Creada en 1890

La historia del comerciante de antigüedades que inspiró a una conocida marca de petróleo

Los hermanos Marcus y Samuel Samuel recordaron un viejo negocio de su padre a la hora de darle nombre a su empresa de exportación de kerosene. Hoy es una multinacional con presencia en Argentina desde hace más de 100 años.

Los hermanos Marcus y Samuel Samuel querían distinguirse de su competencia. Ya habían dado inicio a su negocio de venta de kerosene, sin embargo no querían que los confundieran con los productos de la competencia. A fines del siglo XIX, Standard Oil era un jugador fuerte y todos conocían sus barriles azul eléctrico. Necesitaban un color distintivo y una marca con un nombre corto, sencillo y fácil de recordar. Inmediatamente ambos pensaron en Shell, una palabra que les despertaba nostalgia y luego se convertiría en una de las más reconocidas del mundo petrolero.

A comienzos del 1800, Marcus Samuel padre, de ascendencia iraquí, se destacaba en el negocio de las antigüedades en Londres. En particular, el empresario había logrado amasar una pequeña fortuna con un nicho que despertaba fascinación en los hogares británicos. En su local había todo tipo de productos de decoración para interiores, sin embargo uno se destacaba por sobre todos ellos.

Los hermanos Marcus y Samuel Samuel crearon la marca Shell.

Samuel (s) se dedicaba a importar conchas marinas (seashells, en inglés) desde Oriente y luego las utilizaba para decorar cajas que se vendían como pan caliente. Incluso a las más bellas y exóticas las vendía sueltas para que los londinenses las colgaran en sus viviendas. Pronto el negocio importador creció tanto que decidió expandir su estrategia enfocada en las antigüedades para convertirse en una empresa de exportación e importación.

Para esto envío a sus hijos Marcus (h) y Samuel al Lejano Oriente para que exploraran oportunidad. Ahí ellos vieron que el declive de East India Company y la apertura comercial de los países orientales abrían una ventana para nuevos jugadores. En especial en ese momento el kerosene era protagonista de los envíos ya que era utilizado para la iluminación.

Nace Shell Transport & Trading

Sin embargo, el patriarca familiar falleció en 1870 y sus hijos, quienes se hicieron cargo del negocio, recién lanzaron su pata petrolera en 1880. Pero debían resolver un problema: el transporte. Los barriles ocupaban mucho espacio y solían tener pérdidas al momento de entregárselos al comprador en destino. Para resolver este inconveniente, Marcus Samuel ideó un método mediante transporte a granel que luego sería descargado directamente en un tanque en el puerto. En 1892 hicieron su primer viaje para llevar kerosene a Asia.

El Murex fue el barco encargado de realizar el primer envío de kerosene marca Shell.

Su idea reducía el costo de los envíos y permitía incrementar el volumen transportado. El único inconveniente que les quedaba era cómo distinguirse. Para resaltar por sobre las latas azules de Standard Oil pintaron las suyas de un vivo rojo. En tanto, decidieron tener una marca para sus ventas y rápidamente eligieron Shell, inspirada en el negocio de conchas marinas que su padre había montado.

Historia detrás de un ícono

El logo que conocemos actualmente tiene algunas diferencias con respecto al primero que se presentó. La principal reside en el tipo de concha. En 1900 se trataba de un caparazón de mejillón en blanco y negro. 

El logo actual fue creado por el diseñador industrial Raymond Loewy.

Unos años más tarde lo cambiaron al de una vieira. Según afirman desde la empresa, fue idea de un empresario que importaba kerosene Shell a la India y contaba con tres conchas de vieiras en su escudo de armas. La marca pasó por varias transformaciones hasta llegar a su diseño actual desde 1971.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios