Cambre en Fortabat: celebrar el color

La última muestra del artista no pretende ni diálogos intrincados ni interpretaciones de alto nivel intelectual. Se trata de una invitación a disfrutar del color por el color mismo.

Foto: gentileza ARSOmnibus

Foto: gentileza ARSOmnibus

Despojarse de la figura y del paisaje para dar paso al color. Esa es la premisa de la muestra “Mano de obra” de Juan José Cambre (1948) que se exhibe en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, la cual es el resultado de un proceso de eliminación de referencias externas que el artista comenzó años atrás.

Curada por Lara Marmor la exhibición no pretende diálogos intrincados entre las obras, ni interpretaciones de alto nivel intelectual. Tampoco intenta que el visitante encare una búsqueda del tesoro por mensajes ocultos entre las capas de color. “Mano de obra” es simple y llanamente la celebración del color por el color mismo.

En esta fiesta del círculo cromático todo está dispuesto para que el protagonista sea solo el color, en una ruptura con la concepción renacentista de la pintura como una ventana al mundo. La figuración en “Mano de obra” está presente por el paisaje de Puerto Madero que aporta el ventanal que recorre de punta a punta el primer piso del museo.

A la izquierda del ingreso cuatro paneles con franjas de distintos colores abren el juego. Son trabajos hechos en base a la superposición de colores que el artista realiza primero a pequeña escala. De esas matrices Cambre elige un encuadre al azar que luego reproduce en el bastidor. Enfrentados a los paneles se exhiben estas matrices que sirvieron de guías.

““Mano de obra”, el nombre de la muestra, sale del valor de lo artesanal, del hecho de hacer una revalorización de eso y una disminución de las características de lo artístico. El intento artístico ahí no es tan fuerte como la intención del trabajo”, explica la curadora.

En algunos de sus cuadros Cambre deja al descubierto este carácter artesanal. La pintura se continúa por los bordes del lienzo, como quien desliza el pincel sin intención de perfección; estos rasgos quedan al descubierto por la falta de marco de algunos de los trabajos. Es la mano de obra del artista la que emerge, que también puede apreciarse en el video que realizó el músico y editor Francisco Garamona.

Los 21 monocromos de 2014 reunidos bajo el nombre “Artforum” están acompañados de una serie de ensayos/improvisaciones de Ezequiel Alemian que se pueden escuchar en la misma sala con solo activarlos a través de un código QR.

La exposición incluye también una obra site specific en una de las ventanas del museo, la proyección de un conjutno de videos realizados por el rtista y una serie de fotografías de tomas del cielo titulada “Un cielo completamente despejado es estático; no puede proporcionar un espectáculo”.

“Mano de obra” puede verse en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, Olga Cossettini 141, hasta el 30 de julio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar