En alianza con Bloomberg Businessweek

Las multinacionales buscan empleados en el exterior y hay una oportunidad para los argentinos

El interés posterior a la pandemia por reducir la dependencia de China está beneficiando a trabajadores de IT, desde Chile hasta Guatemala. Qué es el nearshoring y cómo impacta en los mercados de la región.

La escasez laboral debido a la pandemia dificultó que la firma Fetch Package Inc., con sede en Austin, cubriera posiciones en los Estados Unidos. Esto impulsó a la compañía, que provee servicios de entregas para el sector de marketing, a buscar ingenieros en el exterior. Fetch entrevistó a candidatos de Europa y África antes de elegir a trabajadores latinoamericanos, en parte debido a la comodidad de compartir la misma zona horaria.

Ahora, alrededor del 10 por ciento del equipo de ingenieros de Fetch es oriundo de la Argentina, Brasil y Perú. "Durante una llamada o por su producción no se puede determinar el lugar desde donde trabajan", explica el director de Tecnología, Boone Putney. Muchos de los CV que revisa de América latina incluyen pasos por lugares como Amazon.com Inc o PayPal Holdings Inc..

Lo que se conoce como "transferencia cercana" (o nearshoring en inglés), la contratación o tercerización de trabajadores en países próximos al mercado base de la compañía antes que en la remota Asia, está de moda por estos días en México, donde se instalan plantas a lo largo de la frontera con los Estados Unidas por parte de empresas norteamericanas que trasladan su actividad desde China. Pero el traslado cercano también está beneficiando a países del resto de América latina que no están tan cerca de los Estados Unidos.

Cada vez es más común que firmas mundiales de tecnología contraten empleados de Chile, Guatemala, Uruguay y otros países de América Central y del Sur para que se ocupen de tareas como crear códigos de software. Algunos de esos países puede que estén a miles de kilómetros de la frontera estadounidense, pero apenas a un par de husos horarios de gran parte de los Estados Unidos y Europa, lo que los vuelve ideales para ocuparse de todo lo que pueda resolverse por teléfono o computadora durante la jornada laboral en Occidente.

La compañía de recursos humanos Deel Inc., que atiende a clientes como Shopify Inc y Dropbox Inc., calcula que unas 3000 firmas radicadas en los Estados Unidos utilizaron sus servicios en el primer trimestre de 2023 para contratar personal en América latina, el doble frente al año anterior.

Esto ocurre mientras los despidos dominan los titulares en los Estados Unidos y la suba de las tasas de interés aumenta el temor a una recesión. Unas 760 firmas internacionales redujeron alrededor de medio millón de puestos de trabajo desde octubre, indica un análisis de Bloomberg de marzo, mientras que en promedio los despidos han disminuido las fuerzas laborales en un 10 por ciento. El sector tecnológico registró la pérdida de 149.000 empleos. Al mismo tiempo, algunas compañías están agregando empleados en el exterior, donde los trabajadores suelen ganar menos.

Los clientes de Deel pagan en promedio un salario anual de US$ 74.400 en América latina por empleados contratados a jornada completa en sectores como ingeniería y diseño de productos. El año pasado en los Estados Unidos el sueldo promedio fue de u$s 127.000 para un desarrollador de software y de u$s 102.000 para un analista de sistemas informáticos, indican la Oficina de Estadísticas de Trabajo. "Si por el precio de 10 ingenieros de los Estados Unidos puedo contratar 100 en Brasil, no hay nada que pensar", resumió Alex Bouaziz, director Ejecutivo de Deel.

La contratación en América latina suele ser más atractiva financieramente que la que puede hacerse en otras partes del mundo. Deel calcula que los trabajadores de la región ganan en general unos US$ 20.000 menos por año que los de Asia. Y si bien los salarios en algunas zonas populares para tercerizar siguen subiendo -el año pasado en Filipinas esos sueldos repuntaron un 15 por ciento interanual en el primer trimestre- los trabajadores a distancia en América latina sufrieron una pérdida del 4 por ciento en el mismo período frente al año anterior, agrega Deel.

El Servicio de Consultoría de Tata (TCS) en la India, que por mucho tiempo fue un líder mundial en la tercerización, prevé acelerar la contratación en América latina ante la creciente demanda en la región de traslados cercanos y de sus servicios de IT. Guatemala y Uruguay son dos de los países en los que ofrece tales servicios, señala Marcelo Wurmann, director de TCS para América latina. "Debido a su ubicación esos países tienen husos horarios que son beneficiosos y útiles para las compañías de América del Norte", reconoció.

Una oficina del Servicio de Consultoría de Tata en México. Tiene 27.000 empleados en la región.

A pesar de la desaceleración económica, los clientes de TCS siguen demandando más. "Hubo alguna caída en el gasto más discrecional de nuestros clientes, pero son relativamente pequeñas en comparación con el gasto total en tecnología", acota Wurmann. "Confiamos en que el año próximo podremos incrementar nuestros miembros en otro 10 a 20 por ciento, y esa es nuestra meta".

TCS tiene unos 27.000 empleados en nueve países de América latina y viene aumentando de manera constante su fuerza laboral en la región al ritmo del 20 por ciento anual. La compañía anunció recientemente 200 nuevas ofertas laborales en Chile, centradas en ingenieros con conocimiento de servicios en la nube como AWS, Azure y Salesforce.

América latina produce anualmente muchos menos ingenieros que un bastión de la tercerización de IT como la India. Wurmann aclara que los servicios de búsqueda de empleos tecnológicos en América latina tuvieron que volverse más proactivos. Trabajan con universidades y escuelas técnicas locales para obtener una idea temprana de las aptitudes de los estudiantes que vienen en camino.

Las empresas que aspiran a contratar también pueden beneficiarse de la reciente merma en el sector de capital de riesgo del continente. El pico reciente de inversiones en startups de la región, y la posterior desaceleración, creó una gran base de trabajadores con experiencia que fueron despedidos de los unicornios y ahora están disponibles para el trabajo remoto.

Revelo, un proveedor y desarrollador de tecnología a distancia para las empresas, también ve un repunte en la demanda y está colocando desarrolladores de 15 países latinoamericanos en firmas estadounidenses. "Nuestra facturación anual subió 3,2 veces desde el comienzo de 2022 hasta el trimestre de 2023. La demanda dio un salto especialmente en 2023", indicó Lucas Mendes, uno de los cofundadores, en una respuesta escrita a las consultas.

La versión original de esta nota se publicó en el número 354 de revista Apertura.

Temas relacionados
Más noticias de trabajar en el exterior

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.