoras. Va a ser el primer evento hecho por emprendedoras para emprendedoras, con charlas de referentes del ecosistema emprendedor femenino para inspirarse con historias reales y talleres prácticos para poner esa inspiración en acción. 

¿Qué consejos le darías a aquellas mujeres que están a punto de emprender?

Si todavía no empezaron, les aconsejaría que se tomen un tiempo para hacer algún proceso de autoconocimiento e introspección, para asegurarse de empezar algo que realmente esté alineado con sus fortalezas, gustos y forma de ser. Emprender no es fácil y en mi experiencia, hacer algo que no tiene nada que ver con uno mismo, es muy difícil.

Una vez que tienen claro qué quieren hacer, entonces mi consejo es que se armen un pequeño plan con objetivos y empiecen. No tiene que ser algo muy elaborado, pero un norte para no ir haciendo sin rumbo. Que no intenten tener todo listo desde el primer día, porque entonces no van a empezar nunca. El camino se va a aclarando a medida que se anda.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés