Todas las M&A

Crecen en todos lados menos acá: qué inversión clave se escapa de la Argentina

Mientras la actividad de fusiones y adquisiciones se recupera a nivel global, en la Argentina no encuentra piso. Este año cerrará en 50 transacciones. Información exclusiva: una por una todas las compras del año.

 Por Patricio Rotman, Director de Finanzas & Gestión 

La actividad de fusiones y adquisiciones (M&A, por su referencia en inglés) ha tenido un fuerte crecimiento a nivel global de la mano de la recuperación económica vinculada al levantamiento de las medidas de aislamiento que se habían adoptado en la gran mayoría de los países para contener el avance del Covid-19. 

Según diversas fuentes de mercado, la actividad internacional de M&A en los primeros nueve meses del 2021 alcanzó un récord de 35.000 deals a nivel global, con un aumento del 30 por ciento comparado con el año anterior. 

Por el contrario, las transacciones de M&A en la Argentina, que habían vuelto a tomar cierto protagonismo en 2017 y 2018, han sido nuevamente golpeadas como en el 2020 producto del contexto macroeconómico y la incertidumbre local. La cantidad de empresas y unidades de negocios que cambian de mano en la Argentina cada año, es decir, las operaciones efectivamente concretadas, constituye el indicador más relevante para entender lo que está pasando en el mercado de M&A. 

En este contexto, según las estimaciones preliminares que elaboramos en Finanzas & Gestión, el año 2021 podría cerrar con aproximadamente 50 operaciones, consolidando la tendencia bajista que comenzó a partir del 2019.

 Como es una característica habitual en la Argentina, la actividad de M&A de 2021 no ha tenido una concentración relevante en sectores específicos. Las actividades agroindustriales, petróleo y gas, servicios de tecnología y minería en general muestran una mayor ocurrencia de transacciones. Buscando mitigar perdidas, disminuir riesgos o concentrarse en segmentos más rentables, las compañías internacionales optaron por reducir sus posiciones de activos en el país, limitar su exposición al riesgo de devaluaciones o, directamente, abandonar el mercado. 

 Como excepción a este fenómeno se encuentra un crecimiento de empresas internacionales en los sectores de tecnología y en la industria de la minería (con especial concentración en la actividad extractiva de litio en el norte argentino). 

La contracara de la salida de las internacionales son los empresarios locales, que cuentan con más tolerancia al riesgo y se encuentran listos para aprovechar la adquisición de activos y negocios a un precio sustancialmente menor al de otros tiempos, ganando participación de mercado, tomando riesgos y asumiendo contingencias. Si bien estas transacciones pueden parecer que se basan en un enfoque oportunístico, realmente tienen en general una raíz estratégica en cuanto al aprovechamiento de sinergias comerciales y operativas. 

En los próximos meses, se espera que este contexto se acentué de la mano de transacciones vinculadas a empresas que deben vender activos para reestructurar y reducir sus pasivos y a compañías internacionales que apunten a reducir su exposición al riesgo en la Argentina. 

El crecimiento de la actividad de M&A estará basado en un ciclo económico apoyado en reglas de juego claras, un programa de desarrollo de mediano plazo y la recuperación del interés de argentinos y extranjeros de evaluar y concretar inversiones rentables y sustentables en el país.

La versión original de esta nota se publicó en el número 336 de revista Apertura.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios