Foto: prensa arteBA
Foto: prensa arteBA

Una misteriosa venta millonaria y Costantini enojado, el saldo de arteBA

'Sin título', de Jorge de la Vega se vendió por u$s 1.300.000 a un comprador desconocido. Costantini había hecho una oferta, pero a último momento la galerista la desestimó. Reproches y especulaciones alrededor de un lienzo de 7 metros.

“Tenemos mucha experiencia de ediciones con distinta coyuntura económica”, afirmaba Julia Converti, gerenta general de arteBA a minutos de iniciarse la edición 28 de la feria de arte más importante del país. Más allá del glamour, el desfile de famosos y empresarios y las acciones de prensa de los espónsores, lo que importa son las ventas. Porque, después de todo, arteBA no es una exhibición, sino una especie de supermercado donde las galerías ofrecen las mejores obras de los artistas que representan para encontrarles compradores que, en ocasiones, aguardan todo el año este evento para salir de shopping.

Converti no se equivocaba en sus declaraciones a la prensa durante el desayuno que ofreció el miércoles junto a los curadores. La edición 28 se desarrolló hasta el domingo en una de las coyunturas económicas más complicadas del país. Sin embargo, este año de lo único que se habló en los pasillos de La Rural es de la millonaria venta que realizó la galería MCMC que dirige María Calcaterra, hija del empresario de la construcción Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Uno o varios compradores desembolsaron 1.300.000 dólares por el cuadro 'Sin título' (1967) de 7 metros de largo por dos de largo del artista argentino Jorge de la Vega (1930-1971). Perteneció anteriormente al empresario dueño de la cadena de librerías Yenny-El Ateneo, Eduardo Grüneisen. Quién la sacó ahora a la venta fue Bruno Barbier, expareja y padre de la primera hija de Juliana Awada. El belga pertenece a una familia de alta alcurnia europea con tradición de coleccionistas que suele pasar temporadas en Buenos Aires. La obra reposaba en su casa de Barrio Parque: para trasladarla hasta La Rural hubo que romper parte de la vivienda.

La inauguración oficial se dio frente al de la Vega (Foto: arteBA)

La pieza es histórica y característica de este artista que integró junto Ernesto Deira, Rómulo Macció, Luis Felipe Noé el movimiento de la Nueva Figuración. Y aunque no se sabe con certeza quién o quiénes son los nuevos dueños de la obra, el rumor más fuerte por estas horas es que se trataría de tres inversores nacionales con intenciones de que integre una colección privada argentina.

En el camino quedó nada más y nada menos que Eduardo Costantini, empresario de bienes raíces, coleccionista y presidente del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires. Había acordado de palabra con la galería, durante la preinauguración el miércoles al mediodía, pagar una cifra cercana al u$s 1.000.000. Un rato después lo llamó María Calcaterra y le dijo que tenía otra oferta superadora por el De la Vega.

Costantini puso el grito en el cielo. Se sintió desairado y pidió al personal del Malba que averigüe quién se había quedado con la obra. La flamante directora artística del museo, la venezolana Gabriela Rangel, le advirtió a Calcaterra que lo que había hecho marcaba el fin de la relación entre la institución y la galería.

Las autoridades de arteBA junto a Eduardo Costantini (Foto: arteBA)

En el mundillo artístico hay quienes acuerdan con el empresario y critican a Calcaterra por su jugada. En la otra vereda se ubican quienes celebran que una galerista joven, que apenas supera los 30 años, se haya animado a decirle que no a uno de los jugadores del mercado del arte más importantes de América latina. En el mundo de las galerías y los artistas se la considera una profesional con buenas referencias. “Acompaña a los artistas, los reconoce, no les discute los precios, los ayuda”, sostuvo una fuente conocedora de este ambiente a Clase Ejecutiva. 

Danza de nombres

Desde que se conoció la venta, durante la tarde del miércoles, se barajaron varios posibles compradores. Se trataría de tres inversores argentinos. Lo concreto es que en arteBA nadie apuesta a que se sabrá su identidad, al menos por los próximos días, quién o quiénes son los nuevos dueños del cuadro. “Para que no los persiga la AFIP”, alegan todos.

Awada durante su visita a la feria el miércoles (Foto: arteBA)

Se habló de que el amigo del alma de Macri, el empresario y cónsul en Singapur Nicolás Caputo, podría ser el comprador. También resonó el nombre de un empresario de laboratorios nacionales. Y hubo quien especuló que el De la Vega tendría nueva dueña, la mismísima Awada, exesposa del último dueño del cuadro, pero la hipótesis se descartó rápidamente: la empresaria textil es coleccionista de arte, pero focaliza sus compras en obras realizadas a partir de la década del ’90.  

Comentarios2
gingery3k .
gingery3k . 15/04/2019 11:09:26

que lindo debe ser lavar guita

natanel gallardo
natanel gallardo 13/04/2019 01:49:16

no hay comentarios porque a todos nos chupa un huevo. Aguante el monotributo