Tres destinos para visitar en Chile, que no incluyen shopping

Tres destinos para visitar en Chile, que no incluyen shopping

Desde los colores de Valparaíso y sus cerros elevados, las termas para los visitantes en modo zen o un paseo por las célebres bodegas trasandinas, el país amplía su oferta turística con nuevas propuestas.

Desde el pintoresco espíritu de la ciudad porteña de Valparaíso a la belleza natural de las Termas de Jahuel o las visitas a bodegas rodeadas de viñedos, una breve guía de las paradas obligatorias para quienes buscan romper con la fórmula Chile = shopping, y optan por destinos cercanos que, en contraste con Santiago, ofrecen al visitante tranquilidad, naturaleza y relax.  

Para empezar, quien viaja a la capital debe recordar unos pocos pero fundamentales datos. En el centro de la ciudad un paseo obligado es salir de compras por el elegante barrio de Las Condes; desde marcas internacionales hasta casas de electrónica o vinotecas son paradas inmejorables.

Pero si la idea es escapar del trajín urbano, no hace falta más que tomar la ruta 60 durante poco más de una hora para llegar a Valparaíso. Quizá el mejor momento para hacerlo sea al atardecer, ya que la caída del sol realza el particular atractivo de la ciudad. Esa es la hora también en la que los pubs y bares del centro comienzan a abrir sus puertas, al tiempo que las casas iluminadas invitan a perderse entre sus callejuelas.

Valparaíso, situada a 120 kilómetros de Santiago, es un puerto, y esa condición impone su propio ritmo, sobre todo en la dársena desde la que puede observarse el ir y venir de las embarcaciones. A pesar del gris que regala la primera mirada, por entre los visillos de las casas se cuela una postal de construcciones que parecen detenidas en el tiempo, colgadas de los 45 cerros que miran al mar. Empinadísimas calles y escaleras son parte del singular paisaje de una ciudad que es preciso recorrer y disfrutar con calma, e incluso tomar partida en alguna de sus variadas actividades culturales.

Desde la ciudad también vale la pena llegar hasta Isla Negra, antiguo lugar de residencia del poeta Pablo Neruda. Sólo a unos 65 kilómetros se despereza la pintoresca localidad, con sus pequeños barcitos y los frondosos árboles de la Plaza Eladio Sobrino, donde artesanos locales suelen exhibir sus trabajos. La casa de Neruda cuenta con importantes colecciones de pinturas y libros, al tiempo que en sus jardines se pueden observar las tumbas del escritor y de su última mujer, Matilde Urrutia. De cualquier forma, la mejor imagen de la vivienda se obtiene desde la rompiente de rocas oscuras que le da nombre al lugar. Otra buena alternativa a escasos 40 minutos de Valparaíso es visitar las playas de Laguna Verde y sus piscinas termales, que para la mayoría de los turistas son prácticamente desconocidas.

Termas y spa

Y si justamente son termas lo que se busca a la hora del relax, es preciso mencionar a las de Jahuel, famosas por la visita de Charles Darwin allá por 1834 debido a sus propiedades curativas. Situadas a 100 kilómetros al norte de Santiago, en la localidad de Santa María, forman parte de un complejo que posee baños de vapor, de barro y pozas naturales, enclavado en medio de un paisaje de verdes praderas con las montañas de la cordillera como telón de fondo. Las aguas, que tienen un efecto a la vez relajante y energizante gracias a su alto contenido de oligometales, sodio, calcio y magnesio, brotan a una temperatura promedio de 22 grados, por lo que cualquier persona puede utilizarlas.

El alojamiento para quienes eligen "desenchufarse" y descansar en la zona es el Hotel Termas de Jahuel, un cuatro estrellas bien equipado que cuenta con una serie de piscinas termales exclusivas, canchas de tenis y hasta un minigolf. Un programa de relax total debe incluir algún paseo a caballo por los alrededores y una caminata por los pequeños bosques que rodean al hospedaje.

Además, los amantes de los buenos vinos pueden recorrer un par de kilómetros hasta la famosa Viña Errázuriz, donde se organizan visitas guiadas y degustaciones. Esta es una buena época para conocerla, ya que durante la primavera las vides empiezan a tomar color.

Datos útiles

Hay más de 10 opciones de vuelos diarios entre Buenos Aires y Santiago de Chile con tarifas que empiezan en los $ 2800.

En Santiago hay alojamientos para todos los presupuestos. Desde hoteles de lujo hasta hospedajes tres estrellas a un costo de u$s 50 la noche.