Origen

La familia del "león" que fabricaba sierras y se transformaron en automotriz top: así empezó Peugeot

Armand Peugeot cambió el negocio de la empresa familiar. Hoy es una de las cinco marcas más vendidas de la Argentina.

En esta noticia

Su símbolo es un león y llegó desde Francia para ser una de las empresas más importantes en su rubro. Peugeot no solo es una de las marcas de autos con más ventas en la Argentina, sino que también ocupa un lugar preponderante a nivel mundial. Sin embargo, la familia fundadora de la compañía en realidad imprimió por primera vez al gran felino que lo representa en otro objeto lejos de las ruedas y los motores.

Los Peugeot vivían en la comuna francesa Hérimoncourt, en el departamento de Doubs. Ahí Jean Pierre I tenía un molino con el que se dedicaba al negocio de cereales y también al teñido de telas. Pero sus hijos, Jean Pierre II y Jean-Fréderic decidieron virar hacia el rubro metalúrgico y en 1810 transformaron al molino de granos en una firma de fundición de acero.

Emile Peugeot hizo grabar el león en las sierras para poder identificarlas.

Los hermanos incursionaron en varios productos. Fabricaban desde flejes de acero para vestidos y corsets hasta resortes para relojería y repuestos de bicicletas. Sin embargo, su producto estrella eran las sierras. A Jean Pierre II lo sucedieron sus hijos Jules y Emile, que continuaron dentro del rubro.

El nacimiento del león

En 1840 Emile Peugeot decidió que era momento de identificar a sus sierras de alguna manera. Primero les inscribió el nombre de la compañía, Peugeot Frères, pero él quería que tuvieran su propio emblema. Algo que a simple vista indicara que era una sierra producida en su compañía. Así nació el león que desde 1850 apareció grabado en cada una de ellas.

Una parte de la siguiente generación de la familia no estaba segura de continuar con el negocio del acero. Armand y Éugene Peugeot, hijos de Emile y Jules, respectivamente, decidieron volcarse por el mundo automotor. Los primos empezaron a experimentar hasta que en 1896 fundaron Automobiles Peugeot, una sociedad por fuera de la compañía familiar.

El triciclo a vapor de Armand Peugeot nunca se comercializó pero mostró lo que podían hacer.

Su primera creación se develó en 1889. Ese año Armand Peugeot presentó un triciclo a vapor en la Feria Mundial de París. Este vehículo nunca fue comercializado pero sentó las bases de la automotriz. En tanto, el primer éxito de la firma fue el 203, que debutó en 1948 tras la Segunda Guerra Mundial y vendió más de 500.000 unidades.

Los tataranietos al mando

Los Peugeot continuaron al frente de la empresa a lo largo de las décadas. En 1976 se fusionaron con su compatriota Citroën y conformaron el grupo PSA. Pero en 2014 cedieron el control de la automotriz al reducir su participación de un 25% a un 14% como parte de un plan para levantar 3000 millones de euros.

Robert Peugeot, vicepresidente de Stellantis, conserva el apellido en la empresa.

Desde 2021 PSA forma parte de Stellantis, la compañía resultante de la fusión de la sociedad francesa con FCA. Si bien los Peugeot solo tienen un 7% de este holding, dentro del directorio aparece Robert Peugeot, tataranieto de Eugene, como vicepresidente.

En el mercado argentino, Peugeot se ubica en el quinto lugar por cantidad de patentamientos, según ACARA. El año pasado tuvo una participación del 9,4% con el Peugeot 208 como su modelo más vendido con un 9,7% del share.

Temas relacionados
Más noticias de historias de marcas

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.