Cumple 100 años

Tragedias, abandonos y un proyecto que fracasó: la historia del icónico cartel de Hollywood

Originalmente fue pensado para promocionar un desarrollo inmobiliario, pero se convirtió en un spot turístico que reúne a millones de personas por año.

En esta noticia

Así como Nueva York tiene a la Estatua de la Libertad y París a la Torre Eiffel, Los Ángeles tiene su propio ícono turístico que cada año es visitada por cerca de 50 millones de personas. El cartel de Hollywood es uno de los grandes spots reconocidos a nivel mundial, símbolo de la industria del entretenimiento, pero que también atravesó abandonos, calamidades y tragedias. En 2023 cumplirá 100 años, sin embargo pocos saben que su creación estuvo atada a un negocio que no prosperó.

Hoy el cartel y su registro de marca son manejados por la Cámara de Comercio de Hollywood desde 1978. En total tiene 137 metros de largo, cada letra mide casi 14 metros y pesa más de 217.000 kilos entre su estructura de hierro y concreto. Recientemente volvieron a pintarlo del color "blanco Hollywood" que lo caracteriza de cara a los festejos de su centenario.

El verdadero origen del cartel de Hollywood

Originalmente su objetivo era servir como anuncio publicitario para un desarrollo inmobiliario en el barrio Upper Beachwood Canyon. El proyecto se llamaba Hollywoodland y su impulsor era Harry Chandler, editor del diario Los Angeles Times y miembro de una familia acaudalada que había construido su fortuna en el negocio del real estate en el sur de California.

El objetivo original del cartel era promocionar el desarrollo inmobiliario Hollywoodland, de los Chandler

Un helicóptero colocó el esqueleto de hierro para cada una de las letras y el cartel Hollywoodland se inauguró a fines de 1923. Cerca de 4000 lamparitas iluminaban la estructura que costó u$s 21.000 en aquella época. 

La idea era mantenerlo solamente 18 meses y luego removerlo una vez vendido por completo el desarrollo habitacional, no obstante el cartel se convirtió en un punto adorado por los turistas entonces decidieron conservarlo.

Tragedia, abandono y renovación

En 1932 el emblema vivió una tragedia. Peg Entwistle, una joven actriz británica de 24 años, se suicidó al arrojarse desde lo más alto de la H. Y durante la Gran Depresión, Hollywood land empezó a tener problemas económicos y cerró en 1944. 

En ese momento empezaron a considerar remover todo el cartel. Incluso una letra se voló durante una tormenta cinco años después.

Las tormentas y la erosión de los años fueron deteriorando las letras del cartel.

El empresario y fanático de la aviación Howard Hughes adquirió un predio de 55 hectáreas en Cahuenga Peak, al lado de las colinas que bordean el cartel. Ahí quería construir una casa para su novia, Ginger Rogers, pero nunca llegó a desarrollarlo. Seis décadas después, la zona volvió a estar en boca de los desarrolladores inmobiliario.

Pero en el medio, el famoso spot tuvo una renovación. La Cámara de Comercio de Hollywood decidió restaurarlo y remover el "land" para despegarlo del proyecto de real estate original. A su vez, se repintaron y reemplazaron las letras originales. Tras varias décadas de abandono, en los 70 el encargado de encabezar la campaña de renovación fue Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy.

La pelea de los millones

Con los años se convirtió en un ícono de la industria cinematográfica y también en un lugar común para ironías y bromas en las películas. A su vez, activistas y ONGs lo eligieron como sitio para sus protestas. Por caso, una de las más recordadas fue la realizada por The Trust for Public Land en 2010.

Solo se puede acceder a pie por un camino cuesta arriba, pero el cartel está rodeado por una cerca.

Los herederos de Hughes habían vendido su terreno en Cahuenga Peak en 2002 por u$s 1,6 millones y una compañía de Chicago aseguraba que había interesados en pagar hasta u$s 22 millones por el predio. Sin embargo, The Trust for Public Land organizó una colecta que impidió cualquier proyecto. De la misma participaron figuras de Hollywood como Steven Spielberg y Tom Hanks, además de los estudios Warner Bros. y 20th Century Fox.

Hoy el lugar es un must entre los turistas, aunque no pueden acceder directamente al cartel, ya que está rodeado por una cerca. Solo se puede llegar a pie por un camino cuesta arriba en el que se mezclan coyotes y serpientes de cascabel.

Temas relacionados
Más noticias de historias de marcas

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.